Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 13 de abril de 2024


Escritorio

Los desafíos que enfrenta el Gobierno en materia constitucional

Desordenado está el debate sobre la Nueva Constitución al interior del Gobierno, ya que la conducción que se llevaba desde la Secretaría General de la Presidencia quedó sin continuidad luego de los últimos cambios y salidas del gabinete, a lo que se suma a esto el rechazo que hay desde el empresariado a la idea de cambiar la carta fundamental y los distintos gestos del oficialismo en la materia.

Héctor Areyuna

  Lunes 29 de junio 2015 14:40 hrs. 
nueva constitución

Compartir en

El Gobierno espera iniciar el proceso constituyente en septiembre, cuando anuncie el mecanismo para la redacción de una nueva Constitución Política para la República, sin embargo, diversos sectores políticos y sociales ya iniciaron las discusiones sobre contenidos y formas de redactar una nueva carta fundamental.

Uno de ellos es el recientemente asumido ministro del Interior, quien recibió a profesores de derecho constitucional para debatir sobre los alcances del proceso. Uno de ellos fue el académico Patricio Zapata, para quien, el nuevo ministro de Segpres, Nicolás Eyzaguirre deberá asumir la distribución de estas tareas o, simplemente, radicar el trabajo en el ministerio encabezado por Jorge Burgos, quien al asumir como jefe del gabinete reiteró su postura sobre la Constitución y defendió la via institucional para su redacción.

Otro de los actores que ha intervenido en el debate es el Partido Socialista. El diputado Osvaldo Andrade, en conjunto con otros legisladores, redactó una nueva Carta Magna, para “sumar al debate”, documento que se centra en los contenidos sobre los que sería necesario discutir. “Para que haya una nueva constitución hay que proponerla. En la medida que este debate se desarrolle, si hay voluntad y convicción de los distintos actores para incorporarse, la discusión del método va a ser menor importante, sin perjuicio de señalar que cual sea el método que finalmente se adopte, la Nueva Constitución debe tener un rango de legitimidad y de consulta ciudadana inequívoca”, explicó Andrade.

El académico de derecho constitucional, José Ignacio Núñez, consideró interesante estas propuestas, y asegura que el Gobierno seguirá la gestión iniciada por la ex ministra secretaria general de la presidencia, Ximena Rincón, en la materia.

En esa línea, dijo que los cuestionamientos de la clase empresarial son erróneos y arriesgan consecuencias incluso peores, com la falta de legitimidad que podría tener, lo que provocaría efectos como desobedecer a la carta magna producto del desprestigio que algunos sectores pretender hacer caer sobre ella.

Para Daniel Giménez, sociólogo del Centro de Estudios para la Igualdad y la Democracia el escenario político ha cambiado de tal forma que, en el escenario actual, el Gobierno no tendría “ninguna posibilidad de iniciar un proceso constituyente”. Para hacerlo, explicó “tendría que ocurrir algo demasiado imprevisto y traumático que sea capaz de retomar esa agenda como lo tenía planificado desde el inicio de las gestiones en marzo de 2014”.

Por otra parte, la división al interior de la Nueva Mayoría la evidencia el presidente de la IC, Diego Ancalao, que junto con recordar que la carta fundamental enmendada el 2005 tiene la firma del “socialista” Ricardo Lagos, y teme que los sectores moderados opten por perseverar en un sistema insostenible.

Síguenos en