Diario y Radio U Chile

Año XI, 19 de julio de 2019

Escritorio

Criticas a Cencosud por ofertar créditos a damnificados por incendio en Valparaíso

Una nueva oferta de la cadena Cencosud, propiedad de Horst Paulmann, publicada en la prensa escrita despertó fuertes críticas en las redes sociales. Los usuarios apuntaron al aprovechamiento de la tragedia en Valparaíso por parte de la empresa, con el objetivo de fortalecer su negocio crediticio.

Diario Uchile

  Martes 15 de abril 2014 16:21 hrs. 
Edificio Costanera Center

En el anuncio, el holding que maneja las tiendas París, Johnson, Santa Isabel, Jumbo, Easy, Banco París y Seguros Cencosud, anunció que sus clientes con domicilio en Valparaíso tendrán 60 días de postergación en el pago de cuotas, si así lo solicitan. La oferta es válida para deudas de la tarjeta de crédito o créditos de consumo del banco.

Además, ofreció, entre el 16 y 30 de abril, “quince cuotas sin interés comprando con Tarjeta Cencosud en Jumbo, París, Santa Isabel, Easy y Johnson” y “avance en efectivo de 100 mil pesos en quince cuotas sin interés”.

Stefan Larenas, presidente de la Organización de Consumidores y Usuarios de Chile coincidió con las críticas: “Esto parece más una acción publicitaria que de beneficencia, porque una empresa de la magnitud de Cencosud ofrece hasta quince cuotas sin interés es claramente para que la gente pueda comprar. Lo que uno espera es que haya otro tipo de actitud, que ayuden entregando víveres, medicinas, dinero”, dijo.

En ese sentido, destacó que en el caso del terremoto en el norte, algunas empresas de telefonía móvil entregaron bolsas de mensajes a sus clientes para facilitar las comunicaciones. Acciones que, a su juicio, son ejemplos a seguir en estos casos.

Larenas recordó además que esta no es la primera vez que la empresa de Paulmann es cuestionada por sacar beneficios en situaciones de catástrofe nacional.  En 2013, cuatro ejecutivos de la compañía y un agente de aduanas, fueron formalizados en el Juzgado de Garantía de Los Andes por contrabando y fraude al Fisco.

El delito se cometió luego del terremoto de 2010, cuando la empresa ingresó a Chile camiones con mercadería desde Argentina rotulados como “ayuda humanitaria”. Los vehículos no pagaron impuestos y luego fueron vendidos con precio de mercado a la Onemi, según acusó el Consejo de Defensa del Estado (CDE).