Diario y Radio U Chile

Año XII, 31 de octubre de 2020

Escritorio MENÚ

Cepal respalda reformas Tributaria y Educacional

América latina y el Caribe creció un 1,1 % en 2014 y se espera un crecimiento del 2,2% para el 2015 debido a la desaceleración económica europea y china que son los principales receptores de las materias primas del continente. Escenario complejo que dejó a Centroamérica como la subregión que más creció en el 2014 en comparación con América Latina que vio como las economías más grandes como Brasil y Argentina fueron las más volátiles.

Andrés Ojeda

  Martes 2 de diciembre 2014 19:46 hrs. 
cepal21





El balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe elaborado por la CEPAL indicó que la región creció un 1,1% en el 2014 siendo el crecimiento más bajo desde el 2009.

El desempeño de países a nivel regional demostró un gran heterogeneidad entre sus subregiones siendo América Latina la que menos expandió su Producto Interno Bruto, un 0,7% en comparación con el 3,7 que tuvo Centroamérica.

Estos resultados fueron explicados por la desaceleración de la economía china y la europea. La primera porque está modificando su política hacia lo interno y la segunda debido a los recortes de algunos países de la zona euro, como fue el caso de Grecia.

Estos antecedentes colocan a Chile en un contexto de desaceleración económica complejo, dado por factores externos que se vienen desde el 2013, según lo indicó la Secretaria General de la Cepal, Alicia Bárcena.

“Ahorita se está atravesando quizás uno de los momentos más complejos porque estamos ante la caída de los precios de las materias primas, estamos ante la desaceleración de China y Europa, estamos en una situación mundial muy compleja. Sin embargo yo veo que nuestra región de alguna manera está buscando creativamente como salir de esta desaceleración y como apuntalar las economías para retomar el crecimiento más sostenido y con mayor igualdad, de verdad que eso no es menor”, explicó la experta.

En este marco, Alicia Bárcena valoró el refuerzo de la inversión pública, la ejecución del presupuesto 2014, las reformas educacional y tributaria como forma de empujar la economía chilena hacia el crecimiento.

Sin embargo, la Secretaria General, indicó la necesidad de que Chile aproveche la confianza internacional que ha ganado durante los años y se empujen reformas profundas para que no solo dependa de los beneficios que entrega la producción del cobre

“Yo debo decir, Chile es un país con mucha credibilidad externa. Es decir, si ustedes lo comparan con el país que ustedes quieran, Chile tiene instituciones, tiene marcos legales, tiene un Estado de derecho, tiene una estabilidad que es muy respetada. Es un país que requiere una reforma profunda porque no puede depender solo del cobre, tiene que expandir su estructura productiva, tiene que expandir sus capacidades humanas para abordar otros campos económicos”, sostuvo.

El llamado de la Cepal es a que Chile integre a su matriz productiva el desarrollo de las energías renovables pensando en convertirse en productor a nivel regional, fortalecer la educación técnica y apuntalar la inversión pública y privada.

En tanto, el economista, Juan Guillermo Espinoza, analizó el informe de la Cepal y coincidió en la mayoría de los resultados pero indicó que si la expansión de la actividad energética se hace manteniendo la lógica del Estado Subsidiario solo se reducirán los costos en la producción de la energía.

“Esos son factores que alivianan los costos de producción y que atenúan, no cabe duda, el consumo nacional de energía. No son grandes creadores de fuerzas productivas con empleos nuevos y que permitan una mejor distribución del ingrese dentro del país, que es lo que más se necesita con el tiempo que viene”, concluyó.

Tiempos que continúan siendo complejos debido a que Europa sigue en un proceso de recuperación económica y China enfocado en su mercado interno, bajando su crecimiento a un 7%.

Esta situación deja a la región con un crecimiento que será del orden de un 2,2 % para este 2015 que afectará particularmente a los países exportadores de hidrocarburos y de minerales que afecta directamente a Chile donde el crecimiento será solo del 3% y no del 3,6% como dijo el Gobierno.