Diario y Radio U Chile

Año XII, 24 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

Alertan que nueva Ley Antiterrorista podría reducir garantías procesales

Expertos y analistas coinciden que la discusión sobre la modificación de la Ley Antiterrorista se ha visto permeada por los últimos atentados explosivos . El Gobierno tomó la decisión de modificar la normativa y se puso una serie de plazos para ingresar un proyecto al Congreso, que hasta la fecha no ha podido cumplir. Analistas y abogados aseguran que el problema no es el debate en sí mismo, sino la necesidad de tener una ley acorde a los nuevos tiempos, que no esté sujeta a la coyuntura mediática.

Sandra Trafilaf

  Viernes 24 de octubre 2014 10:49 hrs. 



En mayo, el Gobierno nombró una comisión de expertos que tenía la finalidad de analizar la Ley Antiterrorista de1984, la que tuvo un plazo de 90 días para entregar sus conclusiones, las demoras estuvieron marcadas por la coyuntura política, atentados explosivos que comenzaron el 13 de julio y presiones de la oposición para ser incluidos en este debate.

En septiembre no se ingresó ningún proyecto, el documento de los expertos fue entregado hace pocos días, y en él plasmaron sus conclusiones: el país necesita un marco jurídico moderno, que responda a los estándares internacionales en materia del respeto a los derechos humanos y el debido proceso. Asimismo, rechazaron la posibilidad de incluir la imputabilidad de terrorismo a personas que actúan en forma individual.

El documento final no refrenda la posición del Gobierno. Se ha escuchado al ministro del Interior Rodrigo Peñailillo en reiteradas ocasiones instalar el concepto de “células compactas y herméticas”, que podrían justificar un accionar de supuestos “terroristas solitarios”, que según los expertos debería ser puesto en cuestión.

El abogado defensor en causas de Derechos Humanos, Boris Paredes sostuvo que el Ejecutivo ha sobre reaccionado y se pretende utilizar excusas para aprobar una ley que podría reducir las garantías procesales.

Según explicó, se quiere quitar derechos individuales y procesales a las personas, además de darle mayores atribuciones a las policías para reprimir. Junto a esto, explicó que no existe actualmente “un problema de ley, las penas en Chile son altísimas para este tipo de delitos” y se le puede juzgar con la legislación común, “tenemos un problema serio con las investigaciones que han sido pocos serias como lo fue el llamado ‘caso bombas’”, expresó.

La Ley Antiterorrista es una de las herencias de la Dictadura que sirvió para perseguir a los opositores de Pinochet, se debe recordar sin embargo que los gobiernos pos dictatoriales también la han invocado, especialmente en el caso de comuneros mapuche y supuestos “anarquistas” vinculados a actos denominados como “terroristas”.

El presidente de la comisión de Derechos Humanos, diputado PC, Hugo Gutiérrez, recordó que las policías de investigaciones y Carabineros afirmaron que en Chile no existen asociaciones terroristas, por ello sostiene que no se justifica tener una ley de carácter antiterrorista.

El diputado comunista se refirió a las demoras que ha sufrido el proyecto que pretende modificar la actual normativa.

“La propuesta que quiere hacer el Ejecutivo, es una propuesta que sea contundente, que sancione con claridad las conductas que pretende sancionar. Ahora si el Gobierno se quiere esmerar en hacer algo contrario a lo que sugirió la comisión que se encargó de ver el tema de una eventual legislación terrorista es obvio que se demoren más del tiempo necesario, dado que tienen que buscar a gente que concuerde con lo que ellos quieren que se hagan que es una legislación terrorista que se llame como tal”.

Según los especialistas, las teorías y el derecho comparado moderno establece claramente que el delito terrorista es aquel que se estructura en organizaciones ilícitas que tienen un carácter terrorista y cuya finalidad es atentar contra el ordenamiento jurídico democrático, en consecuencia, a juicio de los abogados, una conducta aislada por muy devastadora que sean sus acciones, no entraría en la tipificación de las leyes.