Diario y Radio U Chile

Año XI, 17 de noviembre de 2019

Escritorio

Parlamentarios divididos en torno de la propuesta de eliminar el fuero

Diversas reacciones a nivel político ha generado la propuesta que el presidente de la Corte Suprema, Sergio Muñoz, puso sobre la mesa: acabar con el fuero parlamentario. Si bien se observa disposición de los legisladores de avanzar en esa línea, se expresan también una serie de trabas a la opción del Juez Muñoz. En ese sentido, los parlamentarios más jóvenes e independientes del Congreso acusan “resistencia de la clase política tradicional”, en un intento de continuar con mecanismos que los perpetúan en el poder.

Paula Correa

  Martes 3 de marzo 2015 19:48 hrs. 
Cámara de Diputados realiza discusión del Salario Mínimo

La propuesta del presidente de la Corte Suprema, Sergio Muñoz sobre eliminar el fuero parlamentario no dejó indiferente a nadie, ya que toca directamente una de las atribuciones más importantes de la cual senadores y diputados disponen, a nivel jurídico: el fuero parlamentario.

Esto porque el fuero impide que los parlamentarios sean imputados por la Justicia o afectados en su libertad personal, sin que antes un tribunal declare acoger una causa y, por ende desaforarlos.

Para el diputado y ex presidente de la FECh, Gabriel Boric, la sola propuesta del Juez Muñoz transitará un camino complejo ya que viene a cuestionar mecanismos anclas del poder político.

“Yo creo que justamente hay una resistencia de la política tradicional a tener mayor transparencia y a equiparar los derechos y deberes de los parlamentarios con los del resto de los ciudadanos. Allí quizás hay una suerte de enfrentamiento generacional o de ideas entre quienes somos nuevos en la cámara y creemos que estas cosas hay que cambiarlas, porque la crisis de la política es demasiado profunda y hay que dar señales muy claras y categóricas de que no vamos a permitir episodios como los que hemos visto el último tiempo”.

Para el diputado del movimiento Izquierda Autónoma la idea de eliminar el fuero se vuelve “éticamente incuestionable” en el actual contexto de creciente desconfianza y desconexión con la ciudadanía.

En esa línea, el vicepresidente de la Democracia Cristiana, Fuad Chaín se mostró abierto a legislar sobre esta materia, sin embargo planteó que se deben tomar “algunas precauciones” sobre este tema.

“Uno debiera pensar en terminar con el fuero parlamentario, sin lugar a dudas, para que se puedan enfrentar a la Justicia todos los chilenos en igualdad de condiciones, pero generando una serie de sanciones drásticas para quienes presenten acciones temerarias, porque sería muy fácil que en un periodo electoral se presente una querella por los delitos más horrorosos en contra de un parlamentario y que, después de las elecciones, no resulte absolutamente nada”.

Para Chaín si se elevan las sanciones a las denuncias y querellas injuriosas “no hay ninguna razón para mantener el fuero”, y señaló que este es un privilegio que se debe terminar.

Estos planteamientos concuerdan con el consenso que se habría alcanzado en la comisión investigadora del Caso Penta, en la cual surgió la propuesta de saltarse la etapa de desafuero para juzgar a parlamentarios si se trata de delitos contra la probidad, o en las hipótesis penales donde se configura el tráfico de influencias o el soborno.

Pero no todas las figuras de la Nueva Mayoría se mostraron receptivas a la propuesta de Muñoz, ya que la presidenta del Senado (PS) Isabel Allende sostuvo que “el fuero es fundamental para la independencia de la labor parlamentaria. La igualdad ante la justicia no se perfecciona por la eliminación de dicho fuero, sino por el contrario, puede significar que se acalle o silencie injustamente a alguien”.

Por su parte el senador y presidente del PPD, Jaime Quintana, en consonancia con la visión de la senadora Allende, afirmó que el fuero da garantías a la sociedad civil.

Desde Renovación Nacional, su presidente, Cristián Monckeberg también mostró un discurso en línea con la transparencia, pero eludió pronunciarse de forma directa sobre este tema, traspasando la propuesta a los propios jueces.

“Me parece bien, yo creo que es importante ir despejando todos los privilegios, pero eso es para todos. Me encanta la idea de terminar con los fueros, puede ser, hay que estudiarlo, pero también me encantaría que el poder judicial no se evaluara a sí mismo, como hasta hoy ocurre y como ha ocurrido permanentemente. Yo creo que esto también es un tema delicado, que se debe plantear y estar en la discusión pública”.

Por su parte el diputado independiente, Vlado Mirosevic valoró que el juez Sergio Muñoz sacara la voz para plantear una postura que cuestiona directamente los privilegios de la clase política, y obliga ampliar el debate apuntando hacia los mecanismos institucionales sobre los que se asienta el poder.