Diario y Radio U Chile

Año XII, 22 de febrero de 2020

Escritorio MENÚ

Lorenzini: Reforma al binominal podría costar hasta nueve mil millones de pesos

El proyecto que modifica el sistema electoral pronto ingresará a la comisión de Hacienda de la Cámara y, como ha ocurrido con el resto de las reformas planteadas por el Ejecutivo, no ha estado ajeno a controversias. El presidente de la instancia discrepó con el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, quien afirmó que la iniciativa tendrá costo cero para el Estado.

Sandra Trafilaf

  Viernes 1 de agosto 2014 20:24 hrs. 

El diputado Pablo Lorenzini (DC) sostuvo una reunión con el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, y el equipo de la ministra Secretaria General de la Presidencia (Segpres), Ximena Rincón, para debatir la reforma al sistema electoral binominal la opinión del Gobierno en materia de presupuesto.

El proyecto que modifica el binominal se centra en seis objetivos principales: aumentar el número de parlamentarios para reducir la desigualdad del voto, lograr que grupos minoritarios ingresen al Parlamento, promover la expresión de la diversidad y evitar que candidatos con una alta votación queden fuera del Congreso, entre otros.

La iniciativa también busca una mayor transparencia en el gasto de los partidos políticos y requiere de un presupuesto. Sin embargo, no existe claridad sobre cómo se financiará y cuál será el costo que significará.

El diputado Lorenzini, presidente de la comisión de Hacienda, puso el acento en esta materia e informó que fue justamente el punto de inflexión con el ministro durante esta reunión. Considerando el aumento de escaños, el parlamentario estima que el costo de la reforma al binominal podría estar cerca de los nueve mil millones de pesos: “El sistema ya está, pero acá tenemos que ver los valores. Yo he hecho unos costos y estamos hablando de siete mil, ocho mil, nueve mil millones de pesos. Hay que ver cómo se va a costear esto”, dijo, indicando que tienen tres años para definir el mecanismo de financiamiento.

“Costo tiene, sin lugar a dudas. Lo que entiendo que dijo La Moneda es que el presupuesto nacional no va a financiar nada, entonces ahí hay un traspase de pelota hacia el Senado y la Cámara: vean ustedes cómo pagan estos costos los nuevos senadores y diputados”, reclamó.

El legislador insistió en la imposibilidad de que una iniciativa como la planteada tenga un costo cero: “Tendrá que usted sentarse a tomar un cafecito y hacer una cocinadita en la noche con algunos expertos y ahí le van a explicar cómo se hace, yo de eso no entiendo mucho”, ironizó en relación a lo sucedido con la Reforma Tributaria.

Lorenzini detalló además que el presidente de la Cámara, Aldo Cornejo (DC) encargó un estudio para tener un presupuesto estimado y añadió que es posible que el financiamiento provenga del Parlamento. Paralelo a ello se considera trasladar la sede del Congreso a Santiago, como una forma de reajustar los gastos.

Consultado sobre la Reforma Tributaria, el parlamentario consideró que marcha de acuerdo a lo que se plasmó en el protocolo. La Cámara se encuentra a la espera de terminar la discusión en el Senado para comenzar con sus debates y el Gobierno propone hacer un debate simultáneo para evitar la comisión mixta.

La ministra Ximena Rincón tenía comprometida su presencia en el encuentro y dijo que más adelante podría hablar de cifras para financiar la reforma planteada por el Ejecutivo: “Hubo un almuerzo entre el presidente de la comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados y el ministro del Interior. No sé cómo ha terminado el almuerzo, porque estaba en otro compromiso. Les puedo contar después, pero creo que hay que preguntarle al ministro Peñailillo”, indicó.

La reforma pone nuevamente un punto de quiebre entre el Gobierno y los representantes de la Nueva Mayoría. Sin duda significará una gran inversión, ya que contempla ser más inclusiva al incorporar una cuota de género, aplicada sólo para las siguientes cuatro elecciones, entendiendo que así se podrá romper con la discriminación inicial. Asimismo, pretende establecer un mayor aporte fiscal para los partidos en función del número de mujeres que elijan.

Adicionalmente, ingresará un reglamento para resolver las eventuales vacancias que se producen, incorporando la elección abierta de todos los militantes, independiente del lugar o zona que represente. También se va a eliminar la inhabilidad que impide a dirigentes sindicales y gremiales postular al Parlamento.