Diario y Radio U Chile

Año XI, 25 de junio de 2019

Escritorio

Silva enfrentará a Comisión de Ética de la Cámara por sus vínculos con Penta

Esta semana la Comisión de Ética y Transparencia estudiará los antecedentes de la petición de sanción contra el presidente de la UDI por la promoción de una indicación de la Ley de Isapres que habría favorecido al grupo económico. Desde la Nueva Mayoría piden duras sanciones para el gremialista por no inhabilitarse de la votación, mientras que al interior de la Alianza las opiniones son divididas.

Tania González

  Lunes 9 de marzo 2015 20:37 hrs. 
Ernesto Silva (UDI)

Este miércoles, la Comisión de Ética y Transparencia de la Cámara de Diputados retomará la discusión sobre la petición de sanción interpuesta por parlamentarios comunistas en contra de Ernesto Silva.

Recordemos que en enero pasado, los diputados del PC ingresaron la solicitud luego que se destapara el Caso Penta. Esto, porque durante el gobierno de Sebastián Piñera, el gremialista habría obstaculizado la Ley de Isapres, situación que desde el Partido Comunista califican como irregular al tener Silva un claro conflicto de interés con los también controladores de Banmédica.

A Ernesto Silva se lo cuestiona por haber promovido una indicación con el objetivo de beneficiar al  grupo económico liderado por Carlos Délano y Carlos Eugenio Lavín, mientras era presidente de la Comisión de Hacienda en el Senado y accionista de la Isapre Banmédica (propiedad de Penta), durante 2013. El intercambio de correos electrónicos entre el líder gremialista y Carlos Lavín, mientras se discutía la iniciativa, sería la principal prueba que demostraría su falta a la ética.

El jefe de bancada del Partido Comunista de Chile y la Izquierda Ciudadana, diputado Daniel Núñez, quien realizó la solicitud de sanción, afirmó que en las normas de la Cámara de Diputados está claramente establecido que cuando un parlamentario va a votar un proyecto de ley que trae beneficios directos para él, debe inhabilitarse.

De otro modo, Núñez advirtió que diputados como Silva legislan mirando sus billeteras y no las necesidades de la ciudadanía o incluso de sus electores.

“En Chile los delitos de cuello y corbata tienen penas muy bajas y tenemos que elevarlas significativamente, lo que implica considerar un conjunto de leyes y las normas que rigen para los funcionarios públicos en casos de falta a la probidad, corrupción o tráfico de influencias pero también los delitos que se cometen cuando hay faltas al Código Tributario o a la Ley de Valores. Por lo tanto, vamos a hacer una propuesta integral en las próximas semanas, (para que) un funcionario que incumple sus deberes también tenga penas como corresponden y se pague de acuerdo a la gravedad de estos delitos”.

El diputado comunista espera que el Comité de Ética se dé cuenta del momento que atraviesa la política en Chile, así como la crisis de las instituciones. Por ello, pide una señal que permita que la ciudanía recupere la confianza.

En línea con este argumento, el diputado PPD Guillermo Ceroni perteneciente a la Comisión Ética, señaló que el Parlamento tendrá que ser cada vez más estricto y dar el ejemplo de que se debe cumplir con las normas de ética, probidad y transparencia. En efecto, Ceroni anunció que pondrá sus esfuerzos en que la denuncia se resuelva en el plazo más breve posible.

Distinto punto de vista tiene el parlamentario del Partido Liberal  que también integra la Comisión. Para Vlado Mirosevic  el reglamento carece de alguna sanción dura que se le pueda aplicar, “porque no estaba operativa la Ley del Lobby a inicios de 2013 cuando se revelaron los correos electrónicos”.

Por ello explicó que “lamentablemente en ese entonces en la manera de resolver estos conflictos de interés había un vacío donde la relación entre dinero y política o empresarios y políticos estaba bastante desregulada. A lo que hizo Silva no hay mucho que aplicársele porque la Ley de Lobby se demoró 11 años en el Congreso en ser aprobada y, desgraciadamente, este tipo de hechos quedan impunes”.

Mirosevic añadió que el líder  de la UDI aún no ha hecho una autocrítica y a su partido solo le queda como opción divorciar los intereses de las grandes mayorías con los del pequeño grupo económico.

Silva y la UDI

Este lunes el diputado por Las Condes y presidente de la Unión Demócrata Independiente confirmó que su partido realizará un Consejo Directivo Ampliado este viernes, con el fin de revisar todos los antecedentes que giran en torno al Caso Penta y los vínculos con el gremialismo.

La reunión, que habría sido pedida por diferentes militantes, busca que la colectividad fije una posición respecto de la investigación judicial que se extenderá por 120 días y que tiene en prisión preventiva a los controladores del grupo económico, Carlos Délano y Carlos Lavín, este último, tío de Silva.

En una breve conferencia de prensa, el diputado insistió que la UDI ya había definido un planteamiento institucional respecto del caso y cómo se enfrentarían las eventuales acciones judiciales que Fiscalía o los otros querellantes podrían interponer en contra de miembros del partido. Silva recordó que la decisión es esperar a ver lo que dictamine la justicia.

En la misma actividad, el presidente gremialista respondió que no tiene contemplado ir a visitar a su tío, Carlos Lavín, en el anexo cárcel Capitán Yáber.

Uno de los diputados UDI que tendrá que revisar la acusación que recae contra Silva en la Comisión de Ética de la Cámara es Felipe Ward.

A su juicio, en este caso no existe irregularidad, anormalidad, o ilícito alguno, ya que Ernesto Silva se habría remitido a contestar a una persona mediante correo electrónico, explicando cuál es su posición sobre determinado tema.

En cambio, el senador de Renovación Nacional Manuel José Ossandón planteó a Radio Universidad de Chile que el líder de la UDI debió dejar la presidencia de su partido cuando se desató el caso Penta aunque no esté directamente involucrado.