Diario y Radio U Chile

Año XII, 1 de junio de 2020

Escritorio MENÚ

Comisión de DD.HH. de la Cámara plantea abolir la pena de muerte del Código de Justicia Militar

Los integrantes de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara ingresaron una moción para derogar de forma efectiva la pena de muerte que aún permanece vigente en el Código de Justicia Militar. Los parlamentarios explicaron que dicha institución no ha sufrido modificaciones estructurales que le permitan evolucionar junto al desarrollo del Derecho Internacional, las normativas en Derechos Humanos y el derecho penal militar, como sí lo han hecho en otros países.

Sandra Trafilaf

  Martes 2 de diciembre 2014 20:47 hrs. 





El Código de Justica Militar fue criticado por los parlamentarios de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara, quienes destacaron las diversas denuncias que ha recibido por la vulneración al debido proceso, agregando que es una institución que debiese ser eliminada, pues se trata de tribunales que dicta fallos parciales, que afectan el derecho.

La vigencia de la pena de muerte en las cortes militares se explicó como uno de los vacíos propios de la llamada transición a la democracia. La modificación del Código Penal, que reemplazó la pena de muerte por presidio perpetuo, no fue considerada por los militares, quienes mantuvieron la medida para ser aplicada “en tiempos de guerra y en casos de conflictos armados sin carácter internacional”.

Los parlamentarios fundamentaron su moción sosteniendo que la labor de protección de los Derechos Humanos, y el cumplimiento de los tratados internacionales es una tarea pendiente en Chile, y esto se agrava cuando las cortes militares consideran como estado o tiempo de guerra, no sólo cuando ha sido declarada oficial y legalmente, sino también cuando se decreta la movilización para una guerra, sin necesidad de contar con una declaración formal.

El presidente de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara, Hugo Gutiérrez (PC), recordó que más de cien personas fueron fusiladas por resolución de los Consejos de Guerra, que se constituyeron de manera ilegal con posterioridad al golpe de Estado.

El legislador comunista declaró que la vigencia de esta normativa no se corresponde con los estándares internacionales: “Creo que el proyecto que he presentado y que pretende la eliminación de la pena de muerte en el Código de Justicia Militar, es para que hablemos derechamente que en Chile no existe la pena de muerte. Pareciera que es muy propio de nosotros hablar de derogación de la pena de muerte cuando en Chile sigue vigente, en un área de la jurisdicción que es complicado, tal cual como lo señalo, es en la Justicia Militar, donde más se ha aplicado”.

El ex ministro Alejandro Solís consideró que la moción es coherente con la decisión del Estado de suscribir los tratados internacionales en materia de Derechos Humanos.

“Si años atrás se derogó la pena de muerte para los delitos del Código Penal, con mayor razón debieron haberlo hecho respecto del Código de Justicia Militar. Me parece coherente con lo que resolvió el Estado chileno hace 10 o 15 años atrás”.

El abogado defensor de Derechos Humanos, Nelson Caucoto, sentenció que Chile necesita abolir de manera efectiva la pena de muerte para responder a los tratados internacionales: “La pena de muerte sigue vigente para los delitos que están en la Justicia Militar y es indudable que Chile no ha cumplido en integridad el compromiso de abolirla, como lo hizo respecto de todos los delitos en el marco de la justicia ordinaria. Estamos en deuda, y esa deuda pienso que a través de esa moción parlamentaria va a tener que saldarse, porque yo no sé si hay alguien en este país que pueda ser partidario de la pena de la muerte”.

Respecto de las razones que determinaron que la abolición de la pena de muerte no afectara al Código de Justicia Militar, los expertos y abogados de Derechos Humanos destacaron que predominó el criterio militar, quienes han estimado que su código tiene características especiales respecto del resto de la sociedad chilena.

Si esta propuesta se acoge, ingresaría para la discusión y posterior votación parlamentaria que no necesita un quórum especial. Los diputados se mostraron optimistas de contar con una tramitación rápida y expedita.