Diario y Radio U Chile

Año XI, 19 de octubre de 2019

Escritorio

Gobierno enfrenta críticas por nuevas boletas emitidas a empresa de Martelli

El jefe de gabinete salió a enfrentar los cuestionamientos frente a las nuevas revelaciones dadas a conocer durante esta jornada, sobre la entrega de boletas a la empresa de Giorgio Martelli por parte de algunos miembros de su círculo cercano, como es el caso de Robinson Pérez y Héctor Cucumides, actuales funcionarios del Ministerio del Interior, así como la coordinadora del Consejo para la Infancia, Estela Ortiz, y Alicia Galdames, prima de la Presidenta.

Diario Uchile

  Lunes 20 de abril 2015 21:49 hrs. 
penailillo_13569-L0x0

Nuevas revelaciones sobre los vínculos entre funcionarios del Gobierno con la emisión de boletas a la empresa Asesorías y Negocios (AyN) SpA de propiedad de Giorgio Martelli, y que estaría vinculada con Soquimich, apuntan al interior del Ejecutivo.

Esta vez serían dos de los más cercanos asesores del ministro del Interior Rodrigo Peñailillo: Robinson Pérez, jefe de asesores del ministerio que encabeza Peñailillo, y Héctor Cucumides, coordinador de actividades de la cartera, quienes habrían entregado boletas a la empresa de Martelli entre los años 2012 y 2013, que a su vez facturó a la empresa Salar, filial de SQM, según señaló el sitio online del semanario The Clinic.

A ellos se suman los nombres de Estela Ortiz, coordinadora del Consejo Nacional de la Infancia, y amiga personal de la Presidenta Michelle Bachelet, quien aseguró que las boletas que entregó corresponden a un millón de pesos cada una, y que se relacionan con trabajos realizados en políticas públicas de la infancia.

Otra de las personas mencionadas que habría entregado boletas a Asesorías y Negocios es Alicia Galdames Jeria, prima de la Presidenta, quien es periodista y actualmente realiza funciones en el consulado de Chile en Lima.

Ante esta situación, Giorgio Martelli, el ex administrador de campaña de la Presidenta Michelle Bachelet, explicó que “frente a las recientes informaciones que se han dado a conocer por medios de prensa quiero señalar que el año 2011 creé una empresa para prestar servicios de asesorías y análisis de políticas públicas, economía y cambios legislativos relevantes para la producción e inversión. Los servicios fueron contratados y pagados por empresas interesadas en ello. Además se prestaron conforme a la ley y la remuneración pagada respondió a lo efectivamente realizado.”

Cabe recordar que hace algunos días, se reveló que el ministro del Interior habría emitido cuatro boletas a por un millón de pesos cada a la empresa de Martelli, entre 2012 y 2103, por esta razón, hoy el Gobierno a través del Vocero Álvaro Elizalde, salió a defender al jefe de gabinete frente a estos cuestionamientos, enfatizando en las grandes diferencias que existen entre los trabajos efectivamente realizados, tal como señaló Peñailillo la primera vez que fue requerido por estas boletas, con el financiamiento irregular de campañas políticas.

“El ministro Peñailillo se ha referido en reiteradas oportunidades a este punto, y por lo demás como Gobierno hemos sido categóricos en señalar que hay un abismo de diferencia entre trabajos realizados en el marco de la ley, y por otro lado, la investigación que está realizando la Fiscalía respecto de la emisión de boletas falsas para financiar campañas”.

Además, el titular de Interior figura entregando boletas a la empresa de Harold Correa, Harold’s & Johns Business & Law Limitada, creada en conjunto con Álex Matute Johns, hermano del fallecido Jorge Matute Johns, y quien es actual jefe de gabinete del ministro Nicolás Eyzaguirre.

Peñailillo, de acuerdo a la versión de prensa, habría entregado un boleta previa a las cuatro que entregó a la empresa de Martelli, por un valor de 4 millones de pesos el 28 de diciembre de 2011, luego entre junio y diciembre de 2012, emitió documentos por un valor de 4 millones de pesos también cada una.

Finalmente, entre enero y abril de 2013 entregó boletas por un valor de 3 millones 333 mil pesos cada una, luego de lo cual comenzó sus labores en el comando presidencial de Michelle Bachelet.

El propio ministro Rodrigo Peñailillo salió al paso de estos cuestionamientos, desde la región de Atacama, y apeló al manejo de la información que puede afectar la honra de las personas, y que en este caso, se ha cruzado un límite. Además, reiteró que los trabajos fueron efectivamente realizados, tal como lo expuso el vocero de Gobierno más temprano.

“¿Desde cuándo es una falta trabajar profesionalmente y pagar los tributos? Yo creo que se ha cruzado un límite con la honra de las personas. Y creo que eso, de verdad, esa situación, y cómo el tratamiento que se le da a la información tiene un límite. ¿Desde cuándo es una falta trabajar profesionalmente y pagar los tributos? Creo que aquí, lamentablemente, se ha cruzado un límite y obviamente el daño que se le hace a las personas nadie lo repara. El daño que se les hace a la honra de las personas, después lamentablemente nadie lo repara”.

El senador de la DC, Ignacio Walker, por su parte, hizo un llamado a través de su cuenta de Twitter a que la arista Martelli, tal como la calificó, debe ser aclarada, ya que crece como bola de nieve.

Tuit Walker

Desde la Alianza, la ex candidata presidencial Evelyn Matthei, se refirió en duros términos a la situación generada por las revelaciones sobre este caso, y aseguró que el ministro Peñailillo ha dejado de gozar de la credibilidad entre las personas: “El ministro ya no tiene credibilidad ante nadie, yo creo, como para ser el ministro del Interior. ¿Quién le cree en este minuto?”.

Finalmente, el senador y presidente de la UDI, Hernán Larraín, en medio de un encuentro con la Presidenta Bachelet, en donde le entregó una propuesta para impulsar una agenda de transparencia y probidad, como una manera de superar la crisis política que los llamados casos Penta, SQM y Caval han provocado, señaló que es necesario elevar los requisitos para que funcionarios públicos que se vean involucrados en irregularidades, reciban duras sanciones.

“La primera medida para recuperar la confianza, ante cuestiones de prácticas tributarias impropias, es una agenda de transparencia y probidad fuerte, dura y que en poco tiempo logre instalar nuevos estándares de conductas morales, que le signifiquen a quien las incumpla la pérdida del cargo, la inhabilidad perpetua, y el cierre de los partidos a los que pertenecen si acaso estos son co responsables en esas actuaciones”.