Diario y Radio U Chile

Año XIII, 25 de febrero de 2021

Escritorio MENÚ

Pepe Auth por binominal: “No es sólo una votación política, es moral”

A esta hora la Cámara de Diputados vota el proyecto de modificación al sistema binominal. En conversación con Radio Universidad de Chile el parlamentario del PPD Pepe Auth asegura que los diputados de la Nueva Mayoría hoy pasarán la "prueba de la blancura".

Diario Uchile

  Miércoles 13 de agosto 2014 11:57 hrs. 
DIP_Pepe Auth-9_x_380


A esta hora comienza la discusión sobre la modificación al Sistema Binominal. Esta jornada, en la Cámara de Diputados se ven los votos para definir el futuro del aparato electoral que rige al país desde 1989.

La sesión será extensa. Con un descanso a la hora de almuerzo, desde las 18.30 de esta tarde se comenzarán a resolver importantes puntos del proyecto de modificación.

En conversación con Radio Universidad de Chile, el diputado del Partido Por la Democracia Pepe Auth analizó la disponibilidad de los votos de la Nueva Mayoría para alcanzar esta promesa de campaña.

“La hora de la verdad se va a saber al momento de votar. Los votos que requiere la aprobación de esta ley son 3/5, lo que con el desafuero de Renovación Nacional queda en 71 votos. La Nueva Mayoría tiene 67 y ha suscrito un acuerdo con la bancada independiente y de Amplitud, por lo que hay 74 votos potenciales”.

“En esa lógica, el Ejecutivo ha tratado de cuidar sus propios votos. Lamentable sería un autogol de media cancha si no estuvieran los votos por responsabilidad de la Nueva Mayoría que no fuera capaz de movilizar a sus diputados, permitiendo que alguno de ellos se ausentara o abstuviera o votara en contra, privilegiando argumentos personales por sobre el objetivo histórico de terminar con el Binominal”

“Yo tengo confianza en que esta noche será un momento histórico”, dijo defendiendo el proyecto presentado por el Gobierno.

En los votos aún dudosos de la  Nueva Mayoría, ¿Cuánto pesa la legítima defensa de la posición de un partido, como ha hecho la DC con la idea de los subpactos, o cuánto simplemente la negativa de algunos a votar el proyecto para no ver afectada la máquina que los ha llevado al parlamento?

Esa es una de las principales razones de por qué lleva tantos años esta discusión. Está en los manuales de ciencia política: lo más difícil de cambiar son los sistemas electorales porque los parlamentarios son juez y parte. Evidentemente, si se piensa individualmente ellos se eligieron y reeligieron por este sistema, por eso el cambio genera incertidumbre.
Ahora, los parlamentarios de la Nueva Mayoría hemos transmitido al país la convicción de que es necesario ponerle término al Binominal. Esto lo hemos dicho desde la campaña del NO en adelante, ha sido un objetivo común de todos nosotros, por eso dificulto que alguien siga su propio interés y se deje llevar por sus temores e incumpla con su compromiso moral. Porque esto no es sólo una votación política, es una votación moral.

En las críticas que se le han hecho a la reforma está la ampliación de los distritos. Va a haber menos distritos, lo que significará que cada diputado tenga más terreno que cubrir y más electores. ¿Esta nueva figura podría provocar un alejamiento aún mayor entre los parlamentarios y sus bases?

No hay otra manera. Si uno quiere romper el Binominal hay que elegir un mayor número de diputados en un espacio mayor. Si mantuviéramos el actual número de los distritos tendríamos que elegir 500 diputados, lo que es imposible.

La única forma de pasar de un binominal a un proporcional es aumentando el tamaño de los distritos. Antes del golpe de estado los distritos eran gigantes, hoy las posibilidades de comunicación son mucho mayores y, obviamente, la gente tiene que desarrollar las nuevas tecnologías para comunicarse.

Es cierto que ahora hay dos diputados por zona, pero tendrás menos electores por diputado. Por lo tanto, la cobertura de la Cámara de Diputados en un territorio va a ser mayor que la de antaño.

La derecha ha levantado la idea de que en algunos distritos se ha hecho un traje a la medida de la Nueva Mayoría. A la luz del ejemplo que se plantea en el norte la crítica parece razonable: la cantidad de electores en Atacama es mucho más parecida a la de Tarapacá, donde se elegirán tres, que a la de Antofagasta, donde se elegirán cinco, pero Atacama tendrá cinco diputados ¿Cómo se explica eso?

Eso es tributario de la situación actual. Hoy hay cuatro diputados en Tarapacá y cuatro en Antofagasta y en el último caso debe haber cuatro veces más electores. Esa es la rigidez de lo actual.

Nosotros no podemos disminuir escaños a ninguna región de Chile. Lo que hicimos es aumentar en los territorios sub representados y nos dimos cuenta que hay varias regiones que quedaban retrasadas y cumplimos con el propósito de equilibrio regional entregándoles al menos un diputado más a todas las regiones, aun cuando según sus votos no hubiera para uno más.

Por eso no es sólo Atacama. Son todas las regiones las que tienen un diputado más para que no se concentraran todos en la Región Metropolitana o del Biobío o Valparaíso. Si hubiéramos hecho la mera igualación del valor del voto, todos los adicionales habrían ido a estas tres últimas regiones.

¿Cuánto riesgo hay de que el proyecto de ley se apruebe en general, pero que en la votación en particular sea mutilado y llegue desperfilado al Senado?

El Ejecutivo, por primera vez, está resuelto a ganar o a perder. Antes hubo muchos otros proyectos, pero pusieron el dedo, miraron la temperatura del agua y se dieron cuenta que la respuesta de los parlamentarios era bastante poco entusiasta y entonces nunca se tramitaron.

El propio Sebastián Piñera puso un proyecto, pero no lo tramitó. Ahora el Ejecutivo está completamente embarcado, dispuesto a hacer votar a sus parlamentarios, a ponerlos frente a la prueba de la blancura y a vivir la hora de la verdad.

Estoy completamente seguro de que salido de la Cámara, el proyecto será tratado con la misma urgencia para que sea ley este año de manera que haya tiempo suficiente para los partidos, los candidatos, los independientes, los movimientos (…) a prepararse para una elección con mucha más competencia que permitirá que si se agrupan los terceros actores, puedan entrar al parlamento con mucha más fuerza y no como excepción, como ocurre ahora.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.