Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

La larga espera de Coquimbo y el Biobío por sus teatros regionales

La regiones de Coquimbo y el Biobío siguen a la espera de la construcción de sus teatros regionales. Según las autoridades locales, los problemas han surgido debido a falta de financiamiento y problemas en la licitación, mientras que el Gobierno central asume fallas en los mecanismos de alianza.

Diana Torres

  Viernes 3 de abril 2015 9:50 hrs. 
asi_fue_presentado la serena





La construcción de los teatros regionales en nuestro país no ha estado fuera de la polémica. En las últimas semanas se han dado a conocer la situación de estancamiento que enfrentan  las futuras edificaciones de Coquimbo y el Biobío.

Ambos proyectos se concretizaron en el gobierno de Sebastián Piñera con el Programa de Teatros Regionales del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA). El propósito era construir cinco teatros a lo largo del país que permitieran articular una red nacional, la cual consideraba la rehabilitación de los teatros patrimoniales de Iquique  y Punta Arenas, más las nuevas construcciones en La Serena, Rancagua y Concepción.

De estos tres últimos, sólo el teatro de Rancagua está habilitado y cuenta con una programación anual. En tanto que las dos regiones restantes siguen a la espera de que esto se concrete.

Problemas de plata

El proyecto de la Cuarta Región, desarrollado por el Ministerio de Obras Públicas (MOP), el gobierno regional, y el municipio de La Serena; presenta problemas  en su inversión, ya que el presupuesto de cerca de $8.800 mil millones no es suficiente, por lo que se ha solicitado un aumento considerable de $13 mil millones.

Esto, ya que el terreno escogido, ubicado en el sector Espejo de Agua es fangoso, producto de aguas subterráneas, lo que conlleva a que el costo sea más alto por trabajos adicionales en el suelo. Dada esta situación, el proyecto se paralizó.

El alcalde de la comuna, Roberto Jacob, indicó que la situación actual se da ante la falta de fiscalización y planificación.

“Yo creo que aquí lo que se debió hacer desde un principio es un estudio de suelo realmente  serio que hubiese dicho la realidad del tema y los costos que tenía, creo que ahí hubo una equivocación de alguien, porque no es posible que después de un tiempo se den cuenta que las platas que se asignaron no alcanzan para hacer el proyecto”, señaló.

269_cms_01_laserena

Proyecto Teatro La Serena.

 

El terreno fue proporcionado por el ministerio de Bienes Nacionales en abril del año pasado, cuando se entregó la concesión de uso gratuito, solicitada en 2012 por la municipalidad de La Serena.

El plazo estimado es de cinco años en que se debe destinar este terreno fiscal únicamente para la construcción del teatro regional. Mientras esto no ocurra, el ministerio se encarga de fiscalizar su uso.

Es por esto que alzaron la voz cuando se dio a conocer que el sector de Espejo de Agua se estaba utilizando para otros fines, como por ejemplo para estacionamiento de autos o para espectáculos de circo.

en_la_actualidad_1

Terreno Espejo de Agua, destinado a la construcción del Proyecto Teatro La Serena.

 

Al respecto, el seremi de Bienes Nacionales, Diego Núñez, indicó que el “término de la concesión se produce si la institución beneficiaria no utiliza el inmueble para los fines señalados. En ese sentido a nosotros nos corresponde fiscalizar, y no solamente en esta caso particular, sino en todas las concesiones para determinar los avances en la concreción del proyecto o no”, puntualizó.

En ese caso, el uso que se le daba, no constituye una causal para revocar la concesión, sin embargo si ocurre lo que se había especulado sobre  un posible terminal de buses, si se tendría que revocar.

Ante estos plazos, la falta de financiamiento, algunos cambios y dudas en el diseño, no se vislumbra una posible fecha de construcción para el llamado Teatro Gabriela Mistral. Jacob indicó que hay carencias importantes que han generado esta inestabilidad.

“En este país todas las cosas parten con un presupuesto que después se cambia. Aquí no podemos hablar de la primera piedra mientras no tengamos las primeras platas, o sea no tenemos ninguna fecha prevista para el inicio de los trabajos hasta que no sepamos si existe o no la disponibilidad de los recursos para el teatro regional”, argumentó.

Asimismo, el alcalde serenense afirma que el escenario “ha sido complicado porque habían muchas expectativas, pero vamos a tratar de avanzar en esta materia, porque es profundamente necesario”.

Proyecto

Teatro Regional es una obra de Holmes Labbe Portugueis Spicher- Arquitectos, quienes se adjudicaron el diseño de esta mega obra de nueve mil metros cuadrados, que posee un auditórium principal con más de mil butacas y una segunda sala con trescientas butacas, condicionado para albergar grandes espectáculos culturales.

273_cms_05_laserena

Proyecto Teatro La Serena.

 

Fin de la espera

Más al sur, otro de los proyectos culturales que ha presentado dificultades en su ejecución  es el Teatro Regional de Biobío.

El proceso se detuvo luego que la empresa Serinco, que se había adjudicado en primera instancia la licitación, no asumiera su responsabilidad. Esto ha significado un atraso en las obras, de un teatro que se espera ver la luz hace más 15 años.

Desde el MOP, se solicitó el fin del contrato a la Contraloría, la que tomó razón y puso término de éste. El trámite significó un castigo para la empresa Serinco de dos años sin la posibilidad de participar en ninguna licitación en Chile.

En el intertanto se desarrolló un nueva llamado, donde quedó seleccionado  Echeverría Izquierdo. Empresa que cumple con el presupuesto entregado de $ 18.248 millones. Ahora faltaría concretar el proceso de adjudicación a la empresa.

biobio

Proyecto Teatro Biobío.

 

Para el Seremi de del MOP en la región, René Carvajal, con este procedimiento se da solución a un grave problema.

“La situación del teatro es absolutamente anormal, ha tenido una larga demora que no es nuestra responsabilidad. Si estuviéramos haciendo mal las cosas, si no fueran transparentes, la contraloría no podría haber visado todo lo que estamos visando. Aquí claramente la responsabilidad es de la empresa privada que además va a ser debidamente sancionada. Nosotros estimamos que de aquí a 60 días deberíamos estar en condiciones de poder finalmente partir”, indicó.

Por su parte para la directora regional del CNCA, Marcia Orellana, “estamos contentos con este escenario auspicioso, porque ya podemos hacer trato directo con esta empresa, lo que significa realizarlo en un tiempo breve con un retraso de sólo seis meses en la licitación desde su inicio, tenemos pensado que en 2017 esperamos poder inaugurarlo”, agregó.

biobio3

Proyecto Teatro Biobío.

 

Proyecto

El financiamiento del teatro es del Consejo de la Cultura, Gobierno Regional, Serviu, Desarrollo Social y el Ministerio de Obras Públicas. El arquitecto a cargo es el chileno Smiljan Radic, quien resultó ganador del concurso.

El proyecto posee una superficie de 9 mil m2 dispuesto en seis niveles. Se emplaza a un costado del memorial  27F,  en medio de una plaza. Contará con una sala principal de 1.200 butacas, con escenario y foso de orquesta, con dimensiones y equipamiento acorde; además de una sala de cámara con 250 butacas, más salas de ensayo, espacios anexos, cafetería, etc.

biobio2

Proyecto Teatro Biobío.

 

¿El Estado se hace cargo de la demora de los Teatros Regionales?

Desde el gobierno central, el CNCA tiene un programa específico para apoyar financieramente la construcción de los teatros regionales. Este fondo va en alianza con distintos instrumentos regionales para otorgar los recursos.

Para la subdirectora del CNCA, Lilia Concha, los teatros regionales ocupan una prioridad dentro de las políticas de infraestructura, más aun para las comunidades, ya que son espacios que sirven para actividades culturales y comunitarias; sin embargo, precisó que esto ocurre dado que los procesos se hacen complejos.

“Creemos que tenemos que perfeccionar los mecanismos de alianza con los territorios para poder mejorar los riesgos que se corren cuando uno licita y trabaja en alianza con el sector privado. Además, tenemos que mejorar los mecanismos para poder controlar, para tener planes B que permitan que eso no retrase las obras más allá de lo necesario y que las comunidades puedan contar con sus teatros dentro de los tiempos que se han programado. Por otro lado, falta mejorar los modelos de gestión con que los gobiernos municipales y regionales se hacen cargo de seguir sosteniendo la gestión de los teatros”, señaló.

La experta agregó que, “si bien este es un diagnóstico, al interior del CNCA, es necesario que las instituciones regionales se robustezcan, que desarrollen modelos de gestión que perduren con el tiempo, que se logre la anhelada descentralización, que asegure programación, y lo más importante, que responda a las necesidades de las comunidades para no hacer “elefantes blancos”, argumentó.

Finalmente en el caso del teatro de La Serena aún no se tiene claridad de cuándo se podrá comenzar a trabajar en su construcción, el proyecto sigue paralizado por problemas de recursos desde el gobierno regional. Mientras que en el Biobío se espera que a fines del primer semestre comiencen las labores.