Diario y Radio U Chile

Año XI, 15 de noviembre de 2019

Escritorio

Estudiantes vulnerables de 33 instituciones acreditadas podrán acceder a la gratuidad

En el discurso del 21 de mayo, la Presidenta Michelle Bachelet anunció que a partir del próximo año, el 60 por ciento de los estudiantes más vulnerables de las universidades del Consejo de Rectores y de CFT e IP acreditados podrán suscribir a este beneficio. El vicepresidente Ejecutivo del Cruch catalogó como histórico este anuncio, no así José Joaquín Brunner, quien anticipó un futuro debate y sostuvo que esta medida es regresiva.

Rodrigo Rojas

  Jueves 21 de mayo 2015 18:14 hrs. 
estudiantesbachelet

La Presidenta Michelle Bachelet destinó ocho de las 75 páginas de su discurso a educación. En total destacó 17 reformas o proyectos realizados en su segundo Gobierno y propuso cuatro iniciativas, aunque algunas ya habían sido anunciadas como el envío al Congreso del proyecto de desmunicipalización o el aumento de cupos del Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior (PACE).

Una de las proposiciones que llamó más la atención de los asistentes de la sala del Congreso Pleno fue la que concierne a Educación Superior. Cuando ya habían transcurrido 14 minutos de discurso, la mandataria anunció que “a partir del 2016  aseguraremos que el 60 por ciento más vulnerable que asista a Centros de Formación Técnica, Institutos Profesionales acreditados y sin fines de lucro, o a universidades del Consejo de Rectores, accedan a la gratuidad completa y efectiva, sin beca ni crédito. Esto beneficiará a casi 264 mil jóvenes.”

Todas las universidades del Cruch cuentan con la acreditación, por lo tanto los 25 planteles que pertenecen al Consejo de Rectores podrán contar con este beneficio.

Desde el Consejo de Rectores hubiesen preferido que la cifra de instituciones y estudiantes bajo el régimen de gratuidad fuera mayor para el próximo año. No obstante el vicepresidente Ejecutivo del Consejo de Rectores, Aldo Valle, catalogó este anuncio como histórico “porque pone término a esta conceptualización de financiamiento a la demanda y a esa dogmática creencia que el autofinanciamiento individual era algo así como lo más progresivo y justo.”

Finalmente los Centros de Formación Técnica que también se podrán unir a este patrocinio, debido a su acreditación, son 20. No obstante, solo 4 cumplen con el requerimiento de estar constituidos como sociedades sin fines de lucro.

Por otro lado, son 19 los Institutos Profesionales, que según cifras de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), actualmente cuentan con la acreditación. Aunque estas instituciones, al igual que los Centros de Formación Técnica, deberán pasar por una segunda revisión que compruebe que no tengan fines de lucro. En este marco, solo 4 cumplen con esta exigencia.

Para el también rector de la Universidad de Valparaíso esta medida revierte “décadas de privatización que en los hechos se traducía en miles de estudiantes condenados al endeudamiento o a la frustración”.

Crítica al anuncio

Adelantando un posible debate, el académico José Joaquín Brunner indicó que de una excelente idea, el Gobierno dio un paso hacia atrás, seleccionando solo un tipo de instituciones para entregar gratuidad. En ese sentido el experto sostuvo que en este discurso se propuso “volver a un sistema en donde jóvenes chilenos que tienen las mismas necesidades socioeconómicas y los mismos méritos son divididos en dos grupos de acuerdo al tipo de institución al que asisten. Entonces se dice, todos los que provienen del 60 por ciento de hogares más pobres pero que van a universidades del Cruch, CFT o IP tienen el privilegio de la gratuidad.”

Asimismo Brunner criticó que esta medida hace que “jóvenes que tienen exactamente las mismas necesidades socioeconómicas  y mérito pero que están en universidades privadas acreditadas, no tienen el derecho de gozar de la gratuidad que pagamos todos los chilenos”.

Esta decisión, para el Consejo de Rectores se debió “a la inexistencia de un marco regulatorio que garantice eficazmente la prohibición del lucro”. En este contexto, Aldo Valle afirmó que “no es un misterio para nadie que un número indeterminado de universidades, que no integran el Cruch, están cuestionadas por lucro y esto se constituye en un obstáculo.”

Desde el Gobierno reconocieron que en los próximos años y con la Reforma, la gratuidad se extendería al resto de las instituciones. Pero como los recursos de la Reforma Tributaria no estarán disponibles completamente para el 2016, el ministerio de Educación decidió entregar, en un inicio, la gratuidad en estas instituciones.