Diario y Radio U Chile

Año XI, 7 de diciembre de 2019

Escritorio

Defensa de aguas del Maipo critican trabajo de ministro de Energía en favor de hidroeléctrica

La Coordinadora Nacional Ríos del Maipo cuestiona el accionar del ministro Máximo Pacheco en su respaldo al proyecto hidroeléctrico Alto Maipo. Además, acusan el rol de Jorge Correa Sutil, actual Presidente Ejecutivo de la empresa, en las decisiones de la cartera.

Paula Correa

  Miércoles 3 de septiembre 2014 15:08 hrs. 
alto maipo rechazo

El ministro de Energía, Máximo Pacheco, insistió, ahora en televisión abierta, en su respaldo al proyecto hidroeléctrico Alto Maipo de la multinacional Aes Gener y Antofagasta Minerals, del grupo Luksic, iniciativa que se levantará en la Región Metropolitana.

“Alto Maipo es muy importante, es un proyecto hidroeléctrico, o sea de la energía más limpia y más barata que tenemos, es una central de pasada, sin embalses, y que ayudará a bajar las cuentas de la luz”, dijo el secretario de Estado y añadió que la razón porque el Gobierno lo apoya es porque “tiene todos sus permisos al día, y cumple con la legislación ambiental”.

Pacheco afirmó que Alto Maipo “ya se está construyendo, hay más de mil personas trabajando” incluso le pidió a los dueños que se acelere su construcción, para inaugurarlo en 2017.

Los dichos por la prensa molestaron a las organizaciones ciudadanas. La vocera de la Coordinadora Nacional Ríos del Maipo, Marcela Mella, afirmó que el jefe de la cartera de Energía hizo declaraciones sin considerar los antecedentes técnicos que le entregaron directamente el cuatro de agosto en una reunión.

“El Ministro y el Gobierno siguen insistiendo en que el proyecto alto Maipo, siguen insistiendo en que el proyecto Alto Maipo va a tener una capacidad de generación de 530 megawats cuando desde la empresa ya se ha reconocido lo que nosotros hemos sostenido todo este tiempo: que en promedio sólo van a generar 190 megawats y que el 85 por ciento de esa energía está comprometida para el Grupo Luksic, a través de Antofagasta Minerals”, afirmó y añadió en que van a insistir para que las autoridades reconozcan estas cifras de generación para no mentirle a la opinión pública.

Para la dirigente, las palabras de Pacheco son producto las presiones de Jorge Rodríguez Grossi, presidente Ejecutivo del directorio de Alto Maipo, a quien reconocen como lobbysta: “sabíamos que su llegada al proyecto era para empujarlo en medio de los fuertes cuestionamientos que por parte de la ciudadanía, parlamentarios, alcaldes y concejales”.

Por su parte, la empresa sigue sosteniendo en su página web que el proyecto está compuesto por las unidades Alfalfal II y Las Lajas, que generarán 531 megawats de potencia, y que ocupará parte de los ríos Volcán, Yeso y Colorado, “las que serán íntegramente devueltas al río Maipo cinco kilómetros aguas arriba” y sin afectar el abastecimiento de agua potable para Santiago, explican.

Este último punto ha sido cuestionado por diversas organizaciones ambientales y especialistas, para quienes la cuenca del Maipo está en un complejo estado de fragilidad. Por esta razón han interpuesto acciones judiciales contra de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) por no considerar el cambio climático, el impacto a los glaciares y la crisis hídrica del Cajón del Maipo.

También cuestionan la entrega de los derechos de agua, así como la falta de transparencia del Convenio entre Aguas Andinas y Aes Gener, tema por el que llegaron al Consejo para la Transparencia, que falló a su favor. Acciones judiciales que siguen en tribunales a la espera de sus respectivas sentencias.

Ante las nuevas declaraciones de la autoridad, los dirigentes afirmaron que seguirán atentos y se movilizarán cuantas veces sea necesario para hacer frente a la iniciativa.

Respecto del movimiento, recordemos que a inicios de agosto la Coordinadora convocó a una movilización a la que adhirieron cerca de 70 movimientos, entre ellos vecinos, agricultores, canalistas del sector de San José de Maipo, y de diversos ámbitos como organizaciones ambientales, de consumidores y usuarios, diversas figuras públicas, además de representantes del movimiento estudiantil.