Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Preocupación causa estancamiento de conversaciones de paz en Colombia

El proceso de negociación entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia estaría hoy “en su peor momento”, afirmó el jefe negociador del Ejecutivo, mientras las FARC se negaron a dar tribuna “a las voces agoreras del fracaso”.

Paula Correa

  Martes 7 de julio 2015 19:57 hrs. 
colombia



El jefe negociador del gobierno de Colombia, Humberto De la Calle, declaró que las conversaciones que actualmente se desarrollan en La Habana, Cuba, “están en su peor momento”. Así, hizo el peor balance del proceso de paz que llevan adelante con las FARC para destrabar el conflicto que se ha mantenido por décadas.

La entrevista, la concedió a menos de meses para que se cumplan tres años del inicio de las negociaciones. En ese escenario, De la Calle afirmó que las negociaciones estarían por finalizar: “El proceso está llegando a su fin, por bien o por mal. Sea porque logremos un acuerdo, ya que estamos trabajando en la recta final de los temas de fondo. O por mal, si, como está ocurriendo, la paciencia de los colombianos se agota”, aseguró. De la calle afirmó que “el riesgo es real” y añadió “quiero decirles a las FARC con toda seriedad: Esto se puede acabar”.

Desde las FARC respondieron que “quienes tienen en sus manos la sagrada responsabilidad de construir la paz, (y) flaquean frente a las adversidades, usan tonos de ultimátum y amenazan con abandonar la reconciliación”.

La Delegación de Paz de la guerrilla añadió que prefieren que hable el optimismo y no “la desesperación motivada por encuestas y afanes electorales” y que está en manos del Gobierno y de las FARC la posibilidad de poner punto final, desde ya, a los choques armados y a las hostilidades: “Se trata de un asunto de voluntad política”, dijeron.

Pese a ello, según las miradas externas, los logros se han estancado y la situación ha recrudecido en los últimos días. El analista Internacional Pablo Jofré afirmó que, efectivamente, se observan dificultades para encauzar el diálogo en un entorno donde las partes buscan imponerse en Cuba de acuerdo a las operaciones militares que realizan, con lo que se vive un virtual estado de guerra en Colombia.

“Efectivamente es un mal momento, no sólo por las palabras de La Calle, sino por los hechos que han sucedido en Colombia: operaciones militares del Gobierno, de la guerrilla, donde se ve involucrada la sociedad civil.

“Las FARC piden un cese al fuego bilateral, el gobierno dice que debe ser unilateral y, al mismo tiempo, realiza operaciones donde mueren guerrilleros. Se habla de destruir los cultivos ilícitos, pero en los últimos años éstos han crecido en un 30 por ciento”, sostuvo.

Para finalizar afirmó que “no hay ningún elemento en Colombia que permita vislumbrar un proceso de paz que llegue a un buen término”, ya que ninguna de las partes está de acuerdo en ceder. En ese sentido indicó que es posible que el gobierno se levante de la mesa y que quede “entre la espada y la pared”.

Sin embargo John Jairo Rodríguez, periodista y académico colombiano, afirmó que prefiere mantener la fe, ante los enormes costos que tendría para el país deponer el proceso.

“Yo, a pesar de la desesperanza, no dejo de perder la fe en que el proceso no se caiga y no se deshaga lo que se ha avanzado, pero si llegara a interrumpirse, sería fatal porque empezaríamos a contar otra vez los más de 70 mil muertos que ha habido en la guerra”, dijo Rodríguez.

Para el analista si no se resuelven los puntos que históricamente han planteado las FARC en cuanto al acceso a la tierra y los bienes, y se realiza una reestructuración del modelo político económico y social, estos temas seguirán penando a la sociedad colombiana.

Por lo mismo, mantendrán las esperanzas en alto para dejar de sumar muertos y poder avanzar en una re-socialización después de un conflicto que se ha extendido por más de cincuenta años