Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 27 de noviembre de 2022

Escritorio

Enríquez Ominami: “Los mismos que llamaron a votar por Michelle Bachelet hoy no la apoyan”

El ex candidato presidencial criticó el cómo diversos personeros de la Nueva Mayoría no apoyan a la Presidenta. Respecto del futuro de la centro izquierda, el líder progresista considera necesario crear un nuevo referente más amplio, que incluya a todos los sectores que, actualmente, son críticos del status quo, incluida la Democracia Cristiana.

Claudio Medrano y Andrés Ojeda

  Jueves 18 de diciembre 2014 16:06 hrs. 
Marco Enríquez-Ominami

Compartir en

Luego de los acercamientos que el líder del PRO, Marco Enríquez Ominami ha sostenido con diversos sectores pertenecientes a la Nueva Mayoría y del mundo independiente, el ex candidato presidencial conversó con Radio Universidad de Chile acerca de las razones que lo impulsan a llevar a cabo estos diálogos.

Recordemos que el presidente de la Fundación Progresa se ha reunido en los últimos meses con figuras como el diputado Giorgio Jackson (RD), el senador Fulvio Rossi (PS), el presidente del MAS, Alejandro Navarro y el líder del PPD Jaime Quintana. Antes ya había sostenido citas con el mandamás del PS, el diputado Osvaldo Andrade, quien en su momento afirmó que ve con buenos ojos la llegada de Marco Enríquez y el PRO a la Nueva Mayoría.

En ese sentido, el líder progresista estableció las directrices de su colectividad y el propósito de los acercamientos con figuras del oficialismo.

Durante este año se ha reunido con diversos personeros, de la Nueva Mayoría y de otros sectores como Revolución Democrática. ¿Hacia dónde apuntan esos acercamientos? ¿Se busca establecer alianzas políticas o está efectuando una especie de sondeo?

Nosotros estamos convencidos que para continuar el proceso de reformas y profundizar los cambios que Chile necesita, se requiere, para el futuro, de una base política, cultural y social más ancha, ya que los partidos políticos que existen en la actualidad no son suficientes. Se requiere del movimiento social, pero también ir más allá de las fronteras del Partido Progresista o de las fronteras de la Nueva Mayoría. Hay que construir diálogos para establecer pisos mínimos de confianza donde podamos conversar, debatir, pero también apoyar las reformas. Nosotros hemos propuestos dos cosas: primarias para todos los cargos, sin letra chica, y juntos avanzar en ese debate que significa dialogar con todas las fuerzas vivas, las más y las menos organizadas, pero con todas y todos, construir una relación desde ahora y no esperar las elecciones para conocerse.

¿A quiénes considera dentro de este nuevo movimiento?

Se debe trabajar en una Nueva Mayoría de centro izquierda, una mayoría ciudadana, construir una verdadera fuerza alternativa a los conservadores y esta fuerza supone a la Nueva Mayoría por cierto, supone a la DC, supone a Revolución Democrática,  a todos los que se consideran críticos del status quo.

¿Es la Democracia Cristiana la gran responsable del resultado que han tenido algunos proyectos del Ejecutivo?

Yo creo que la Democracia Cristiana está comprometida con el proceso reformador, con el fin de la selección de alumnos, con la Reforma Tributaria. Lo que pasa es que algunos senadores de ese partido quieren jugar el papel de conservadores o aparecer marcando una agenda. Mientras se apruebe el grueso de las reformas, me parece que lo demás es parte del sano debate democrático. Lo que no me gusta es que los mismos que llamaron a votar por Michelle Bachelet hoy no la apoyen, me parece que eso es una falla, pero es algo que no se ve solamente en algunos parlamentarios de la falange, sino también dentro de los otros partidos de la Nueva Mayoría hay gente que pidió votar por ella y hoy la bloquea. Esto me parece que es improcedente e injusto.

¿Lo decepcionó el proyecto de ley de financiamiento de los partidos?

Es un proyecto de ley insuficiente, en tanto no resuelve bien el tema del pluralismo en la democracia. Financiar partidos no es solo financiar un grupo humano, es financiar el pluralismo. Financiar la democracia no es solamente financiar elecciones, es financiar el debate público, por eso hay un canal público, por eso hay empresas públicas, por eso hay carreteras públicas, transporte público, educación pública. Bueno, la política es parte de lo público y hay que desprivatizarlo. No puede ser que el que tenga más plata tenga más éxito en la política, es una propuesta insuficiente.

Nosotros tenemos una alternativa, uno de los elementos fundantes de nuestra propuesta es que se vincule el financiamiento a las primarias, el que las hace debe recibir financiamiento y el que no, no debería acceder a este beneficio por una razón muy simple, porque no da lo mismo cómo se seleccionan los candidatos que van a gobernar Chile: Las y los candidatos deben ser seleccionados vía primarias y no al arbitrio de dos o tres dirigentes con reglas que no son claras.

¿Cómo proyectan en el progresismo los próximos procesos electorales?

Proyectamos el proceso electoral como un paso, no es un fin en sí mismo, es un paso hacia la transformación. En las elecciones vamos a competir. Nos gustaría que pudiésemos construir una gran mayoría de centro izquierda, con primarias para todos los cargos sin letra chica y estamos, efectivamente, convocando, desde ya, a que todos los que amen su comuna, sean o no militantes del PRO, se acerquen para que podamos construir juntos alternativas en todos los puntos de Chile y ojalá esos liderazgos puedan construir una gran mayoría que en cada comuna implemente presupuestos participativos,  que abra la municipalidad, que la haga más eficiente, más transparente y que la salud pública y la educación sean la prioridad de los alcaldes.

¿Qué cree que va a ocurrir finalmente con la nueva Constitución?

Yo creo que la Presidenta, más temprano que tarde, se va a convencer del problema constitucional. No sólo la economía tiene bloqueada a Chile, con tasas de desarrollo y crecimiento insuficientes, tenemos un problema de productividad competitiva derivado de la democracia y la política. La Constitución es una casa en la que ya no cabemos, necesitamos una nueva casa que podamos construir entre todos.

Pero parece que no existe la voluntad política para impulsarla.

Es que yo creo que la Asamblea Constituyente aparecerá como una solución al bloqueo, por lo tanto, estoy convencido de que la Presidenta será una gran promotora de éste mecanismo.

¿Cómo evalúa el primer año de Gobierno de Michelle Bachelet?

Creo que la aprobación de la Reforma Tributaria, por imperfecta que sea, prueba que hay un ánimo distinto al 2006, veo a una Presidenta mejor inspirada que en el primer periodo, menos conservadora, más progresista, la veo decidida. Creo que es un Gobierno que está haciendo las reformas, que son un primer paso para seguir completamente insuficiente, pero también, si no se aprueba este primer paso, no habrá un segundo paso.

Síguenos en