Diario y Radio U Chile

Año XI, 15 de septiembre de 2019

Escritorio

Organizaciones critican al Gobierno por dejar “la puerta abierta” a Pascua Lama

Esta semana se han producido anuncios de cambios y reestructuraciones por parte de la compañía canadiense Barrick Gold que busca viabilizar el proyecto minero Pascua Lama. La llegada de nuevo personal y las estrategias que ha adoptado la firma son vistas con recelo por ambientalistas y las comunidades afectadas, quienes reiteran que la iniciativa aurífera binacional es “inviable”.

Paula Correa

  Viernes 14 de noviembre 2014 14:39 hrs. 
Pascua-Lama-10

El Ingeniero en Minas y ex vicepresidente de proyectos de Codelco, Sergio Fuentes asumió este jueves el cargo de director ejecutivo del Proyecto Pascua Lama con la finalidad de “desarrollar un robusto plan de ejecución” para las actividades de construcción pendientes.

En un comunicado, la compañía expresó que la decisión de retomar las obras “se basará en una mejoría de las condiciones económicas para el proyecto, tales como costos futuros, las perspectivas para el precio de los metales y una menor incertidumbre asociada a asuntos legales y otros requerimientos regulatorios en Chile”.

Mientras, el director ejecutivo, Eduardo Flores señaló en los medios que espera viabilizar la iniciativa ubicada en la provincia del Huasco, región de Atacama y que hoy está paralizado.

Esto incluye por el lado técnico contar con un nuevo sistema de manejo de aguas, clave para cumplir con la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) y, por el lado social, establecer un nuevo trato con las comunidades diaguita del Valle, a través de un Memorándum de Entendimiento que contaría, según Flores, con el respaldo del 70 por ciento de la población.

La Ministra de Minería, Aurora Williams, afirmó que es “apropiado” que Barrick tome este desafío, pero que para que el gobierno apoye o potencie la iniciativa ésta debe contar con algunos requisitos:

“Una de las características es que esté con su resolución de calificación ambiental aprobada y otra es que, efectivamente, no tenga inconvenientes con otros poderes del Estado, lo que no es el caso de Pascua Lama, que además tiene un tema con la comunidad. Desde ese punto de vista deben hacer un esfuerzo importante por resolver estos temas antes de que se puedan dar las facilidades del caso”, afirmó la Ministra.

La Secretaria de Estado añadió que las facilidades que está dando el gobierno a algunas iniciativas, buscan acelerar trámites de carácter administrativo, pero que no claudicarán en asuntos tan importantes como los ambientales o relacionados con la salud de la población, También descartó la posibilidad de flexibilizar la consulta indígena.

Pese a esto, Constanza San Juan, de la vocería de la Asamblea por el Agua del Huasco Alto, manifestó su molestia con las autoridades por dejar “una puerta abierta” a una empresa que “demostró ser criminal al no importarle desechar aguas contaminadas abajo del Río Estrecho, de donde bebe gente aún que no tiene agua potable”.

Además, indicó que la Secretaria de Estado se contradice con lo que dijo en reunión, cuando aseguró que el gobierno cumpliría con la disposición que estipula que ningún proyecto que no cumpla la RCA y no tenga la licencia social puede seguir adelante.

Desde la comunidad Diaguita Patay Co, el dirigente Rubén Cruz reconoció que Barrick Gold está realizando reuniones sectoriales, pero en ellas le está mintiendo a la población, ofreciendo un trabajo totalmente inestable, logrando un acercamiento mediante el soborno a algunos dirigentes locales, comportamiento que ya han denunciado a diversos medios y que ha dividido a las comunidades.

En la actualidad está pendiente el fallo por un recurso de casación ante la Corte Suprema que decidía si las sanciones que impuso la Superintendencia son insuficientes, lo que puede implicar una multa mayor o incluso la revocación de los permisos. También la demanda por daño irreparable a los glaciares ante el Tribunal Ambiental.

Por estas razones, el director de Greenpece Chile, Matías Asun, afirmó que esto responde a una maniobra comunicacional.

“Es típico de las empresas con pésimas prácticas salir a hacerse autobombos para parecer más amables previo a un juicio que, la verdad, tiene que definir si le revoca sus permisos ambientales a una empresa que se ha caracterizado, y que Chile, además, la reconoce, como una de las peores empresas ambientales de nuestra historia”, afirmó y añadió: “Barrick (Gold) lo que está haciendo es una operación comunicacional para hacernos creer que ahora, por tercera vez, se van a comportar como niños buenos y van a respetar una ley que, sistemáticamente, han desconocido”.

Para el ambientalista “lo que queda de relevancia, no sólo en las declaraciones de la gerencia, sino que también en la de las autoridades es que Barrick jamás debió haber tenido un permiso ambiental para operar en la zona”.