Diario y Radio U Chile

Año XI, 20 de noviembre de 2019

Escritorio

Testimonio vincula al general (r) Matthei con torturas y abusos sexuales

La abogada de la Corporación Humanas, Camila Maturana solicitó al ministro Mario Carroza el sometimiento a proceso de Matthei como “autor mediato” de los delitos de secuestro, tortura y violencia sexual cometidos en contra de Carmen Gloria Díaz en diciembre de 1974, tipificados como delitos de lesa humanidad que son imprescriptibles e inamnistiables en el tiempo.

Sandra Trafilaf

  Martes 12 de agosto 2014 21:24 hrs. 
IMG_20131113_132332

Mientras Evelyn Matthei se convertía en el reemplazo del renunciado Pablo Longueira en la carrera presidencial en julio de 2013, en una oficina del ministerio de Defensa, su padre Fernando Matthei, intentaba librarse de toda responsabilidad por la muerte del general Alberto Bachelet, enfrentando un duro careo con al menos seis detenidos. Entre ellos estaban cinco aviadores y la ex prisionera política Carmen Gloría Díaz, que hoy lo sindica como el autor mediato de los delitos de secuestro, torturas y violencia sexual sufridos al interior de la Academia de Guerra de la Fuerza Aérea (AGA).

Fernando Matthei rompe en llanto durante el careo, según el relato de los querellantes, cuando se ve obligado a reconocer que vio a los detenidos. El capitán Jaime Donoso lo increpa y le enrostra haberlo visto mientras él se paseaba en zapatillas por el casino. Matthei debe reconocer que supo de la existencia de detenidos, mientras el AGA estaba convertido en un centro clandestino de detención y tortura. También debe reconocer que Carmen Gloria, en esa época de tan solo 19 años, pudo haberlo visto.

Estos y otros antecedentes, que constan en el proceso que lleva el ministro Mario Carroza, motivaron la querella en contra de Fernando Matthei por su posible responsabilidad en los delitos de lesa humanidad cometidos en contra de Carmen Gloria Díaz, interpuesta por la abogada de la Corporación Humanas, Camila Maturana.

La ex prisionera política recuerda que estuvo alrededor de dos semanas en la AGA, durante diciembre de 1974. Relata que fue sometida a torturas en un lugar llamado “la capilla” donde se le aplicaba electricidad a los detenidos. Fue colgada, violada y pasó largas horas parada con las manos arriba. No se les permitía dormir y el ruido de música y luz de día y de noche era permanente para que perdieran la noción del tiempo y el espacio. Pocos días antes de ser puesta en libertad es llevada a un subterráneo, donde había muchos prisioneros, en ese lugar –asegura- se encontró con Fernando Matthei.

Carmen Gloria Díaz recuerda el careo que tuvo con el ex integrante de la Junta Militar y el momento en que reconoce que la AGA fue un centro de detención.

“Hubo un careo con él, donde yo le plantee que lo vi en el subterráneo y en diferentes dependencias que yo estuve, en eso se basa el auto procesamiento de nosotros que el si aceptaba que yo lo pudiera haber visto, entonces que le estamos pidiendo a Carroza de que haga su pega de una vez por todas, o sea un general que está a cargo de esa Academia, por supuesto que es responsable de todo lo que pasa ahí, él no hizo nada por impedirlo y sigue impune y en general en la SIFA no se ha sometido a casi nadie a proceso”, relató.

Esta querella no es nueva, data de enero de 2011, pero existe otra anterior que fue interpuesta en 1998, en la que no se logró avanzar en la investigación. La Corporación Humanas, interpone esta nueva querella a partir de los antecedentes que se han logrado aclarar durante la investigación de este proceso.

Camila Maturana asegura que imposible que el director de la AGA no tuviera antecedentes que había presos sometidos a tortura. El general en retiro reconoció que supo de la existencia de los prisioneros al interior del establecimiento y que muchos de ellos habían sido sus ex compañeros de armas.

“Los crímenes que se cometieron en este establecimiento no pudieron tener lugar sin la orden directa del director general o sin la autorización o al menos el consentimiento de quien era el responsable de este recinto y en la declaración que prestó ante el ministro Carroza, en julio del año pasado, él reconoció haber sido el director general de la AGA en la época en que la querellante permaneció privada de libertad en este lugar, él ha reconocido haber visto detenidos y también ha admitido la posibilidad que la querellante, a quien el no recuerda, posiblemente lo haya visto en ese lugar”, reclamó la abogada.

Transcurridos tres años de iniciada la investigación, la abogada de la Corporación Humanas, asegura que las declaraciones de testigos, las declaraciones de agentes, los informes policiales y periciales que se han logrado obtener durante la investigación que lleva adelante el ministro Carroza son suficientes para sustentar esta querella en contra de quien estuviera a cargo de la Academia de Guerra de la FACH desde el golpe de Estado en diciembre de 1973 hasta enero de 1975.