Diario y Radio U Chile

Año XII, 24 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

Negociación ramal tensiona debate entre ministro de Hacienda y Nueva Mayoría

La discusión legislativa en el Congreso tuvo un nuevo capítulo a inicios de esta semana con las declaraciones del Ministro de Hacienda, quien descartó el respaldo del Ejecutivo a la inclusión de la negociación ramal en la Reforma Laboral. Si bien, durante esta jornada matizó sus dichos señalando que él no será un freno para las reformas, la tensión se instaló al interior del oficialismo.

Gonzalo Castillo

  Martes 19 de mayo 2015 21:59 hrs. 
Ministro Valdés 2



Este lunes, el ministro Rodrigo Valdés declaró ante la comisión de Trabajo de la Cámara. En la oportunidad, sostuvo que es necesario volver al “equilibrio original” del proyecto de Reforma Laboral, desestimando algunos elementos de la iniciativa que el mundo laboral ha calificado como indispensables, como es el caso de la negociación ramal, el piso de negociación y los pactos de adaptabilidad.

Si bien los argumentos esgrimidos por el secretario de Estado para desestimar estos puntos sensibles para el mundo sindical tienen que ver con el freno al crecimiento y porque “podrían arriesgar la capacidad de expansión de la economía”, la situación tensionó la discusión entre representantes de la Nueva Mayoría y el Secretario de Estado, entre otras cosas porque la decisión fue  vista como un guiño al empresariado.

En ese escenario, este martes Valdés optó por matizar su discurso cuando sostuvo que él no está por “parar las reformas”, y que está “comprometido con la agenda de reformas de la Presidenta”.

Según el diputado del PPD Tucapel Jiménez, las palabras del ministro Valdés en la comisión de Trabajo, de la cual es miembro, no marcaron división alguna con los planteamientos que el Ejecutivo ya manifestaba en tiempos de su antecesor, el ex titular de Hacienda, Alberto Arenas, por lo que no le sorprendieron estas acotaciones hechas por el actual secretario de Estado.

Jiménez aseguró, por su parte, que el proyecto de Reforma Laboral no será moderado en el Congreso, y que los puntos sensibles como la negociación ramal y el piso de negociación serán incluidos en la discusión, para sacar adelante esta iniciativa y que sea lo más beneficiosa para los trabajadores.

“Aquí no hay ninguna intención de moderar el proyecto, sino que ellos van a seguir en su línea desde el inicio, ya hemos incorporado casi ocho puntos, ya el proyecto no es el mismo que ingresó, y nos quedan dos puntos que son quizás los más importantes: la negociación ramal y el reajuste en el piso. Pero, en eso estamos así que no hay ninguna intención de que este proyecto se frene, se dilate o se les haga un guiño a los empresarios. El proyecto va a salir de acá, y vamos a tratar de que salga el mejor proyecto posible para los trabajadores”.

La presidenta de la CUT, y militante del Partido Comunista, Bárbara Figueroa planteó en conversación con la tercera edición de Radioanálisis que estas declaraciones del Ministro de Hacienda son poco prudentes y no se corresponden con este debate, ya que el análisis de este proyecto lleva más tiempo de discusión que el tiempo que el secretario de Estado lleva en el ejercicio de su cargo.

No obstante, la líder gremial prefirió destacar las palabras que este martes emitió el ministro Valdés.

“Nosotros lo que hemos solicitado es que se concrete la reunión que tenemos pendiente con el Ministro para conversar cara a cara, en un espacio más formal, estas opiniones y conocer su real alcance, porque si bien ayer se expresaron estas declaraciones, uno podría decir que estos planteamientos son como un muro de contención, es decir no a esto, no a lo otro, no aquí, no allá. Hoy día vemos declaraciones del Ministro señalando que él está comprometido con las reformas, que aquí no se va a aceptar la imposición del empresariado para detener las reformas”.

En tanto, el economista de Fundación Sol Marco Kremerman, hace énfasis en que la Reforma Laboral no podrá ser efectiva en la medida en que no incluya la negociación ramal, tal como ocurre en el resto de los países de la OCDE, por lo que es la única manera de aumentar la cobertura de la negociación colectiva.

“Principalmente la Reforma entre sus titulares promete ampliar la negociación colectiva en Chile, dotar de un derecho de huelga efectivo a la legislación chilena, y reducir la desigualdad. Sin embargo, eso es imposible de cumplir si no existe negociación por rama. Todos los estudios demuestran que la única manera de aumentar la cobertura de negociación colectiva, que hoy en Chile se sitúa en torno del 8 por ciento de los trabajadores que pueden negociar colectivamente, es permitiendo la negociación ramal. Que es la que existe prácticamente en todos los países de la OCDE”.

Kremerman aseguró que si la Reforma Laboral no estipula estas medidas de transformación profunda de las relaciones laborales, sólo se tratará de una remasterización del Plan Laboral de 1979 creado por José Piñera en dictadura.

Óscar Olivos, presidente de la Central Autónoma de Trabajadores (CAT), coincidió con Kremerman en la necesidad de que la Reforma Laboral incluya a la negociación ramal como forma de mejorar la distribución de las ganancias de las empresas, y destacó que en países desarrollados existe este tipo de dinámica laboral y no se han producido descalabros macroeconómicos en ninguno de esos países.

Además, Olivos hizo un llamado a que los parlamentarios de la Nueva Mayoría cumplan con su palabra y se cuadren con los trabajadores en la tramitación de este proyecto, y que esta será la prueba de fuego para saber si son ciertos los anhelos del oficialismo de generar una mayor equidad en la sociedad chilena.

“Aquí los diputados, especialmente los de la Nueva Mayoría que hablan tanto del pueblo, de la integración del pueblo y los trabajadores, bueno aquí vamos a ver si es cierto que están con los trabajadores o no. Aquí vamos a ver si están con el pueblo o no. Aquí vamos a ver si es cierto que quieren que haya equidad”.