Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Numerosos testimonios e imágenes revelan la historia centenaria de los Bailes Chinos

Más de 10 años les tomó a los antropólogos y documentalistas Daniel González y Rafael Contreras para dar con la historia de los bailes chinos. De esta investigación surgió el libro “Será hasta la vuelta de año” de 900 páginas que abordan los aspectos políticos, sociales y culturales de la zona del Norte Chico, y que se presenta como la primera enciclopedia que expone la realidad de esta danza centenaria.

Diana Torres

  Miércoles 4 de marzo 2015 20:50 hrs. 
16694305945_b1b9417f6a_o (1)


“Será hasta la vuelta de año” es un octosílabo que cantan los chinos del norte de nuestro país en las fiestas dedicadas a la Virgen de Andacollo. Es una despedida, una promesa de volver, de estar con salud. Es cumplir con el ciclo festivo y al mismo tiempo es apelar a la vida.

Ante tal nivel de significancia, esta plegaria fue escogida para ser el nombre del libro “Será hasta la vuelta de año. Bailes chinos, festividades y religiosidad popular del Norte Chico”, que recopila una investigación de más de 10 años y 900 páginas, que realizaron los antropólogos y documentalistas, Rafael Contreras y Daniel González.

Chinos danzando frente a la basílica de Andacollo en el año 1904. Colección del Museo Histórico Nacional.

Chinos danzando frente a la basílica
de Andacollo en el año 1904. Colección del Museo Histórico Nacional.

Son numerosas fotos y entrevistas a familias e integrantes de algunas de las 88 agrupaciones vigentes, que han mantenido la tradición de los Bailes Chinos por más de 400 años y que se encuentran ubicadas en el Norte Chico, en zonas como el Quilimarí y Aconcagua.

El libro, que fue publicado junto al Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), ha sido considerado como una enciclopedia, ya que en tres pasajes, denominados “Andacollo”, Los bailes chinos del Norte Chico”, y “Las fiestas de la zona” abordan la historia cultural, económica y política de esta danza religiosa que fue nombrada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en 2014.

Archivo familia Pasten de Andacollo.

Archivo familia Pasten de Andacollo.

La historia se remite a 1581 cuando indígenas se encontraron con la imagen de la Virgen del Rosario en Andacollo. Desde ese momento se dio inicio al culto mariano que incluye destreza en los movimientos físicos y música proveniente de flautas y tambores.

El concepto es una palabra de origen quechua aimara, y fue otorgado por los historiadores desde el plano servil, muy relacionado al aspecto económico y al tema de la clase, ya que era considerada una práctica de los indios, servidores de la virgen. Sin embargo, para Rafael Contreras, en el libro “chino” proviene de un fuerte significado social.

“El concepto Chino mas bien se origina a un espacio de autonomía cultural. El baile viene a ser el espacio donde la gente se encuentra para participar como en ningún otro espacio. El baile es autónomo de los poderes políticos, religiosos, etc. Este chino como servidor, no funciona en nuestro libro de manera textual, sino que funciona el chino como el trabajador de raigambre indígena mestiza que celebra su libertad”, afirmó.

Asimismo, el experto señaló que hay diversas dinámicas territoriales y económicas que influyeron en la región. “El simbolismo, las leyendas e imaginarios construídos, la sociabilidad local y parental entre las familias y vecinos, es importante para entender los bailes chinos”, comentó.

Anderos cargando a la Virgen durante la procesión del 26 diciembre del 2009.  Manuel Morales Requena.

Anderos cargando a la Virgen
durante la procesión del 26
diciembre del 2009.
Manuel Morales Requena.

Por su parte, para Daniel González, la danza religiosa es un núcleo que articula una experiencia territorial muy amplia, ya que se da en numerosos focos de la zona.

“El baile está conformado por tres o cuatro familias que llevan esa tradición por cerca de 200 años. Cada comunidad, cada sector tiene su fiesta, en cada rincón de la región, ya que para ellos es central”, explicó.

En ese sentido, González indicó que “Andacollo es un centro ceremonial muy importante, al ser un núcleo donde convergen fuerzas sociales e históricas desde hace mucho tiempo. El libro parte con eso por la importancia que tiene en términos históricos y antropológicos y de experiencia, porque va mucha gente, es incluso internacional”, afirmó.

Baile Chino nº 1 Barrera en la fiesta de Andacollo, la mañana del 26 de diciembre del 2009. Manuel Morales Requena.

Baile Chino nº 1 Barrera en la fiesta de Andacollo, la
mañana del 26 de diciembre del 2009. Manuel Morales Requena.

Para ambos investigadores estos cientos de años han provocado cambios innegables. La pérdida del canto, de los artesanos, del sonido, la danza y el ritual es un hecho.

Por su parte, para el jefe de todos los bailes y cacique Hugo Pasten, el libro y el nombramiento de la Unesco ha significado un avance, pero queda por hacer.

“Voy a reunirme con todos los jefes para que entiendan el valor que tiene, tenemos que estar más unidos que nunca para que los bailes no desaparezcan, por que los bailes chinos son la verdadera tradición”, señaló.

Hugo Pasten, jefe del Baile Chino nº 1 Barrera de Andacollo, durante la fiesta del año 2009. Manuel Morales Requena.

Hugo Pasten, jefe del
Baile Chino nº 1 Barrera de
Andacollo, durante la fiesta del
año 2009. Manuel Morales Requena.

El volumen “Será hasta la vuelta de año. Bailes chinos, festividades y religiosidad popular del Norte Chico” está disponible en el sitio web del Consejo de la Cultura, y además está siendo entregado por sus autores en diferentes zonas del norte de Chile.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.