Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Área de Libre Comercio promovida por APEC plantea desafíos en materia productiva y salarial

Si bien se reforzaron los compromisos comerciales entre China y Chile, los analistas plantean la necesidad de incrementar el valor agregado de la canasta exportadora, potenciar el capital humano y crear industrias que generen buenos salarios, para destacar en un entorno globalizado y cada vez más competitivo.

Javier Muñoz

  Miércoles 12 de noviembre 2014 19:51 hrs. 
epn-apec-02


La visita de la presidenta Michelle Bachelet al Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (Apec), realizado en China, concluyó dejando patente el compromiso de fortalecer los lazos económicos y vinculación entre ambos países.

Además, junto a los otros 20 miembros del organismo de cooperación multilateral, hubo consenso para apoyar la iniciativa del presidente Xi Jinping, de crear un Área de Libre Comercio, que incluiría a todos integrantes del foro.

Michelle Bachelet en Asia

Michelle Bachelet en Asia

Si bien el impulso del país asiático ha sido catalogado como una forma de hacer frente al Acuerdo Transpacífico donde Estados Unidos buscaría disminuir la influencia de China en el comercio mundial, este país sigue siendo nuestro primer socio comercial, principalmente como importador de cobre.

Chile ha sido vanguardista en la región y el próximo año se cumplirán 45 años del inicio de las relaciones bilaterales con el gigante asiático, posicionándolo como un posible líder en las relaciones China- América Latina, pero otros países del continente también se fortalecen como es el caso de México y Perú.

La directora del Centro Asia Pacífico de la Facultad de Economía de la Universidad Diego Portales, Julie Kim advierte que en la relación, nuestra dependencia es mucho mayor que la que China posee con Chile, por lo que los desafíos que se vienen de aquí en adelante serán no perder el liderazgo que se ha ganado frente al resto de la región.

Julie Kim

Julie Kim

“Tiene que ver con buscar sectores de innovación de agregación de valores a sectores tradicionales en los que tenemos ventajas competitivas como lo son agroalimentos, sofisticar la exportación de frutas, vinos y ojalá saltar hacia servicios el turismo por ejemplo. Que son áreas donde el día de hoy Chile cuenta con recursos y factores naturales de competitividad en nuestro país pero que aún no hemos logrado explotar a cabalidad”.

La dependencia de Chile con la exportación de cobre sigue siendo la principal deficiencia de la economía nacional, menguando la capacidad de la economía interna, que sea diferente al metal rojo, de tomar un liderazgo. Convertirse en un país que pueda competir a nivel internacional, frente a nuevos tratados de libre comercio tendría como principal desafío generar valor agregado, potenciando el capital humano.

El académico de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibañez, Juan Carlos Wlasiuk, explica que si el país entrará en una mayor competencia debe revisar cuales son las áreas a las que agregar valor agregado, incluyendo el cobre y potenciar la creación de nuevas industrias a partir de la innovación, pero cuidando la entrega de buenos salarios.

“Es parte del desafío, encontrar un lugar en un nuevo contexto internacional, cuáles son las industrias que Chile puede desarrollar generando trabajos de calidad y con trabajos de calidad me refiero a trabajos de alta productividad que permitan pagar salarios altos, no con trabajos de salarios bajos. Porque ahí vamos a perder de todas maneras, socialmente y siempre va a haber un país en Asia con el cual no vamos a poder competir, sea China, Vietnam , Filipinas. Siempre va haber alguno que tenga salarios menores y tampoco uno quiere competir en esos términos. Eso a la larga va a tener un impacto importante en la distribución del ingreso que es uno de los grandes desafíos de Chile en este momento”, explicó.

Un desafío importante en cuanto Chile se ha caracterizado por ser uno de los países con mayor diferencia en el ingreso y uno de los que tiene el sueldo mínimo más bajo dentro de la OCDE.

En contraste, frente a la integración regional los analistas explican que si bien la importancia que Chile le da a esta área de comercio no lo excluyente frente a las organizaciones comerciales a las que pertenece en América Latina, como el Mercosur. Estos sectores se podrían ver incluso beneficiados por la competencia que se generaría con los países de Asia, pero que la estrategia serviría a la pequeña y mediana empresa. Así lo asegura Lorena Oyarzun del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile.

“En este caso con Chile tal vez lo interesante es ver cómo podrían beneficiarse las pequeñas y medianas empresas que pueden agregar mayor valor a sus productos y que les sería más conveniente negociar con países latinoamericanos que están en estado de desarrollo más similares en vez de ir a competir a China”.

Así las opciones para obtener un mejor desempeño son varias pero pareciera que será determinante hacer cambios profundos en el desarrollo de las industrias locales para poder competir en el exterior.

La presidenta Michelle Bachelet, debería retornar mañana cerca del mediodía a Santiago.