Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 21 de octubre de 2021

Escritorio MENÚ
Roberto Meza

Economía mundial: Señales de mejoría

Roberto Meza | Martes 24 de junio 2014 16:49 hrs.


Durante la semana pasada y comienzos de la presente, los mercados recibieron una cantidad de datos contradictorios provenientes, en especial, de países desarrollados. En efecto, mientras el Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó su estimación de crecimiento para EE.UU. al 2% en 2014 -por debajo del 2,8% proyectado en abril- la producción industrial de la potencia del norte se recuperó en mayo, tras la caída del mes anterior y mostró un alza de 0,6%, superior al 0,5% que esperaba el mercado.

Asimismo, la actividad manufacturera de Nueva York aumentó a 19,2 puntos en junio, por encima de los 15 puntos esperados, mientras que en Filadelfia, la misma actividad presentó un alza respecto al mes anterior, al ubicarse en 17,8 puntos, contra los 15,4 puntos registrado en mayo y por sobre lo estimado por los agentes. El sector manufacturero de Estados Unidos, a su turno, se expandió a sus niveles más altos en más de cuatro años. La firma de datos financieros Markit dijo que la lectura preliminar de su índice de gerentes de compras subió a 57,5 puntos en junio, por encima de las expectativas de los economistas, de 56,5, y la medición más alta desde mayo del 2010. Los datos superiores a 50 indican expansión de la actividad económica.

Al mismo tiempo, las peticiones de desempleo durante la semana finalizada el 14 de junio llegaron a 312 mil, levemente menos de lo estimado e inferior al dato previo, acercando la desocupación a niveles de las metas de la autoridad norteamericana.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) en EE.UU., en tanto, subió un 0,4% en mayo respecto de abril, llegando a 2,1% interanual, sobre lo previsto. Por otro lado, el Índice Compuesto de Gerentes de Compra de junio, repuntó hasta 57,5 puntos, alcanzando máximos de mayo de 2010. Asimismo, se conocieron los datos de venta de viviendas en stock, que en mayo subieron 4,9%, por encima de lo previsto, hasta una tasa anualizada de 4,89 millones de unidades. Los analistas esperaban un alza hasta 4,75 millones, desde los 4,65 millones de abril. La cifras, empero, no hicieron variar el comportamiento de los inversionistas en Wall Street.

En Europa, por su parte, la tasa de inflación interanual de la Zona Euro llegó a 0,5% en mayo, en línea con las estimaciones y dando un respiro a las aprensiones respecto de un eventual proceso de deflación en el área. Pero la expansión del sector privado en la zona euro se desaceleró a pesar que las compañías continuaron recortando sus precios para aumentar su negocio. La lectura del índice compuesto de gerentes de compras Markit, mostró una caída a 52.8 desde el 53.5 de abril, por debajo del consenso de mercado que apuntaba a un dato en torno a 53.5.

Como se recordará, el Central Europeo inició un plan de estímulos a la liquidez que seguramente impulsará la inflación desde la zona de peligro, siguiendo una línea alterna a la decisión de la Fed que la semana pasada recortó nuevamente en US$ 10 mil millones su programa de estímulos monetarios, aunque mantuvo (y por un largo tiempo) la tasa de interés en 0,25%, tal como proyectaban los analistas, de manera de alcanzar sus metas de máximo empleo e inflación del 2%.
En China, en tanto, el índice de actividad manufacturera subió hasta los 50,8 puntos, por encima del umbral de los 50 puntos por primera vez en seis meses. Los analistas esperaban una cifra inferior a 50 puntos. Como consecuencia, el cobre abrió la semana en la Bolsa de Metales de Londres con un alza de 1,82% respecto del viernes, transándose a US$ 3,130 la libra y tocando un máximo de tres semanas. El precio anual ha sufrido, empero, un descenso, llegando a un valor promedio de US$ 3,1367 la libra.

Merced al avance del cobre, el dólar retrocedió en el mercado nacional hasta $ 552,3 comprador y $ 552,8 vendedor, lo que implica una caída de $ 4,4 respecto al cierre del viernes, ubicándose en su nivel más bajo desde el 9 de junio, cuando tocó los $ 550,10, lo que, sin embargo, abarata precios de importación relevantes como el petróleo y su efecto en los valores de las gasolinas.

Para lo que sigue de esta semana, la atención de los inversionistas estará puesta en los índices de de confianza de los consumidores en la Zona Euro y en EE.UU. y en la tercera revisión y final del PIB del primer trimestre de este último país.

Economía mundial: señales de mejoría

Durante la semana pasada y comienzos de la presente, los mercados recibieron una cantidad de datos contradictorios provenientes, en especial, de países desarrollados. En efecto, mientras el Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó su estimación de crecimiento para EE.UU. al 2% en 2014 -por debajo del 2,8% proyectado en abril- la producción industrial de la potencia del norte se recuperó en mayo, tras la caída del mes anterior y mostró un alza de 0,6%, superior al 0,5% que esperaba el mercado.

Asimismo, la actividad manufacturera de Nueva York aumentó a 19,2 puntos en junio, por encima de los 15 puntos esperados, mientras que en Filadelfia, la misma actividad presentó un alza respecto al mes anterior, al ubicarse en 17,8 puntos, contra los 15,4 puntos registrado en mayo y por sobre lo estimado por los agentes. El sector manufacturero de Estados Unidos, a su turno, se expandió a sus niveles más altos en más de cuatro años. La firma de datos financieros Markit dijo que la lectura preliminar de su índice de gerentes de compras subió a 57,5 puntos en junio, por encima de las expectativas de los economistas, de 56,5, y la medición más alta desde mayo del 2010. Los datos superiores a 50 indican expansión de la actividad económica.

Al mismo tiempo, las peticiones de desempleo durante la semana finalizada el 14 de junio llegaron a 312 mil, levemente menos de lo estimado e inferior al dato previo, acercando la desocupación a niveles de las metas de la autoridad norteamericana.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) en EE.UU., en tanto, subió un 0,4% en mayo respecto de abril, llegando a 2,1% interanual, sobre lo previsto. Por otro lado, el Índice Compuesto de Gerentes de Compra de junio, repuntó hasta 57,5 puntos, alcanzando máximos de mayo de 2010. Asimismo, se conocieron los datos de venta de viviendas en stock, que en mayo subieron 4,9%, por encima de lo previsto, hasta una tasa anualizada de 4,89 millones de unidades. Los analistas esperaban un alza hasta 4,75 millones, desde los 4,65 millones de abril. La cifras, empero, no hicieron variar el comportamiento de los inversionistas en Wall Street.

En Europa, por su parte, la tasa de inflación interanual de la Zona Euro llegó a 0,5% en mayo, en línea con las estimaciones y dando un respiro a las aprensiones respecto de un eventual proceso de deflación en el área. Pero la expansión del sector privado en la zona euro se desaceleró a pesar que las compañías continuaron recortando sus precios para aumentar su negocio. La lectura del índice compuesto de gerentes de compras Markit, mostró una caída a 52.8 desde el 53.5 de abril, por debajo del consenso de mercado que apuntaba a un dato en torno a 53.5.

Como se recordará, el Central Europeo inició un plan de estímulos a la liquidez que seguramente impulsará la inflación desde la zona de peligro, siguiendo una línea alterna a la decisión de la Fed que la semana pasada recortó nuevamente en US$ 10 mil millones su programa de estímulos monetarios, aunque mantuvo (y por un largo tiempo) la tasa de interés en 0,25%, tal como proyectaban los analistas, de manera de alcanzar sus metas de máximo empleo e inflación del 2%.
En China, en tanto, el índice de actividad manufacturera subió hasta los 50,8 puntos, por encima del umbral de los 50 puntos por primera vez en seis meses. Los analistas esperaban una cifra inferior a 50 puntos. Como consecuencia, el cobre abrió la semana en la Bolsa de Metales de Londres con un alza de 1,82% respecto del viernes, transándose a US$ 3,130 la libra y tocando un máximo de tres semanas. El precio anual ha sufrido, empero, un descenso, llegando a un valor promedio de US$ 3,1367 la libra.

Merced al avance del cobre, el dólar retrocedió en el mercado nacional hasta $ 552,3 comprador y $ 552,8 vendedor, lo que implica una caída de $ 4,4 respecto al cierre del viernes, ubicándose en su nivel más bajo desde el 9 de junio, cuando tocó los $ 550,10, lo que, sin embargo, abarata precios de importación relevantes como el petróleo y su efecto en los valores de las gasolinas.

Para lo que sigue de esta semana, la atención de los inversionistas estará puesta en los índices de de confianza de los consumidores en la Zona Euro y en EE.UU. y en la tercera revisión y final del PIB del primer trimestre de este último país.

El contenido vertido en esta Columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de Diario y Radio Universidad de Chile.