Diario y Radio U Chile

Año XIII, 3 de marzo de 2021

Escritorio MENÚ

Fiscalía Oriente suma nuevos formalizados por arista tributaria en Caso Penta

Se trata de ex ejecutivos de la empresa y ex funcionarios del Servicio de Impuestos Internos, los que serían avisados del inicio de la investigación en su contra por los delitos de lavado de activos, cohecho y soborno. Con esto se suma cuatro personas más llegando a un total de 10 los involucrados oficialmente en el caso que ha remecido al mundo político y empresarial.

Diario Uchile

  Jueves 22 de enero 2015 21:58 hrs. 
a-uno-475894-1


Hugo Bravo, ex gerente general del grupo Penta, Marcos Castro, ex gerente de contabilidad del holding empresarial, Iván Álvarez y Juan Martínez, ex funcionarios del Servicio de Impuestos Internos fueron llamados por el fiscal Carlos Gajardo para ser formalizados mediante solicitud de la Fiscalía Oriente de Delitos de Alta Complejidad al Octavo Juzgado de Garantía de Santiago.

De esta forma, la arista tributaria de la investigación Penta suma cuatro personas más llegando a un total de 10 los involucrados oficialmente en el caso que ha remecido al mundo político y empresarial.

Hugo Bravo, quien ha colaborado con declaraciones por cerca de seis meses y ha sido el principal denunciante vinculando a la clase política con Penta. Se presume como el principal nexo para la entrega de los aportes a campañas políticas. Sus denuncias fueron motivadas luego de un quiebre con sus antiguos jefes, Carlós Délano y Carlos Eugenio Lavín, controladores del holding.

Tanto Bravo como el otro formalizado, Marcos Castro, ex gerente de contabilidad de Penta encararán la justicia por delitos tributarios, lavado de activos y soborno. A Castro, se le podría imputar que actuó como puente entre el grupo empresarial e Iván Álvarez.

Para el abogado querellante, que representa al Partido Socialista, Enrique Aldunate, estos dos implicados no pueden ser considerados como simples trabajadores involucrados en un delito tributario, sino que reflejan a altos ejecutivos de una empresa influyente realizando acciones que afectan a todo el sistema.

“Hay que recordar que el señor Marcos Castro y Hugo Bravo tenían cargos gerenciales, es decir estaban en una línea, un escalón más abajo solamente respecto a lo que eran los dueños y controladores. Por lo tanto no se trata de personas que tuvieran un nivel de participación inferior”, advirtió.

En tanto el tercer llamado a ser fomralizado, Iván Álvarez, ex funcionario del Servicio de Impuestos Internos (SII) es quien habría creado el modelo informático para generar pérdidas aparentes y así proceder a una devolución del Fisco por contribuyente. Una de las principales maneras en que se le acusa al grupo Penta de realizar fraude al Fisco, y además, presuntamente, con estos mismos dineros financiar campañas políticas.

Recordemos que esto último es la arista política del Caso y ha involucrado tanto a senadores como Ena Von Baer e Iván Moreira en la solicitud de dinero, como abierto a la opinión pública la cercana relación de la empresa con el presidente de la Unión Demócrata Independiente, Ernesto Silva.

Para bien, el caso ha cuestionado a todo el sistema de financiamiento de todos los sectores políticos ya que se ha vuelto inverosímil para la ciudadanía que este actuar corresponda a un partido en particular.

Sobre las posibles consecuencias sobre los senadores implicados, Aldunate expresó que, eventualmente, ocurre en este tipo de actuaciones procesales, se disputa sobre medidas cautelares como el arresto domiciliario, un arraigo o la prisión preventiva que sería lo más grave. De ser así no cabría duda la necesidad de un desafuero, aunque la respuesta final la tendría la fiscalía y la defensa.

“Si la Fiscalía solamente comunicará la investigación entiende, el Ministerio Público legítimamente, que no es necesario el desafuero pero eso también es una medida que le corresponde a la defensa, determinar si es o no necesario y ejercer os recursos que correspondan”, explicó

Finalmente, Juan Martínez, un ex fiscalizador del SII, a quien, al igual que a Álvarez, se le vio en reiteradas oportunidades en las oficinas del grupo Penta, sería formalizado por delito de cohecho. O sea el pago, ya sea con dinero u otra regalía o beneficio, por hacer o no hacer algo propio de su cargo, que en este caso sería no fiscalizar.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.