Diario y Radio U Chile

Año XII, 12 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Pulmones verdes de Santiago en manos de las inmobiliarias

Según estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Chillán, Rancagua y Santiago están entre las ciudades más contaminadas del mundo. En el caso de Santiago, ciudad rodeada por cadenas montañosas, la contaminación aumenta, pues las partículas contaminantes se ven impedidas de circular provocando serios daños a la salud de las personas.

Sandra Trafilaf

  Sábado 2 de agosto 2014 10:20 hrs. 





En la publicación del Diario Oficial, del año 1994, la Región Metropolitana fue declarada Zona Saturada para 4 contaminantes atmosféricos (material particulado respirable, partículas totales en suspensión, monóxido de carbono y ozono) y posteriormente, Zona Latente para dióxido de nitrógeno. Esto motivó un Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica, el que entró a operar en mayo de 1998, implementando 140 medidas.

Entre las disposiciones preventivas se contempló resguardar todas las áreas verdes y agrícolas, entre otras, pero esta parte del plan fue retirada producto de las presiones de empresarios que vieron en el precepto, un atentado a sus negocios.

Santiago tiene 26 cerros, llamados cerros islas, además de parques intercomunales y comunales, que representan vastas extensiones de áreas verdes. Durante el año 2010, la Seremi de Vivienda y Urbanismo, dejó estos territorios que superan las 6 mil hectáreas, en la más absoluta desprotección, abriendo espacio para el apetito de las inmobiliarias, según explicó el arquitecto, presidente de la Fundación Defendamos la Ciudad. Patricio Herman.

Aprovechando una situación que aquejaba a vecinos que vivían frente a calles que tenían afectaciones de utilidad pública y con el peligro latente de expropiación, se aprovechó de introducir también la posibilidad de dejar desafectados a parques intercomunales y comunales de las 345 comunas del país, abriendo las puertas a las empresas inmobiliarias.

“No se justificaba bajo ninguna circunstancia, de que la caducidad de las declaratorias de utilidad pública para las vías, se ampliara para los parques, eso fue una pillería de alguien. Lamentablemente nuestros parlamentarios aprueban cualquier cosa y no se dieron cuenta de lo que estaban haciendo, esta es una legislación que está vigente desde el año 2004”.

Sin justificación alguna, la caducidad se pudo ampliar a los pulmones verdes de la ciudad, que hoy pueden ser ocupados para construir grandes edificios, instalaciones o megas estructuras con sólo ingresar un permiso en la municipalidad respectiva, para cambiar el uso de los suelos.

De este modo comunas como Cerrillos, Cerro Navia, Colina, Lampa, Conchalí, La Pintana, Pudahuel, Quilicura, Renca, San Joaquín, Talagante, Estación Central y Lo Prado, se han visto en la obligación de implementar soluciones ante la presión de algunas constructoras.

No es el caso de la municipalidad de Lo Barnechea, que ha debido enfrentar al menos dos demandas por impedir que las empresas inmobiliarias construyan en los cerros que tiene la comuna, una de ellas fue de los Legionarios de Cristo. El alcalde de Lo Barnechea, Felipe Guevara denuncia esta situación.

“Por un error administrativo a principios del año 2010, caducó esa afectación y por lo tanto hoy día se pueden construir edificios, mall, oficinas, etc. En primer lugar porque la gente no sabe esto. La gente que vive al lado del Cerro Blanco en Recoleta no sabe esto; la gente que vive cerca del Cerro Chena no sabe, en San Bernardo no saben”, insistió el alcalde.

Los cerros son muy apetecidos por las inmobiliarias. También son espacios de recreación.

Los cerros son muy apetecidos por las inmobiliarias. También son espacios de recreación.

La municipalidad de Lo Barnechea ha comenzado una campaña de alerta Verde, que busca proteger los 26 cerros islas que tiene la región metropolitana, para ello cuenta con el apoyo de las juntas de vecinos que se han sumado a la iniciativa para defender sus territorios.

La presidenta de la Junta de Vecinos Cerro 18 de la comuna de Lo Barnechea, Sandra Lillo, enfatizó que no se está pensando en el daño que se provoca a las familias con menos recursos.

“Creo que la gente con más recursos no piensa en el daño que nos hace a las personas más vulnerables, porque ahí se está construyendo un parque porque no sólo beneficia a la gente que vive en el cerro, sino al pueblo y sus alrededores”.

Otro de los objetivos de la campaña Alerta Verde, es lograr agilizar el proyecto de ley que se encuentra en la comisión de Vivienda y Urbanismo del senado, que permita corregir esta situación y proteger las áreas verdes con una política de reforestación de cerros y volver a poner en el centro la vida y la salud de los capitalinos.

Revisa la Ley General de Urbanismo y Construcciones aquí