Diario y Radio U Chile

Año XII, 12 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Banco Mundial advierte impacto de ajustes tributarios en crecimiento global

El cumplimiento de las obligaciones tributarias en el mundo gravaría el 43,1% de las ganancias netas de las empresas. Sin embargo, Chile, Colombia, Perú y México estarían mejor ubicado frente el resto de los países de América Latina en tiempo y número de procedimientos. Esto invita a reformas tributarias que simplifiquen sus aspectos administrativos y revisar los niveles de las tasas, considerando que en los países, cuando aumentan los tributos, se reduce el crecimiento porque las empresas quedan con menos flujos.

Roberto Meza

  Lunes 21 de abril 2014 19:44 hrs. 





El sistema tributario mundial reduciría el crecimiento económico de los países en 1,4% del PIB anual, monto respecto del cual un 70% se explica por la carga administrativa. La afirmación está contenida en un reciente estudio del Banco Mundial y la consultora Pricewaterhouse Cooper, divulgado por el Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (IEDEP) de la Cámara de Comercio de Lima (CCL).

El informe agrega que dichas cifras significan que “la carga de los sistemas tributarios en el mundo causa una reducción en el PIB global de unos US$ 731 mil millones anuales (promedio periodo 2004-2011) debido a los procesos administrativos y demoras que implica su pago”.

Según el reporte, el cumplimiento de las obligaciones tributarias en el mundo en promedio demandaría unas 268 horas, 26,7 procedimientos y gravaría el 43,1% de las ganancias netas de las empresas. Sin embargo, Chile, Colombia, Perú y México estarían mejor ubicado frente el resto de los países de América Latina en tiempo y número de procedimientos, ya que la región demanda en promedio 366 horas y absorbe 46,7% de las ganancias, mediante 29 procedimientos. Tales hechos, señala el documento, invita a reformas tributarias que simplifiquen sus aspectos administrativos y revisar los niveles de las tasas, considerando que en los países, cuando aumentan los tributos, se reduce el crecimiento porque las empresas quedan con menos flujos.

La recomendación del Banco Mundial se produce en momentos en los que las expectativas de crecimiento para el mundo se han reducido desde 2,9% hasta 2,8% en 2014, mientras el crecimiento esperado en 2015 ha pasado de 3,3% a 3,2%. Parte relevante de dicha corrección se explicaría por la caída de crecimiento de los países emergentes, entre ellos Chile, que han visto sus expectativas 2014 bajar hasta 4,4% desde 4,6% y desde 5% a 4,9% en 2015.

China, por su parte, ha reducido sus perspectivas 2014 desde 7,4% a 7,2%, aunque durante el primer trimestre de este año, la potencia asiática superó levemente las previsiones, tras anotar un crecimiento de 7,4% contra el 7,3% anticipado por el mercado. Japón pasó desde 1,1% 2014 hasta 0,9%, aunque en 2015 de 1,2% a 1,3%.

En EE.UU., en tanto, el IPC de marzo subió 0,2% respecto al mes anterior, mientras el índice manufacturero de Nueva York registró en abril un alza inferior a la esperada. Las peticiones de subsidio por desempleo, empero, disminuyeron, elevando levemente las tasas de interés a raíz de la menor aversión al riesgo producida por mejores expectativas de los agentes y la firma del acuerdo alcanzado en Ginebra para disminuir la tensión política en Ucrania.

En Europa, por su parte, no obstante que los principales institutos germanos de investigación económica estimaron un crecimiento de 1,8% para 2014, y de 2% para 2015, la confianza de los inversores cayó 3,4 puntos en abril y llegó a los 43,2.

El citado cuadro de lenta normalización de la actividad mundial parece haber recomendado al Banco Central chileno mantener la Tasa de Política Monetaria en 4%, tal como lo anticipaba el mercado, aunque previéndose nuevas bajas para las próximas reuniones, de manera de evitar una brusca caída del consumo interno, ajustada tanto por el aumento del precio del dólar, que encarece las importaciones, como por las expectativas de mayor desempleo a raíz de las perspectivas de menor crecimiento. El valor del cobre, principal exportación, cayó la semana pasada por la incertidumbre en la demanda de corto plazo de China, tras el dato de crecimiento que confirmó su ralentización, al tiempo que el oro también bajó 1,62%.

Tales condiciones del entorno internacional hacen pues prudente los plazos que la autoridad se ha dado para materializar la reforma tributaria en la medida que, además de los factores citados, en materia de costos de energía las sucesivas tensiones en naciones petroleras impiden perspectivas de una baja sustantiva del crudo a corto plazo, al tiempo que el gas natural subió la semana pasada debido a las preocupaciones respecto al nivel de stocks disponible en EE.UU.