Diario y Radio U Chile

Año XII, 15 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Expertos sostienen que Chile debe relacionarse energéticamente con Latinoamérica

La inestabilidad política en Irak y los problemas entre Rusia y Ucrania tienen un efecto directo en el aumento del precio del gas y petróleo. Por tanto, aumentan los precios de los productos de consumo diario. Expertos analizan la situación, aconsejan educar a la población y que Chile busque mejores relaciones con países de Latinoamérica que poseen estas fuentes de energía, como por ejemplo Bolivia.

María Cecilia Pérez

  Martes 15 de julio 2014 17:06 hrs. 





La inestabilidad en Irak -donde grupos radicales amenazan los pozos petroleros de ese país- y la intensificación de los problemas entre Rusia y Ucrania, tienen un efecto directo en la economía mundial. Dichos países son abastecedores de gas y petróleo para el mundo y su inestabilidad política provoca aumentos en los precios de estos combustibles que sustentan la actividad productiva del planeta.

El analista internacional Raúl Sohr explicó que “el conflicto en Irak ha sacado del mercado una parte importante de la producción petrolera de ese país, y por lo tanto la situación es muy amenazante”, mientras que la situación de Ucrania es perjudicial porque “por ahí pasa un porcentaje del gas y petróleo ruso que está destinado a Europa”.

Y advirtió que “cuando por un motivo u otro estas fuentes dejan de producir, finalmente, esa demanda comienza a presionar sobre los precios, y por eso podemos esperar que en un mediano plazo, los precios se puedan mantener altos, si es que no suben”.

Esto nos lleva a preguntarnos ¿qué consecuencias específicas tiene y tendrá a futuro este conflictivo escenario internacional para Chile? Y por sobre todo, ¿qué medidas se pueden tomar para solventar las necesidades nacionales independientemente de los factores externos?

Guillermo Holzmann, cientista político, indicó que “especialmente el alza en el petróleo implica que también aumenten los precios en muchos productos de uso diario y en el transporte”, ya que “Chile es absolutamente dependiente del valor de los combustibles como el petróleo y el gas”, -factores que podrían haber influido en el aumento de los precios en el último tiempo en el país-.

Y agregó que para sobrellevar esta situación “Chile se debe mantener preparado con una capacidad de control del precio de los combustibles y tomar decisiones políticas”.

“Una de las medidas a nivel gubernamental es la aplicación del fondo de estabilización del precio del petróleo (FEEP o ex FEPCO) – que implica que cuando el precio del petróleo se somete a un alza, el Gobierno coloca dinero para que el costo no sea traspasado directamente a los consumidores. Esto está aprobado en el presupuesto de Chile y permite tener un control de los valores en la gasolina y la parafina”.

No obstante, el experto señaló que esta medida “es insuficiente cuando a nivel internacional las alzas son demasiado altas”. “En ese caso el Gobierno debería aumentar mucho más el FEEP o simplemente instalar otras metodologías”.

La experta Internacional en Olga Ulianova, analista Internacional del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) de la Universidad de Santiago de Chile, explicó que para la situación chilena hay soluciones.

Expuso que una solución a mediano plazo es que “Estados Unidos y otros países de Europa están expandiendo su producción de Shale Gas, lo que puede cambiar la relación histórica entre productores y consumidores, y bajar los precios por medio del aumento de la competencia. Además, indicó que “Chile está volviendo y debe continuar explorando petróleo y gas en la zona de Magallanes, ya que por ley de probabilidades no puede ser que haya de estos insumo por el lado argentino y en el límite se acaben”. Lo cual, según la experta, podría solventar gran parte de las necesidades nacionales, pero que se dejó de hacer en dictadura y no se retomó en cuatro décadas, producto de los encarecidos precios de las expediciones de búsqueda”.

Y agregó que la solución más inmediata “va por el camino de la integración latinoamericana. En primer lugar solucionar los problemas con Bolivia, que tiene mucho gas y está mucho más cerca. Lo mismo con el petróleo”, pues también hay en Latinoamérica.

Olga Ulianova finalizó su análisis destacando que en Chile se debe trabajar en el tema de la eficiencia energética. “En la medida que tengamos mejor capacitación y educación, se podrán introducir otras actividades productivas que no dependan necesariamente de la extracción de materias primas, y que por lo tanto, no sean tan dependientes de la energía”. Y continuó diciendo “hay países de Latinoamérica que mejorando la educación, han logrado atraer áreas de producción de alta tecnología que no son muy intensivas en el uso de la energía”.