Diario y Radio U Chile

Año XI, 23 de agosto de 2019

Escritorio

Expertos piden actualizar modelo para medir pobreza y vulnerabilidad

El 23 de enero recién pasado la comisión que se conformó en torno a la Medición de la Pobreza entregó un informe final, que dio cuenta del trabajo que se desarrolló por más de un año, concluyendo que el método que se utiliza actualmente no refleja los patrones de consumo ni el nivel de carencias, por ello algunos expertos afirman que se debe tener un medición de la pobreza que sea multidimensional que dé cuenta de la realidad que tiene el país.

Sandra Trafilaf

  Martes 8 de julio 2014 20:02 hrs. 
medicion-pobreza-en-chile

Con el objetivo de tener cifras reales sobre la situación de pobreza y vulnerabilidad en el país y poder así diseñar políticas públicas acordes a estos datos, los diputados Felipe Kast (IND) y Clemira Pacheco (PS) presentaron este martes a la Cámara un moción para que la información de la encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) ingresen de forma permanente a la Biblioteca del Congreso procesados de acuerdo al sistema de medición multidimensional de la pobreza.

Chile tiene una medición de la pobreza que es unidimensional donde principalmente se pesquisa los ingresos de las personas,  fijando una canasta básica de alimentos a partir de la observación de los patrones de consumo del tercer quintil de la población, que se puede ver en la Encuesta de Presupuestos Familiares. De acuerdo a la actualización que ha realizado el ministerio de Desarrollo Social, se establece una canasta básica de 40 mil 500 pesos aproximadamente.

El economista de la Fundación Sol, Marco Kremerman, sostiene que esta canasta básica tiene el problema que se ha construido con patrones de consumo que fueron fijados el año 1987, a partir de esto, se ha debido tener tres encuestas de Presupuestos Familiares adicionales que se conocen en Chile la de 1997, 2007 y 2012, lo que ha provocado una actualización de la canasta de acuerdo al IPC, sin que los gobiernos hayan querido asumir los costos políticos de una actualización.

El economista asegura que el informe de la comisión tiene recomendaciones interesantes y se avanzó bastante en la dimensión multidimensional, sin embargo faltaría agregarle otro tipo de consideraciones.

“Se espera que se actualice la dimensión de ingresos que se toma actualmente y al mismo tiempo que se complejice la medición de la pobreza y que se incorporen otras dimensiones que no solo sea el ingreso, sin duda lo que va a ocurrir en Chile es que se va a tener que llevar una medición histórica que es la tasa de pobreza como la medimos actualmente para poder hacer las comparaciones, pero en paralelo un indicador adicional que va a arrojar porcentajes muchos más altos y que va a dar cuenta del verdadero Chile,  que no es aquel donde solo el 14,4 por ciento está en situación de pobreza, sino aquel donde por lo menos es mucho más del 20 por ciento está en una situación de alta vulnerabilidad”, precisó el economista de la Fundación Sol.

Esta nueva forma de realizar la medición debiera repercutir en las políticas públicas, sin embargo Marcos Kremerman advierte que los resultados de la encuesta Casen 2013 se darán con un retraso importante respecto de las mediciones anteriores, siendo entregados en noviembre del 2014, a esa fecha el debate sobre Ley de Presupuesto 2015 ya estaría discutido, por lo tanto aspectos presupuestarios importantes que afectan a las personas solo se podrán conocer a partir de 2016.

Sobre el tema, ‎el presidente de la Fundación Superación de la Pobreza, Juan Carlos Feres, aseguró que se debe partir de la premisa que no existe una sola manera de intentar captar el fenómeno de la pobreza y que ya existe la costumbre de reconocerlo como un fenómeno multidimensional  en sus expresiones y multifactorial en sus causas, teniendo diferentes opciones desde lo metodológico.

El presidente de la fundación concluyó que al actual sistema de medición debe ser reemplazado. “Lo que es claro es que no puede seguir midiendo la pobreza única y exclusivamente de la forma en que se ha hecho en Chile en los últimos 20 o 30 años,  que ha sido justificable para su época pero ya la aproximación monetaria que es la que nosotros tenemos y bajo un enfoque de pobreza absoluta, debiera ser una de las medidas que se maneje pero al lado hay que poner otras que capturen otras dimensiones del fenómeno y para eso aparece multidimensional  o la dimensión de pobreza relativa o una medición de pobreza dinámica o una medición que incorpore elementos subjetivos”.

Respecto del estándar internacional, el especialista asegura que no es fácil de establecer. Además agregó que hoy la discusión gira en torno a la propuesta formulada por la comisión de expertos que es integrar una medida monetaria que sea multidimensional incorporando indicadores de empleo, de educación, de salud, de vivienda y algunos referidos a participación, lo que estaría en la línea de la reflexión que se está haciendo en el país, sin embargo Feres sostiene que no existe un modelo para replicar en el país.