Diario y Radio U Chile

Año XII, 26 de febrero de 2020

Escritorio MENÚ

Plan de mejora del Transantiago:

“Ninguna ciudad sobre cinco millones tiene buen transporte público en superficie”

La Presidenta Michelle Bachelet, anunció nuevas medidas para mejorar el Transantiago, entre las que destacan el aumento de infraestructura, mejoras en experiencia de viaje y combate a la evasión. Las nuevas medidas no dejaron conforme a especialistas y trabajadores en lo que es considerado “uno de los grandes baches de las últimas administraciones de la Concertación”.

Paula Correa

  Jueves 29 de mayo 2014 21:53 hrs. 

“Estamos muy conscientes de los déficit que el transporte público tiene hoy y las quejas que hay hacia el Transantiago”, fueron las primeras  palabras de la Presidenta al iniciar la conferencia en la que anunció nuevas acciones que buscan “acortar los tiempos de espera y de viaje, mejorar las condiciones de seguridad y comodidad”.

El plan tiene cuatro ejes y 15 medidas, las que se llevarán a cabo con un presupuesto de 548 mil millones de pesos, entre los años 2014 y 2019. La mandataria explicó los principales lineamientos.

“El Primero aumentar y mejorar infraestructura, es decir, mejores paraderos, más vías exclusivas y corredores; Segundo mejorar considerablemente la experiencia de viaje que tiene las personas; Tercero que nuestro sistema de transporte sea sustentable e integrado y Cuarto combatir en serio la evasión para que sea un sistema económicamente viable. En cada uno de los ejes vamos a implementar medidas inmediatas, pero también de mediano y largo plazo”, detalló la Mandataria.

Dentro de esas medidas a corto plazo, está la intervención de los 10 recorridos más críticos en términos de servicios, fiscalización de buses y reestructuración de algunos recorridos nocturnos y de fin de semana para tener mayor frecuencia y cobertura.  A mediano y largo plazo se apunta a mejorar la gestión de las flotas, con ajustes periódicos de recorridos y enfrentar el déficit de infraestructura del sistema. De forma paralela se realizará un plan de priorización del transporte 
público en el centro de Santiago, para descongestionar el sistema.

A esto se suman algunas medidas que buscan “mejorar la experiencia del usuario” como la instalación de WiFi en los buses. El ministro de Transportes, Andrés Gómez Lobo,  señaló que espera que con estos ajustes “sea considerado como el mejor sistema público de transporte de América Latina”.  Declaraciones que parecen arriesgadas cuando el Transantiago es visto como uno de los grandes errores políticos de la Concertación y por su ejecución debieron pedir perdón el Presidente Lagos y la misma Michelle Bachelet. Aun así, la solución no parece ser la definitiva. El ingeniero en Trasportes, Luis de Grange, indicó que el plan de mejoramiento nuevamente es errado, ya que no apunta al centro del problema del trasporte que afecta a las grandes urbes. 

“Soy escéptico a estas medidas. Es una tremenda cantidad de plata con la cual se podría construir la nueva Línea 7 del Metro, paralela a la Línea 1 para mejorar el nivel de servicio y aumentar la cobertura espacial de toda la Red. Sin embargo, acá se insiste en forma casi majadera de pretender resolver el problema de transporte público en una ciudad de 6,5 millones de habitantes por la superficie. La evidencia internacional es abundante en este tema, ya que, no existe ninguna ciudad en el mundo que tenga un buen sistema de transporte público en la superficie con más de 5 millones de habitantes”, explicó.

Si bien el proyecto se une a un anuncio realizado hace unas semanas atrás, los estudios de factibilidad para la ampliación para la Línea 3 de Metro Hacia Quilicura, la Línea 2 hacia El Bosque y San Bernardo y la Línea 4 hacia Bajos de Mena Puente Alto. No obstante, el especialista sostuvo que si bien los proyectos son interesantes, pero no tienen sentido si no se descarga la Línea 1.

Por otro lado están los trabajadores, 17 mil conductores del servicio que están en complejas condiciones laborales, no existe adecuada infraestructura para ellos, e incluso muchas veces ni las condiciones mínimas. 

En este sentido, el presidente de la Asociación Gremial de Trabajadores del Transporte, Oscar Olivos señaló que “los trabajadores siguen haciendo cambio de turno en la calle, siguen haciendo sus necesidades biológicas donde pueden, siguen tratando de comer una sopaipilla en un kiosko. Tienen una calidad de vida deplorable, con turnos que son realmente leoninos y que está significando que la gran mayoría de los trabajadores del Transantiago estén con fuerte estrés, con grandes complicaciones y lo hemos visto en reiteradas oportunidades en los medios de comunicación. Creo que deberíamos preocuparnos también en forma importante de aquellos 
que conducen los vehículos, que son los que más peligro pueden ocasionar en el futuro”.

Con todas estas críticas arranca un nuevo plan que volverá a requerir altos montos, los que podrían ser rechazados en la votación del presupuesto como ya ha ocurrido en años anteriores.