Diario y Radio U Chile

Año XII, 13 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Empresas de energía traspasarían aumento de costos a los usuarios

Alza de un 40% en el costo de la energía eléctrica durante marzo proyecta un difícil escenario ante nueva licitación de distribuidoras que traspasarían el costo a los usuarios. Especialistas explicaron las razones e insisten en urgencia de una política nacional que permita diversificar la matriz, eliminar barreras a la producción de Energías Renovables No Convencionales (ERNC) y en definitiva bajar los precios.

Cristián Pacheco

  Martes 25 de marzo 2014 22:21 hrs. 





Independiente de la posición política, el problema energético es un hecho y son dos las razones para los especialistas: la inexistencia de una política de Estado que piense prospectivamente una matriz diversa y el alto nivel de desregulación en que operan las distribuidoras privadas.

Según un informe del Centro de Despacho Económico de Carga (CDEC) que evaluó la demanda energética del Sistema Interconectado Central al 20 de este mes, el costo promedió en US$200 por MWh (Megavatio-hora), lo que significa un alza de un 40% respecto del promedio de febrero.

El resultado es preocupante considerando que en marzo siempre se espera una normalización, luego de los meses de verano en que hay mayor consumo eléctrico y menor disponibilidad de agua.

El presidente de la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera), Carlos Finat explicó que son varios los efectos. En primer lugar, el alza se aplica inmediatamente a los contratos de clientes libres que tienen indexación a costo marginal, es decir a las empresas de mayor consumo de energía.

En segundo lugar, el especialista indicó que el alza a los clientes regulados, es decir a los domicilios, se podría aplicar luego de la licitación que, por el momento, se realizaría a fines de este año. En ese proceso se definiría qué empresas distribuidoras y bajo qué montos se adjudican el suministro del SIC, que actualmente representa el 94,5% del consumo residencial total del país: “Ya vimos que la licitación que se adjudicó el año pasado, solamente el 80 por ciento se pudo adjudicar y a precio tope. Hoy día con costos marginales más altos y con ese antecedente la verdad es que se debiera esperar que la licitación, si es que sigue adelante y se adjudica, llegue a precios más altos que la vez anterior. Eso es un proceso que lentamente se va traspasando a los clientes finales y sube la cuenta de energía eléctrica”, explicó.

Las licitaciones tienen una duración de 11 años, por lo que el especialista insiste en apurar medidas para paliar la eventual alza de precios.

En ese sentido, Finat insiste en el necesario aporte de las Energías Renovables No Convencionales (ERNC), las que asegura bajan los costos marginales y cuya implementación dura alrededor de nueve meses desde que se cuenta con los permisos: “Es una energía más barata que las fuentes de energía convencionales más caras, como el caso del diésel. Por otro lado, el efecto de ellas es que baja el costo marginal, eso está demostrado por estudios de la Universidad de Chile. Dado que los proyectos de energías renovables no convencionales se pueden implementar en corto tiempo, creemos que el hecho de que se eliminen barreras que venimos reclamando hace tiempo, va a permitir que se instalen más rápidamente energías renovables no convencionales y se pueda obtener ese efecto”, dijo.

En la misma línea, el académico de la Universidad de Chile, Roberto Román señaló que el costo de la energía depende de un sistema hecho a la medida de las empresas, por lo que es urgente establecer una política que se haga cargo del crecimiento desproporcionado del consumo interno.

“Si se hubieran tomado las medidas de mitigación a tiempo el impacto sería mucho menor”, reclama el especialista. Román es claro en señalar que el problema se conoce hace décadas y que ningún gobierno se ha hecho cargo de la política impuesta en 1982.

Román promueve la autogeneración eléctrica y apuntó que si bien existe una ley que habilita el uso de sistemas solares conectados a la red, hay un reglamento que no permite su desarrollo: “El reglamento que no está promulgado, pero que había propuesto la administración del presidente Piñera, era un reglamento que en la práctica hacía imposible que uno eligiera. Ponía tal cantidad de barreras técnicas que era para no conectarse y una forma obvia de ir aliviando el consumo. Porque los que pierden son los usuarios, no las empresas, finalmente aumentan los costos y ganan más plata. Eso es escandaloso”, advirtió.

El informe del CDEC además proyecta que a mediados de año, el costo de la energía eléctrica podría llegar a los US$270 dólares por MWh, lo que exigirá la participación de energías menos eficientes y de mayor costo.

Difícil escenario que el ministro Máximo Pacheco debe resolver enviando propuestas concretas que aminoren el impacto sobre el suministro y su precio. Hasta el momento, el documento sería  presentado antes del mensaje presidencial del 21 de mayo.