Diario y Radio U Chile

Año XI, 20 de octubre de 2019

Escritorio

Osvaldo Andrade (PS): Es prematura la precandidatura presidencial de Insulza

Para el ex presidente del socialismo este es tiempo de solucionar los problemas políticos que afectan al país. Sin embargo, reconoció que la realidad siempre se impone, por lo tanto, es natural que surjan aspiraciones presidenciales.

Andrés Ojeda

  Lunes 1 de junio 2015 10:46 hrs. 
Osvaldo Andrade, diputado y presidente del PS

El ex presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, sostuvo que no es momento de hablar de candidatos presidenciales dentro del oficialismo. Esto, porque que existen problemas al interior de la  Nueva Mayoría que deben ser solucionados primero. Sin embargo, reconoció que es una realidad que hay personeros como Ignacio Walker, José Miguel Insulza y Ricardo Lagos que ya bajaran esa posibilidad.

A los nombres de la Nueva Mayoría se sumaría los que suenan en la Alianza, tal es el caso de Sebastián Piñera, Manuel José Ossandon y Andrés Allamand. Por fuera del duopolio, sería Marco Enríquez Ominami (PRO), otro de los exponentes que ya inició, según Andrade, un camino a La Moneda. Para éste último, las puertas seguirían abiertas para sumarse a una primaria presidencial dentro del oficialismo, pese a la negativa de la Democracia Cristiana, dijo el diputado.

¿Cómo analiza que el ex secretario general de la OEA José Miguel Insulza se sume a una eventual carrera presidencial, como otros que ha aparecido dentro del oficialismo?

Yo creo que, como lo he dicho en otras ocasiones, es un tanto prematuro. Los problemas que tenemos son de otra naturaleza y de otra entidad. Tenemos que enfrentarlos y, sería interesante, antes de pensar en campañas presidenciales, hacerse cargo de esas cosas. Sin embargo, yo reconozco que es perfectamente lícito que una persona, sobre todo con una trayectoria política como el compañero Insulza manifieste una voluntad, una disposición en ese sentido. Si usted piensa que ya hay candidatos presidenciales que han expresado similares voluntades. Hay uno que anda recorriendo el país, es el caso de Ignacio Walker, hay otro que ha reiterado su disposición, Marco Enríquez.

En la derecha hay cuatro candidatos, pre candidatos: los senadores Allamand, y Ossandón, el ex presidente Piñera, sin perjuicio que la UDI, en su momento, exhibirá alguna intención, desde ese punto de vista. Es decir, querámoslo o no es un dato de realidad que ya se perfilan alternativas. Entonces uno puede insistir mucho que esto es un tanto prematuro, pero la realidad siempre se impone.

¿Dentro de ese lote de candidatos figura la senadora Isabel Allende?

Por supuesto, a pesar de que ella también ha señalado que es un tanto prematuro, sin embargo, no cabe ninguna duda que es una alternativa muy viable. Sobre todo porque en las últimas mediciones ha aparecido con una alta sintonía ciudadana, con mucha simpatía en la ciudadanía, así claro, sin lugar a dudas que es una persona que tiene mayor merecimiento y, además, cuenta con una ratificación ciudadana interesante. No hay que olvidar tampoco al ex presidente Ricardo Lagos, que si bien es cierto, ha dicho cosas al contrario, yo creo que siempre está allí también. Hay muchas alternativas.

También usted mencionó a Marco Enríquez Ominani ¿cree que él pueda participar de una primaria como pre candidato de la Nueva Mayoría?

No lo veo en la perspectiva de la Nueva Mayoría, yo creo que ha hecho un esfuerzo y creo que la Democracia Cristiana ha sido particularmente distante de esa posibilidad. Yo creo que hay un poquito de temor en todo eso, pero démosle tiempo al tiempo. Todavía falta y, en consecuencia, si finalmente lo que se trata es de tener un mejor candidato que emane de primarias, yo no le cerraría la puerta a nadie que haya tenido la trayectoria en la centro-izquierda.

Entonces, ¿usted no le cierra la puerta a Marco Enríquez Ominami para que participe en una primaria?

Es que yo no sé cuál es la puerta que hay que abrir, porque no veo ninguna puerta cerrada todavía, salvo como le digo, lo que ha expresado la Democracia Cristiana, pero esa es la opinión de un partido, vamos a ver qué pasa en un tiempo más.

Yo le puedo asegurar que mientras éramos oposición, fui mandatado por los partidos de la entonces Nueva Mayoría en construcción, para acercame a Marco Enríquez y en ese mandato estaba también la Democracia Cristiana. Por eso le digo, démosle tiempo al tiempo.

En otra materia, ¿ve usted el goteo en el caso SQM, las boletas y ahora, el debate por pre campaña de la Presidenta Michelle Bachelet, como vacío para que el Gobierno implemente su agenda de reformas?

Sin lugar a dudas ha habido un vacío, un momento de reparo en este sentido, cuando la centralidad de la discusión política se concentra en el tema de las boletas y la probidad y, todo esto, es evidente que las  reformas estructurales adquieren una dimensión de menos preponderancia.

Yo estoy de acuerdo con aquellos que dicen que el problema de la perspectiva transformadora de este gobierno no tiene que ver con la discusión entre la vieja y la nueva guardia, que es una creación completamente artificial. El problema tiene que ver con que, desgraciadamente, hemos tenido desde febrero a la fecha una concentración absoluta en que el debate político se ha circunscrito a este tema y eso, inevitablemente, frena el proceso de reforma, por eso he sido tan categórico y sistemático en señalar que esto hay que aclararlo de una vez por todas. Sincerarlo una vez por todas y seguir adelante con la perspectiva transformadora, eso no nos puede detener, pero no cabe ninguna duda que hemos tenido un cierto vacío.

Entonces ¿cree que aquellos nombres ligados al G90, como el jefe de Gabinete del Ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre (PPD), deban dejar sus cargos en el gobierno?

Yo no me voy a referir ahí en particular porque esto no es un problema de personalizar. Dejemos que el Ministerio Público haga su tarea y los medios tienen mucho que decir en eso. Pero, en lo que a mí respecta, creo que cualquier persona que tenga algo que decir y que ese algo no quede del todo claro, no debiera cumplir labores en el gobierno.