Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 30 de junio de 2022

Escritorio

Ricardo Rincón: “Los cabildos nos servirán para saber cómo orientar una nueva Constitución”

En Radio Universidad de Chile el diputado y presidente de la Comisión de Constitución de la Cámara Baja, Ricardo Rincón (DC), se refiere a las características de los cabildos ciudadanos que está impulsando junto al senador Felipe Harbor (PPD) en una primera jornada a realizarse este sábado en Chillán con el fin de recoger la opinión de las personas sobre los temas que se deberían abordar en la redacción de una nueva Constitución.

Diario Uchile

  Jueves 9 de octubre 2014 11:31 hrs. 
Diputado Ricardo Rincón

Compartir en

En el marco del programa presidencial comprometido por la Presidenta Michelle Bachelet, en cuanto a tener una nueva Constitución Política del Estado, todavía no está definida la modalidad que se implementará para tales efectos. Los dos mecanismos que más se han discutido son: La Asamblea Constituyente y la deliberación en el Congreso Nacional.

Sin embargo, han ido surgiendo otras alternativas y una de ellas es la realización de cabildos, como los que de manera incipiente comienzan este fin de semana. Uno de los impulsores de esta iniciativa es el diputado y presidente de la comisión de Constitución de la Cámara Baja, Ricardo Rincón (DC).

¿Cuál es el mensaje que se quiere transmitir con la realización de estos cabildos, en el contexto de esperar cuál va a ser la modalidad que se va a utilizar para reformar la Constitución Política?

Efectivamente estamos muy cerca de esos anuncios por parte del Ejecutivo, la Presidenta Michelle Bachelet ha sido clara, es parte de su compromiso de campaña. Ha señalado que en 2015 se inicia el proceso de una nueva Constitución, y coloco el acento acá porque no se trata de reformas, sino que de una nueva Constitución que tiene dos objetivos.

Se trata de hacer una Constitución íntegramente nueva, pero validada por la ciudadanía, es decir, que tenga legitimidad de origen que no tiene por cierto la actual Constitución. Ya muy cerca del inicio de ese proceso junto con el colega Felipe Harboe (PPD), presidente de la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia del Senado anunciamos que íbamos a realizar, primero en su región, después en la mía, posteriormente en otras, cabildos ciudadanos para ir recogiendo la opinión de la ciudadanía sobre lo que debieran ser estos procesos de nueva Constitución en términos temáticos y también eventualmente puede surgir el tema del procedimiento.

Esto comienza el sábado en Chillán, durante una jornada que al menos va a durar cinco o seis horas, que está impulsada por el senador Felipe Harboe y la próxima oportunidad será en la región de O´Higgins, en Rancagua haremos la propia.

¿El cabildo de este sábado quiere decir que ustedes serían partidarios de realizar el proceso de nueva Constitución a través de esta modalidad?

Nosotros creemos que los cabildos o diálogos ciudadanos son procesos de participación concreta de la sociedad civil y que perfectamente pueden hacerse en todo el país, incluso con un esquema mucho más detallado, con más apoyo logístico, que el que podemos movilizar dos parlamentarios, podría ser aún más potente. No obstante vamos a hacer todo un proceso de sistematización de todo lo que levantemos y queremos entregar un documento concreto a la Presidenta Michelle Bachelet.

Esta instancia puede ser una alternativa. Eso lo va a determinar el tiempo, los resultados, no sé si la alternativa de participación. Algunos creen que la Asamblea Constituyente es el espacio ideal -yo le otorgo legitimidad- otros validan el poder constituyente del Congreso Nacional, que al votarse hace poco en las elecciones ese poder ha sido validado por la ciudadanía, sobre todo en aquellas primeras mayorías en las distintas regiones, circunscripciones y distritos. No sacralizo como el único espacio al Congreso Nacional.

Con el senador Felipe Harboe nos hemos preguntado por qué no establecer espacios de participación concretos en conversación y diálogo con la ciudadanía respecto de lo que debiera ser no solo los aspectos de contenido, sino eventualmente también del procedimiento mismo a seguir.

¿Quiénes pueden asistir a estos cabildos y cómo se sistematiza la información y quiénes lo hacen?

No hay ninguna limitante para participar. El único límite evidente es la participación misma. No creemos que se puedan sentir convocados a esto quienes no quieren una nueva Constitución en Chile, parece lógico. Quienes le otorgan legitimidad de origen a una Constitución impuesta en la dictadura obviamente iría solo a entorpecer un proceso de discusión. Ese es el único requisito en verdad creer que Chile requiere de una nueva Constitución, y que la actual tiene una ilegitimidad de origen por imposición de una dictadura genocida como fue la de Pinochet, que es evidente que da todo el espacio para que la sociedad se convoque a tener una nueva Constitución.

Nosotros vamos a apoyar con taquígrafo, con nuestros equipos, pero la propia ciudadanía convocada y que participe durante toda la jornada podrá participar en el Plenario, van a haber comisiones antes de eso.

Se realizará una etapa inaugural con un profesor Constitucionalista con respaldo en cada región y, después, hay un trabajo en las comisiones de los diferentes temas que una Constitución aborda -Derechos Fundamentales, Bases Institucionales, el Poder Legislativo, el Poder Ejecutivo- y  un plenario y la idea es que las personas que participen en todas esas instancias, también sean parte de la elaboración de las conclusiones debidamente refrendado por ellos, con todos sus antecedentes de identificación como: Nombre, RUT, Firma y teniendo la posibilidad de acceder a este documento una vez sistematizado por la página web.

Un paralelo entre el cabildo y la Asamblea Constituyente. ¿En qué se diferencian?  ¿Cuál es la ventaja de una y la desventaja de esa misma instancia en relación a la Asamblea Constituyente?

Las ventajas o desventajas dependen del prisma con que se mire y de la opción para aproximarse a esa alternativa. Respecto de las diferencias la principal es que una Asamblea Constituyente requiere, para ser legítima, de un proceso electoral previo donde la ciudadanía elija en voto popular libre, secreto e informado y debidamente convocado a los constituyentes proporcionalmente en función del territorio y de la distribución de población en ese territorio, que es nuestro país y las distintas regiones. Ese proceso es necesario.

Para llevar a cabo los cabildos no se necesita un proceso electoral previo, se puede convocar con este mínimo requisito, que además es totalmente acreditable, porque quien va a ir a participar de un proceso de una nueva Constitución si no cree en una nueva Constitución, todos se pueden sentir convocados. El número de cabildos y territorios a abordar van dando la legitimidad. Si es que se hace uno, dos o tres cabildos por muy buena organización que tengan es difícil que se pueda decir que se ha convocado en diálogos ciudadanos, participativos e integral a todo el país.

Si a partir de esta experiencia estamos aportando con un granito de arena se puede diseñar un proceso de cabildo y participación ciudadana, por ejemplo en los 60 distritos de Chile o en las más de 50 provincias que tiene el país es evidente que ese proceso tiene una tremenda legitimidad y va por razones obvias a constituir un aporte en términos de contenido a la discusión posterior de una nueva constitución.

Síguenos en