Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 7 de diciembre de 2021

Escritorio MENÚ

Fernando Paulsen renuncia a radio ADN por despido de dirigente sindical

La dimisión de una de las voces más conocidas de radio ADN en apoyo al periodista y dirigente sindical Juan Guerra, se suma a la presentada con anterioridad por el director Pablo Aranzaes, que dejaron a la emisora en una situación incierta ante la posibilidad que más periodistas presenten su renuncia en solidaridad con Guerra.

Andrés Ojeda

  Lunes 10 de noviembre 2014 20:57 hrs. 
Paulsen 2


“El despido de Juan Guerra generó un problema al interior de la radio porque se hizo desde la Gerencia sin consultar al director de la radio ni al director de prensa lo que evidentemente produjo un vació de poder”, explicó el presidente del Sindicato de Radio ADN Claudio Silva, la que sería una de las razones principales de la renuncia del periodista Fernando Paulsen que comunicó que desde el mes de diciembre dejará de trabajar para una de las 11 radioemisoras que controla el grupo Ibero Americana Radio Chile.

Así, la situación dentro de ADN se hizo más compleja y ocasionó la salida del Director de la emisora Pablo Aranzaes quien dejó su cargo, el que pasó al periodista Carlos Costas que ha generado resquemor dentro de la radio por considerarlo alguien que representa los intereses de la empresa. Así lo definió Claudio Silva: “Carlos tuvo una reunión con el equipo periodístico, yo no fui, pero todas las versiones que se repitieron entre los asistentes fue que el director dio una visión bastante empresarial, dijo que él iba a hacer la empresa y que las discusiones se iban a medir con el ranking de la encuesta y sostuvo que ni la empresa era mala ni el sindicato el bueno, un discurso similar al de la gerencia”, indicó el dirigente.

Esta situación, agregó el presidente del Sindicato de ADN, era prevista por los cuestionamientos que gira en torno a la decisión de la gerencia de despedir a Juan Guerra pero con ello la figura periodística de Carlos Costas, queda en un segundo plano, puntualizó Silva.

En este escenario, la semana pasada el sindicato se reunió con la empresa en la Dirección del Trabajo en el marco de la conciliación por el caso del periodista del área de educación y secretario general del sindicato Iberoamérica Radio Chile, Juan Guerra, situación a la que la empresa se negó: “Nosotros habíamos apostado porque él se integrará (Juan Guerra) y poder como sindicato calmar un poco las aguas al interior de ADN y convencer a Fernando Paulsen u otras personas de no irse de la radio, pero la empresa no estuvo disponible para esa situación que lamentamos mucho, lo que nos obliga a iniciar un proceso de demanda que vamos a presentar lo más rápido posible y no podemos frenar lo que sucede con Fernando Paulsen”, indicó el representante sindical.

Decisión que comunicó el mismo periodista de forma oficial, y que sostuvo se aceleró por el despido de Juan Guerra, pero enfatizó que tiene dos razones: la primera es una reevaluación del trabajo en periodismo de contingencia, que viene haciendo hace bastante tiempo el profesional y la segunda, como definió Paulsen, se trata de un acelerador o detonante que fue la petición de renuncia a Juan Guerra, que es calificado por Fernando Paulsen “como el mejor periodista de la radiofonía nacional”. Esto lo llevó a cuestionar la decisión de la gerencia y conversar con la dirección de la radio, y de ahí a tomar la decisión de definirse y “no darle más vueltas a mis asuntos”, concluyó el comunicado del periodista.

Con estos antecedentes, el presidente del Sindicato Claudio Silva, valoró la decisión que tomó el comunicador que dejará su trabajo luego de 15 años: “Valoramos eso sí lo que hizo Fernando, que es un respaldo a Juan que es un gran profesional, pero también un respaldo a la ley porque lo que estamos haciendo aquí que un medio de comunicación que está vulnerando las leyes, con qué facultad podría comentar esas situaciones pensando que en Chile vamos a comenzar el debate de las reformas laborales”, subrayó Silva.

Ahora el clima que quedó no es óptimo, debido que la empresa no se esperaba este tipo de reacción que podría ocasionar nuevas salidas, a la espera que la empresa que pertenece al grupo PRISA dé marcha atrás y revise las posturas tomadas, situación que ven con dificultad al interior del Sindicato.