Diario y Radio U Chile

Año XI, 19 de octubre de 2019

Escritorio

El balance que hacen los partidos a un año del triunfo de la Nueva Mayoría

La evaluación considera la baja de la Presidenta Michelle Bachelet en las encuestas y las pugnas internas entre “cocinas” y tensiones por la implementación de las reformas. También pesan los más recientes episodios que protagonizó el PC y la falta de un liderazgo que asegure el triunfo en las próximas elecciones presidenciales.

Sandra Trafilaf

  Domingo 16 de noviembre 2014 19:55 hrs. 
nueva-mayoría-620x330

La medición que realizó la Encuesta Adimark en octubre ubicó la popularidad de la Presidenta Michelle Bachelet en un 45 por ciento, bajando dos puntos respecto del mes anterior. La desaprobación, en tanto, aumentó hasta un 47 por ciento.

Estos datos, en medio de un balance, no son optimistas para la Nueva Mayoría. Por ello, el presidente del PS, Osvaldo Andrade, anunció una reunión ampliada para el 1 de diciembre, donde el pacto político fijará su hoja de ruta general.

La preocupación central es cautelar la existencia del conglomerado, su desarrollo y también su proyección. A juicio de algunos parlamentarios del bloque oficialista, las pugnas y controversias que han sostenido a través de los medios de comunicación impactaron de forma negativa en la ciudadanía.

La llamada hoja de ruta general revisará cada una de las iniciativas impulsadas desde el Ejecutivo. En este contexto, fuentes de la Nueva Mayoría precisaron que no se puede caer en la tentación de la polémica cotidiana, que solo pone los énfasis en las diferencias.

La Alianza, en su balance, profundizó en los temas de seguridad ciudadana, explicando que el temor, la delincuencia, la violencia y el terrorismo es lo que más afecta a la población, y que eso se reflejaría en las encuestas de victimización. Para avanzar en estas materias, la UDI propuso al ministro de Interior, Rodrigo Peñailillo, estudiar más de 20 proyectos de ley que están en el Congreso.

El senador Juan Antonio Coloma sostuvo que desde hace un año el país ha tenido un retroceso, acusando al Gobierno de Michelle Bachelet de improvisación y estatismo.

En materia económica, a su juicio, el país está estancado, con un déficit en empleos y alzas en el costo de la vida que tienen un impacto directo en el endeudamiento de los chilenos.

Tomando en consideración los reveses que ha sufrido la Nueva Mayoría, el presidente del PS, Osvaldo Andrade, llamó a ampliar la coalición para lograr una mejor competitividad en las próximas elecciones municipales: “En opinión del PS no está cerrada la posibilidad de ampliar los márgenes de la Nueva Mayoría, es un esfuerzo que se puede hacer en el centro y también se puede hacer en la izquierda. En consecuencia, no descarto llegar a muy grandes acuerdos para derrotar a la derecha en todo el país”, advirtió.

“Quiero recordar que en el primer pleno del PS, hace cuatro años, señalamos que la aspiración del partido, en su perspectiva estratégica, era avanzar en un entendimiento desde el PRI hasta el PRO. No hemos cambiado de opinión, a pesar de que en la ocasión no nos fue muy bien”, añadió.

El secretario general del Partido Progresista (PRO), Camilo Lagos, coincidió con el diputado Andrade, en el sentido que se requiere una gran alianza para impulsar las reformas que el país necesita.

Sin embargo, precisó que se necesitan tres principios básicos: un programa común, el diálogo entre las directivas y primarias para todos los cargos. “Frente a esas tres consideraciones vamos a estar siempre abiertos a un diálogo, porque creemos que las reformas requieren de la más amplia convergencia de las fuerzas progresistas y de izquierda en Chile. Lo hemos planteado en la discusión sobre la ampliación de un nuevo espacio político. No estamos por sumarnos a la Nueva Mayoría, eso implica no solo el PRI y el PRO, sino también la DC, el PS, el PPD, el Partido Humanista, la Izquierda Autónoma, Revolución Democrática, todas las fuerzas que hoy están en función de las grandes transformaciones que Chile requiere”, explicó.

En el resto de los partidos que integran la Nueva Mayoría, si bien creen en la proyección del pacto más allá del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, han planteado la necesidad de redefinir acuerdos y velar por la coherencia, avanzando en la institucionalización del bloque, asegurando que el pacto está llamado a gobernar por varios periodos.