Diario y Radio U Chile

Año XII, 5 de junio de 2020

Escritorio MENÚ

Minero rescatado renuncia a la sociedad de “Los 33”

La decisión, asegura, la tomó por una serie de diferencias internas y porque a su juicio, “abandonaron los sueños que los unieron y muchos están iguales o peor que antes”.

Claudio Medrano

  Jueves 25 de septiembre 2014 12:42 hrs. 





A través de una carta publicada en el diario El Mercurio, Juan Illanes Palma, uno de los 33 mineros rescatados de la mina San José en la Región de Atacama, expresó su decisión de abandonar la sociedad que conformaron luego de ser salvados.

Recordemos que una vez concretado el rescate, los 33 mineros de Atacama decidieron conformar una sociedad anónima con la idea de capitalizar sus derechos de imagen en forma colectiva.

“Los mineros van a ser los 33 accionistas de esta sociedad y dueños de sus propios derechos, que luego entregarán a terceros que pretendan explotar las obras que se generen a partir de esta cesión. Pueden ser libros, películas, videojuegos o merchandising de productos de cualquier especie”, explicó, en su momento, el abogado Fernando García.

La decisión de Illanes Palma se tomó debido a diferencias internas que han tenido y porque a su juicio, abandonaron los sueños que los unieron y muchos están iguales o peor que antes.

“Si miramos cuatro años atrás, nos damos cuenta de que seguimos donde mismo, y algunos de mis compañeros, peor que antes, debido a todo lo que se ha dicho y probablemente se siga diciendo en relación con nuestras vidas”, reza el texto.

La carta continúa con un mensaje de Illanes, “quiero decirles que siempre quise proteger a este grupo de los 33, al que he servido cuando se me dio la posibilidad, con honor y devoción. Y especialmente quiero dedicar toda mi fuerza, todo mi tiempo y energía a probar que así fue durante el tiempo que estuve delante de todas las negociaciones para el bien de todos nosotros, incluidas nuestras familias”.

“Lamentablemente el sistema, la sociedad, la vanidad, la envidia, el poder, el orgullo, no sé cuál de estos antivalores, han hecho que dejemos de haber sido esos que quedamos enterrados por 70 días. Siempre me haré esta pregunta: ¿Dónde nos equivocamos para no llegar a cumplir los sueños que todos conversamos y compartimos en esa tenebrosa profundidad? A veces las decisiones que uno debe tomar no siempre son sencillas, pero con el dolor de mi alma debo dejar de pertenecer al grupo debido a todas esas diferencias. No quisiera estar en los entredichos de personas con mala intención que podrían perjudicar mi reputación, honra, dignidad, además de mi integridad emocional y la de mi familia”, sostiene Illanes.