Diario y Radio U Chile

Año XII, 26 de febrero de 2020

Escritorio MENÚ

Senadores aprueban monto de salario mínimo

El Senado aprobó por unanimidad la propuesta generada por la Cámara de Diputados, que a contar del primero de julio eleva el salario mínimo de 210 mil pesos a 225 mil, y aspira a llegar a 250 mil pesos. No obstante, agrupaciones de trabajadores arremetieron contra la iniciativa, acusando que esta última cifra es insuficiente.

Tania González

  Martes 8 de julio 2014 19:03 hrs. 

Este martes el Senado aprobó de modo particular y general el proyecto que reajusta el salario mínimo mensual,  la asignación  familiar y maternal y el subsidio familiar.

La iniciativa contempla que a contar del 1 de julio del presente año, aumente de 210 mil a 225 mil pesos el monto del ingreso mínimo mensual para los trabajadores mayores de 18 años y hasta los 65 años de edad.

Asimismo, el proyecto pretende que a partir del 1 de julio de 2015 dicho monto sea de 241 mil pesos y, a contar del 1 de enero de 2016, alcance un valor de 250 mil pesos.

Al respecto el senador DC Andrés Zaldívar, si bien celebró la aprobación de la comisión, hizo una indicación propia en la que diferencia el salario mínimo individual del grupal.

“Cuando a un trabajador se le asignan 250 mil pesos  puede ser un salario que a lo mejor es de su ostentación, mientras que cuando ese trabajador tiene una pareja o tiene hijos, no es lo mismo ese salario mínimo para una persona que para tres o cuatro personas” indicó el legislador, quien añadió que “el tema de asignación familiar que ha sido depreciado en el tiempo hay que recuperarlo nuevamente como una manera de focalizar recursos que partan del fondo de asignación familiar”.

Por su parte, el senador RN José García Ruminot criticó la distinción salarial de la iniciativa que fija el ingreso mínimo mensual para los trabajadores mayores de 65 años de edad y para los menores de 18 años, a contar del 1 de julio de 2014, que será de 167 mil 968 pesos.

“Probablemente ya pasó el tiempo en nuestro país en que mirábamos a los adultos mayores como si fueran ciudadanos a los que había que en el mercado del trabajo entregarles una protección mayor. Eso me gustaría que revelara este estudio salarial que se realizará, si es necesario mantener esta política de salario inferior para los adultos mayores o si lo pudiéramos llevar a lo que es el ingreso mínimo general” planteó Ruminot.

Mientras, la ministra del Trabajo, Javiera Blanco, expuso este martes en la Sala del Senado, en el contexto de la votación del proyecto, considerando que la iniciativa se enmarca en un acuerdo para instalar una comisión asesora, que también considera a la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), con el objetivo de fijar una política salarial, y dar cumplimiento al convenio 131 de la OIT.

Sin embargo, el protagonismo de la CUT, durante las conversaciones con el Ejecutivo, no ha dejado indiferentes a otras organizaciones de trabajadores que se oponen al proyecto.

Por ejemplo, el presidente de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), Segundo Steilen, se mostró molesto con que el gobierno centre la discusión en una central de trabajadores, poniendo, a su juicio, en juego la autonomía sindical.

“Los trabajadores desde un tiempo a esta parte veníamos diciendo que el ingreso ético que se planteó de 250 mil pesos el 2007, hoy equivalen más o menos a 314 mil pesos” sentenció Steilen y se refirió a la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, “hoy día no tiene ningún problema en firmar el ingreso mínimo por tres años de los trabajadores para llegar a los 250 mil pesos. Yo le quiero recordar a ella que en otro primero de mayo del 2013, gritaba a los cuatro vientos que el gobierno de la derecha debía pagar en este país un salario de 370 mil pesos”.

En tanto, el presidente de la Central Autónoma de Trabajadores (CAT), Óscar Olivos, estimó que la cifra del salario mínimo debió ser siempre superior a 250 mil pesos.

“Hicimos una denuncia ante organismos internacionales, la OIT y ante todos los organismos sindicales de Latinoamérica, porque creemos que el gobierno de Chile es un gobierno sectario, que no quiere que los trabajadores tengan un sueldo decente y que lamentablemente cuenta con el aval de su voz sindical” reprochó Olivos.

Cabe destacar que el último paso de la iniciativa para convertirse en ley de la República es su promulgación, por parte de la Presidenta Michelle Bachelet.