Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

La música de Japón llega a Santiago de la mano de la Orquesta Sinfónica

Yuki Kakiuchi dirigirá a este fin de semana a la agrupación, que interpretará el "Réquiem para cuerdas" de Toru Takemitsu, además de obras de Ralph Vaughan Williams y Richard Strauss.

Diario Uchile

  Martes 4 de noviembre 2014 16:39 hrs. 

Gana invitaciones dobles para la función de este VIERNES 7 contándonos por qué quieres asistir al concierto. Escribe a diarioruch@gmail.com con tu NOMBRE y TELÉFONO.

GANADORES: Hugo Gallardo, Marianela Soto y Patricio Calderón.

El destacado director japonés Yuki Kakiuchi debutará en Chile con el concierto número 20 de la Temporada Oficial de la Orquesta Sinfónica de Chile.

En la oportunidad se estrenará el Réquiem de Cuerdas del compositor japonés Toru Takemitsu, obra que lo dio a conocer y que fue elogiada por Igor Stravinsky. Completan el programa la Fantasía sobre un tema de Thomas Tallis, de Ralph Vaughan Williams, y dos obras de Richard Strauss: la Serenata para vientos Op. 7 y el famoso poema sinfónico Don Juan.

Las presentaciones se realizarán el viernes 7 y sábado 8 de noviembre, a las 19:40 horas, en el Centro de Extensión Artística y Cultural de la Universidad de Chile (CEAC), ubicado en la Plaza Baquedano.

El joven director Yuki Kakiuchi estudió dirección de orquesta con Leopold Hager en la Universidad de Viena. Perfeccionó sus estudios en la Academia Chigiana, en Siena, con Gianluigi Gelmetti, así como también estudió en el Festival de Música de Riva del Garda (Italia) con Izaac Karabtchevsky y en Vaasa (Finlandia) con Jorma Panula.

Durante 2007 y 2008 estudió en forma intensiva, tanto en Japón como en Viena, con Seiji Ozawa: “El me enseñó la forma de comunicarme y controlar la orquesta de manera tan precisa como uno controla su cuerpo. Decía: la técnica de dirección de un maestro la da cada intérprete, ninguna posibilidad de tocar lo que no se quiere”.

Kakiuchi -ganador del concurso internacional de Besancon 2011 para jóvenes directores- ha dirigido, entre otras, a la Orquesta Filarmónica de Bruselas, la Orquesta Filarmónica de Tokio y la Orquesta Filarmónica de San Petersburgo.

Además, el director se manifestó especialmente a gusto por dirigir dos piezas de Richard Strauss, “un compositor muy especial para mí, ya que lo estudié en Viena durante mucho tiempo y su música llegó a ser muy importante para mí”.

Toru Takemitsu exploró los principios de la composición musical propios de la música clásica occidental y la tradición musical japonesa, tanto por separado como en combinación. Fue básicamente autodidacta en música, aunque estuvo muy influenciado por la música clásica francesa, en particular por la de Claude Debussy y Olivier Messiaen.

Su Réquiem para cuerdas, compuesto en 1957, estuvo inspirado por la muerte de su amigo y colega, el compositor Fumio Hayasake. Está escrito en un movimiento,muy íntimo, pero con inmediato poder de comunicación. La obra se hizo conocida luego que Igor Stravinski la elogió públicamente después de escucharla por error, ya que se traspapeló entre un grupo de piezas que el autor de la Consagración de la Primavera tenía que escuchar.

Entradas desde $6.000 general y desde $2.000 estudiantes en boletería del CEAC o a través de daleticket.cl +Info www.ceac.uchile.cl.