Diario y Radio U Chile

Año XII, 22 de septiembre de 2020

Escritorio MENÚ

Onemi mantiene alerta roja en radio de 10 kms. en torno del cráter del volcán Villarrica

A las 3 de la madrugada de este 3 de marzo, el volcán Villarrica entró en erupción obligando la evacuación de 3385 personas de las comunas de Pucon, Villarrica y Curarregue. Por esto hechos, el gobierno decidió decretar una alerta de 10 km a la redonda del macizo que se mantendrá por 24 horas y que será evaluada este jueves, sin embargo las autoridades están monitoreando la zona con estudios cada 3 horas.

Andrés Ojeda

  Martes 3 de marzo 2015 21:26 hrs. 





Alrededor de las 3 de la madrugada el volcán Villarrica, que había mantenido una intensa actividad durante las últimas semanas, finalmente entró en erupción lo que obligó a decretar la evacuación de más de 3.000 personas de acuerdo a las cifras entregadas por las autoridades.

La actividad del macizo, que se encuentra en el límite de las regiones de la Araucanía y Los Ríos, ha llevado al Ejecutivo además a suspender las clases en las comunas aledañas al volcán y de acuerdo al último reporte del ministro del Interior Rodrigo Peñailillo. Además, se decidió mantener la alerta roja en un radio de 10 kilómetros en torno al cráter del volcán.

Luego del  Comité de Emergencia encabezado por la Presidenta, las autoridades decidieron declarar emergencia agrícola en La Araucanía. A la salida de la reunión en Pucón, la Mandataria informó que se tomó la decisión con prontitud por el efecto que la erupción pueda tener sobre los campos y los animales. La medida “va a permitir que la región cuente con más recursos y con más apoyo para los agricultores”, indicó la Michelle Bachelet.

Según el último informe, las autoridades decidieron mantener la alerta roja en un radio de 10 kms. al rededor del macizo. Además, Rodrigo Peñailillo confirmó que por las próximas 24 horas se mantendrá un monitoreo constante cada tres horas respecto al volcán Villarrica. Además, de todo el personal disponible trabajando para contener la emergencia.

Evacuación a las escuelas

Hasta el momento existen 14 establecimientos educacionales habilitados como albergues para recibir a las personas evacuadas que totalizan un total de 390.

Los afectados están recibiendo raciones alimenticias que entrega Junaeb. Los recintos habilitados como albergues son los colegios Politécnico, Mariano Latorre y las escuelas rurales Estadio y Aliwen, en Villarrica; el Complejo Educacional Hotelería y Turismo, y las escuelas rurales Carileufu, Quelhue, Paillaco y Villa San Pedro, en Pucón; el Complejo Educacional Monseñor Francisco Valdés, en Curarrehue; y el Liceo Fernando Santivan y las escuelas María Alvarado Garay, Pullinque y Huellahue, en Panguipulli.

Los establecimientos educacionales y jardines infantiles que no han iniciado clases de las comunas de Villarrica, Pucón y Curarrehue en la región de La Araucanía, y la comuna de Panguipulli en la región de Los Ríos, deberán suspender el inicio del año escolar, que estaba previsto para este miércoles 4 de marzo.

En total son 133 escuelas con una matrícula que supera los 24 mil estudiantes. La nueva fecha de inicio del año escolar 2015 queda pendiente, la que será informada posteriormente según el comportamiento del macizo volcánico, informaron desde el Ministerio de Educación.

Sin embargo, se mantienen suspendidas las clases en las comunas de Villarrica, Pucón y Curarrehue, además de Panguipulli.

La mirada local

Las autoridades locales fueron consultadas sobre cómo enfrentaron esta evacuación producto de la erupción del volcán Villarrica.

El alcalde de Curarrehue, Abel Painefilo, dijo esta mañana que la sequía que afecta a la zona ha amainado las consecuencias que pudo haber acarreado el deshielo de la nieve que tenía el volcán Villarrica, que a las 3:00 de esta madrugada entró en erupción.

“El caudal de los ríos no ha aumentado significativamente. Yo creo que la época facilitó todo también, con la sequía no hay mucha nieve en el volcán, solamente el glaciar, y es un poco amainó las consecuencias”

Sin embargo, la autoridad señaló que la restricción vehicular sobre el río El Turbio es por precaución y explicó que las clases se encuentran suspendidas y las vías de evacuación se mantienen expeditas, con la telefonía funcionando.

Al mismo tiempo se activó un protocolo de evacuación en las localidades de Pucón y Coñaripe, según informó Carabineros.

Por su parte, el alcalde de Pucón, Carlos Barra, aseguró un medio local que en las horas siguientes el volcán, de 2.847 metros de altitud, se ha mantenido tranquilo.

“No se han registrado accidentes, los cauces de los ríos están en buenas condiciones y la evacuación fue calmada”, añadió Barra, para quien la erupción “ha sido leve”.

Mientras que en la comuna de  Villarrica se evacuaron los sectores Voipir, Challupén, Pino Huacho, Huincacara Norte, Molco y Loncotraro, y 265 personas desde la localidad de Lican Ray, a orillas del lago Calafquén.

Cabe mencionar que los cortes en las rutas que unen Villarrica-Lican Ray, Lican Ray-Coñaripe, Villarrica-Freire y Loncoche-Villarrica, fueron levantados volviendo a la normalidad, fueron levantados y el tránsito restituido.

Pero a pesar de la tranquilidad que el volcán ha mostrado en las horas posteriores, el Sernageomin, recordó que aún puede haber actividad volcánica, según indicó su director Rodrigo Álvarez.

Un estratovolcán

El Servicio Nacional de Geología y Minería, (Sernageomin), por intermedio de su director, Rodrigo Álvarez, hizo un llamado a que la ciudadanía está atenta dado las características del Villarrica:

“La situación se va a mantener, le insisto, este es un volcán que esta desestabilizado, está fuera de sus parámetros, todos los parámetros se encuentran alterados y esa situación hace que vamos a mantener la Alerta Roja y lo estamos advirtiendo con anterioridad, que pasamos primero por la amarilla y luego por la naranja. Esta es una situación que era esperable y hemos trabajo para ello. Incluso hicimos por primera vez en Chile una simulación de un simulacro de una erupción volcánica, particularmente del Villarrica por tanto la situación nos toma bastante más preparados”.

Esto porque el volcán pertenece a la familia de los estratovolcanes, caracterizados por ser el resultado de una larga historia eruptiva en la que caben diferentes dinamismos. Producto de ello, estos macizos poseen una actividad eminentemente efusiva que puede alternarse con episodios estrombolianos, hidromagmáticos y/o  plinianos, debiéndose la morfología final del volcán, a la superposición de los productos y formas derivados de la diferente tipología de sus erupciones, así como de los procesos erosivos, y dentro de ellos, especialmente los gigantescos deslizamientos que se producen en sus laderas.

Un ejemplo clásico de este tipo de volcanes es el monte el Monte Fujiyama en Japón y el Monte Mayón en Filipinas.

Sin embargo, la erupción ocurrida este martes es catalogada por los expertos como estromboliana débil, lo que indica que es producida por la expulsión material piroclástico y lava, que es enviado al exterior por medio de una chimenea central producto de la presión y de la explosión de gases. Esta se diferencia de un volcán hawaiano, en donde la lava parece fluir como agua espesa. Más bien, el magma rico en sílice (mineral que se encuentra en un 25 por ciento en este tipo de volcanes) es de un fluir lento y viscoso que sólo recorre distancias cortas y puede salir de fisuras en la base del cono. Esto puede ocurrir simultáneamente o alternativamente con acontecimientos explosivos. El cono cilíndrico suele mostrar capas entremezcladas de lava y piroclásticos. Cuando ocurre una explosión, la roca y los escombros se expulsan a la atmósfera. Los materiales más gruesos caerán casi de inmediato y contribuirán a la base de la membrana de compuesto. Los materiales más finos, como la ceniza, se extienden a lo largo de grandes distancias y pueden permanecer en la atmósfera durante meses, incluso años. Además, el movimiento sísmico causado por la erupción también puede generar tsunamis si el volcán está situado cerca de un cuerpo de agua.

Monte Santa Elena

El Monte Santa Helena es un ejemplo de este tipo de erupción. Ubicado en el suroeste del estado de Washington, el macizo entró en erupción el 18 de mayo de 1980. La explosión inicial explotó el flanco norte, literalmente bajando 400 metros la cumbre de la montaña. El calor derritió la nieve, creando aludes que arrasaron la ladera boscosa. Aproximadamente un kilómetro cúbico de cenizas y escombros fueron expulsados de la boca hasta la estratosfera, donde llego a hasta Oklahoma y Minnesota. En total, la erupción se cobró la vida de 59 personas.

Preocupación internacional

La prensa internacional ha estado atenta desde que el Rukapillan entró en erupción. Las principales informaciones destacaron el rol del gobierno y la evacuación que se produjo minutos posteriores a la erupción. Sin embargo, el El Clarín de Buenos Aires, fue el medio que más preocupado se mostró. Esto por los sucesos anteriores que causaron que los campos cercanos a la cordillera se llenaron de cenizas produciendo situaciones complejas para el ganado argentino de esa zona.

Temor que se vivió, según señaló el medio argentino, en las localidades de Junín de los Andes, San Martín de los Andes y Bariloche que se ubican a 166, 200 y a 300 kilómetros del volcán Villarrica Rukapillan.