Diario y Radio U Chile

Año XI, 19 de agosto de 2019

Escritorio

Gobierno niega derechos de agua a Hidroaysén

El Director General de la  Dirección General de Aguas, Carlos Estévez indicó que a través de las atribuciones que le entregan a la DGA los decretos de reserva que establece la ley en el artículo 147 bis, inciso tercero del Código de Aguas se denegó los derechos adicionales para HidroAysén,  Sur Electricidad y Energía y tres proyectos más. Sin embargo, esta decisión que tomó la DGA es mirada con desconfianza por las organizaciones sociales que exigen un cambio al Código de Aguas y la expropiación de los derechos entregados en Dictadura.

Andrés Ojeda

  Jueves 22 de enero 2015 19:22 hrs. 
hidroaysen-234

No solo HidroAysén estaría complicada con la negación de los derechos adicionales, también Sur Electricidad y Energía, y tres iniciativas más.

Esto porque la DGA, según explicó Carlos Estéves director de la entidad, le puso luz roja a las solicitudes que presentaron los cinco proyectos por considerarlos que contravienen “el plan de estrategia regional de desarrollo, el plan de desarrollo de regiones extremas, la declaración de zona de interés turístico nacional, la declaración de zona típica del delta del río Baker y la designación de “Hot Spot” que son áreas extremadamente importantes según la Unesco para la humanidad”, entre otros instrumentos que la Dirección de Agua estudio para determinar su decisión.

La máxima autoridad de la institución que entrega los derechos de agua a nivel nacional explicó cuáles fueron estas solicitudes que fueron denegadas y que se dividían entre los ríos Baker y Pascua.

Carlos Estévez subrayó que en el caso del Baker son 5 las solicitudes denegadas. Las dos primeras corresponden a HidroAysén, que solicitó derechos por 250 y 240 mil  litros por segundo, respectivamente; La tercera corresponde a Sur Electricidad y Energía que triplica la solicitud de HidroAysén puesto que pide 1 millón y medio de litros por segundo; la cuarta corresponde a la Corporación para el Desarrollo de Aysén que pretendía acceder a derechos por 700 mil litros por segundo y el último caso corresponde una persona natural, Fabián Mari Burlón que pidió 30 mil litros por segundo”, explicó Estévez.

Además, el Director de la Dirección General de Agua indicó que también se rechazaron de forma parcial los derechos adicionales del Río Pascua que recibió 3 solicitudes, 2 que corresponden a la central hidroeléctricas de Aysén (HidroAysén) por 330 mil litros por segundo y la restante de Sur Electricidad y Energía, que nuevamente es la misma empresa que en el caso de Baker pidió 1 millón y medio de litros por segundo  y que aquí está pidiendo 230 mil litros por segundo que fueron rechazados”, concluyó.

La desconfianza

La decisión del ejecutivo de denegar el 50% de los derechos de agua adicionales para HidroAysén, que utilizaría los caudales de los Río Pascua y Baker, fue tomada  con desconfianza por las organizaciones ambientales que han estado luchado contra el mega proyecto hidroeléctrico.

Juan Pablo Orrego, Presidente de Ecosistemas y coordinador internacional de la campaña “Patagonia Sin Represas” recibió con cautela la decisión porque, a su juicio, el Gobierno de Michelle Bachelet no ataca el fondo del problema: la entrega de derechos de agua a empresas multinacionales:

“Tienen unos derechos enormes, inmensos en casi todos los ríos del sur de Chile, enormes, algunos de más de 1000 metros cúbicos por segundo como tienen en el río Baker que querían usar para la central Baker II. Esos derechos de agua no se lo están tocando. Esto lo que le están rechazando, el 50% de las aguas adicionales que estaba solicitando Endesa, la empresa HidroAysén, adicionales y solamente le están rechazando el 50% pero no le están tocando los derechos de agua enormes que capturo Endesa en los primeros meses de 1990, eso está intocado”.

Estas concesiones en los derechos de agua provocan daños a población, según explicó Juan Pablo Orrego, lo que complica a la región de Aysén que tienen la mayoría de las cuencas del sur de Chile, “el caso del Baker el río no puede ser tocado porque Endesa con sus derechos de agua no consultivos monopoliza las aguas que fluyen por el cauce del río Baker. Entonces lo que hay que hacer aquí es de fondo, cambiar el código de agua de 1981 y revocar de forma en forma muy seria muchos derechos gigantescos que tienen estas empresas en sus manos”.

Desconfianza que también manifestó el Consejo de Defensa de la Patagonia:

“Hay razones de disponibilidad de agua en los ríos Baker y Pascua que lógicamente  impiden otorgar nuevos derechos, es más en el Baker el 100% ya está adjudicado, o sea, no queda agua en la cuenca, tal como lo hemos reiterado durante todos estos años en tribunales”, indicó la abogada del CDP, Macarena Soler.

Por su parte, el coordinador de la Coalición Ciudadana por Aysén Reserva de Vida, Peter Hartmann, indicó que es “una oportunidad para que desde la región de Aysén discutamos la matriz energética y el desarrollo regional, sin estas amenazas que nos sacan del debate de fondo.  Eso sí, se mantiene pendiente el nefasto proyecto río Cuervo, que esperamos sea rechazado por el Comité de Ministros, dado que también representa eventuales represas en la Patagonia”.

Patricio Segura, integrante de la coalición ciudadana Aysén reserva de vida y del consejo de defensa de la Patagonia, manifestó que esto es un paso pero existe preocupación de que transforme en una moneda de cambio para que se dé luz verde a otro proyecto  de Río Cuervo:

“Esperamos que haya sido en forma con la finalidad de que no ocurran los problemas que ocurrieron en la reserva de caudales que se hizo hace un tiempo atrás con los ríos Palena y otros de la Región de Aysén que en el fondo fueron revocados por  la Corte de Apelaciones porque habían tenido algunos problemas de procedimiento. Independientemente de eso creemos que es una buena noticia y en el fondo  lo que hace es convertir en inviable le proyecto HidroAysén por lo menos como estaba planteado. Ahora Endesa e HidroAysén sigue teniendo derechos de agua importantísimos en la región de Aysén y sabemos que en el fondo la discusión es muy importante en la propiedad de los derechos de agua pero tiene que ver además con el paradigma de desarrollo que tenemos en el país”, explicó Segura.

En esta misma línea Juan Pablo Orrego adelantó que están solicitando reuniones con el Director General de Aguas, Carlos Estévez y el Ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, para conocer las consecuencias de estas decisiones y cómo ellas podrían afectar también a otras cuencas de interés en la Patagonia, que también están amenazadas por proyectos hidroeléctricos, como son río Puelo y Cuervo: “Hay que tener claro que, a pesar de este rechazo, Endesa/Enel tiene vigentes enormes derechos de agua prácticamente en todos los ríos de nuestro país, lo que implica una amenaza latente para las estas cuencas. La solución de fondo es la reforma al Código de Aguas hoy la revocación de gran parte de estos derechos para que Chile tenga el control de sus aguas fluviales”, agregó Orrego.

Recordemos que la negación de los derechos parciales de las aguas bajo ningún punto pone en riesgo los derechos que Endesa posee sobre el río Baker y también que la decisión que tomó el Gobierno es revocable si la empresa decide presentar un recurso en la Corte de Apelaciones de Santiago una vez que el decreto sea publicado el primero de febrero. Esto porque por ley la DGA solo publica estos documentos dos veces al mes, el primero y el quince de cada periodo.