Diario y Radio U Chile

Año XIII, 14 de mayo de 2021

Escritorio MENÚ

Hospital Regional de Puerto Montt: Un nuevo centro de salud al borde del colapso

La falta de personal y de recursos en el Hospital Regional de Puerto Montt gatilló la posible renuncia de 40 médicos de urgencia, lo que mantiene en alerta a las autoridades. No es la primera vez que se anuncian desvinculaciones masivas en el sistema público de Salud, éstas se han dado a lo largo de todo el país.

Paula Correa

  Miércoles 3 de diciembre 2014 13:29 hrs. 
hospital-de-puerto-montt


A finales de diciembre podría concretarse la renuncia de los médicos de urgencia del Hospital Regional “Doctor Eduardo Schultz” en Puerto Montt. Amenaza que se concretará si las autoridades no inyectan recursos, contratan al personal comprometido y habilitan los pabellones necesarios para superar el colapso que, diariamente, se vive en el recinto y que ha significado que los usuarios superen las 12 horas de espera.

Recordemos que en octubre los trabajadores se trasladaron a este nuevo Hospital que, según se dijo, contaría con mayores recursos. Sin embargo, no se han aprobado los decretos de las contrataciones que fueron anunciadas. Además, sólo se han habilitado cinco de los nueve pabellones comprometidos.

Por esto, desde este 20 de noviembre está en paro el servicio de medicina del hospital, movilización a la que ahora se suma la advertencia de los médicos, quienes exigen mejoras inmediatas, en caso contrario, ya anunciaron sus renuncias.

Los profesionales entregaron un petitorio a la jefatura del recinto, pese a ello han preferido mantener el silencio, haciendo todas las gestiones por los conductos regulares de la entidad.

Sin embargo, los funcionarios se refirieron al tema. Así lo hizo saber la Presidenta de la Asociación Regional de Trabajadores de FENATS (Federación Nacional de los Trabajadores de la Salud), Hospital Puerto Montt, María Angélica Loncón.

“Nos venimos para el nuevo edificio sin tener el total de personal contratado, vale decir nos faltaba la segunda y tercera del proceso. Por eso, hay un déficit de funcionarios pero, aparte de eso, la cuota que se ideo originalmente ya se quedó corta. Principalmente es un tema de falta de recursos humanos, hay habitaciones que están cerradas justamente por eso. Hoy día el punto negro es urgencias”. A juicio de la representante de los trabajadores siguen “con los mismos problemas que tenían antes”.

Por su parte, el director del Hospital, Carlos Bustamante, reconoció que existe una sobrecarga de trabajo en dicho servicio, indicando que la prioridad de la jefatura es bajar la presión que se vive en urgencias.

Por su parte, Federico Venegas, director del Servicio de Salud de la zona de Reloncaví, afirmó que han acogido las inquietudes de los profesionales, por lo que esperan que la fuga de trabajadores no se concrete.

Para la autoridad, lo más importante es transmitirle calma a la ciudadanía: “Los pacientes que no son de gravedad serán atendidos en los SAPUS y los de mayor gravedad, en urgencias, porque el Hospital recibe los pacientes y los atiende por gravedad, no por orden de llegada”, confirmando las funciones que se siguen realizando.

Además, Venegas anunció que esta semana arribará una comisión del Ministerio de Salud, con la que también se podrá evaluar el escenario.

Según las autoridades, este conflicto estaría ad portas de la solución. Sin embargo, lo que más preocupa a las esferas de la salud es que las renuncias masivas de médicos se han repetido en otros escenarios. Por ejemplo, cuando en el Hospital Padre Hurtado se fueron más de sesenta médicos para exigir mejoras laborales.

En el norte del país renunció la totalidad de los trabajadores del Hospital Regional del Huasco y en el sur si bien hoy es el turno Puerto Montt, antes lo fue en diversas ciudades de Chiloé.

Para Camilo Bass, Presidente de la Agrupación Nacional de Médicos de Atención Primaria, el problema pasa por la privatización de la Salud cuando la mayoría de los médicos en Chile trabaja para el mundo particular, donde se atiende menos del 20 por ciento de la población.

“Han primado intereses ocultos, que ya no son tan ocultos, como el financiamiento de las campañas y claramente, durante mucho tiempo en nuestro país se han estado tomando decisiones sin que conozcamos realmente las motivaciones que hay detrás”, afirmó.

Bass añadió que la clase política debe entender que el país cambió, que hay derechos propios de la ciudadanía que no están garantizados y que se debe avanzar para allá, además indicó que  “la fórmula de más mercado para todo no funcionó en este caso”.

Finalmente, el profesional afirmó que es responsabilidad también de la ciudadanía el exigir que se cumplan sus derechos fundamentales e involucrarse activamente en la toma de decisiones.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.