Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 15 de julio de 2024


Escritorio

Papa alerta de una eventual tercera Guerra Mundial “por partes”

El papa también criticó la indiferencia instalada en la sociedad, que ilustró con la respuesta con la que Caín negó ante Dios conocer el paradero de su hermano asesinado: “¿A mí qué me importa?”.

Diario Uchile

  Sábado 13 de septiembre 2014 13:24 hrs. 
papa francisco

Compartir en

El papa Francisco advirtió de que en la actualidad puede hablarse de una tercera Guerra Mundial que se combate “por partes”, generada por intereses espurios como la codicia y permitida por una suerte de indiferencia que ya consintió las atrocidades del pasado.

De esta manera se podría resumir la homilía que el Sumo Pontífice pronunció durante su visita a los cementerios de Fogliano Redipuglia, que albergan los restos de los miles de caídos en este frente del nordeste de Italia durante la Gran Guerra, de cuyo inicio se conmemora este año el primer centenario.

El para dijo que la guerra es “una locura” alimentada por conceptos como “la avaricia, la intolerancia y la ambición de poder” que a menudo encuentran justificación en la ideología y que lo destruye y lo trastorna todo.

Además criticó la indiferencia instalada en la sociedad, que ilustró con la respuesta con la que Caín negó ante Dios conocer el paradero de su hermano asesinado: “¿A mí qué me importa?”.

“Sobre la entrada a este cementerio se alza el lema desvergonzado de la guerra: “¿A mí qué me importa?”. Todas estas personas, cuyos restos reposan aquí, tenían sus proyectos, sus sueños… (…) La humanidad dijo: “¿A mí qué me importa?”, indicó.

Según dijo el obispo de Roma, podría decirse que se vive una tercera Guerra Mundial combatida por etapas mediante crímenes, masacres y destrucciones de toda índole.

El belicismo mundial se debe a que en la “sombra” de la sociedad convergen lo que denominó como “planificadores del terror”, o lo que es lo mismo, “intereses, estrategias geopolíticas, codicia de dinero y de poder” y una industria armamentística cuyo corazón está “corrompido” por “especular con la guerra”.

El papa instó a los fieles “con corazón de hijo, de hermano y de padre”, a “llorar”, es decir, a reaccionar ante el belicismo y a abandonar la postura de Caín, que tras asesinar a Abel no derramó ninguna lágrima.

Para conmemorar esta trágica fecha, el papa llevó a cabo este viaje pastoral de apenas cinco horas en el que visitó los cementerios de ambas partes beligerantes.

Síguenos en