Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 12 de abril de 2024


Escritorio

Nueva Mayoría acusa a la DC de querer cambiar proyecto de Reforma Laboral

El camino que sigue la Reforma Laboral en el Senado ha generado inquietud en el oficialismo por situaciones como la reunión de senadores de la DC con la Ministra del Trabajo, en la cual manifestaron sus aprensiones ante la posibilidad de que pueda impactar negativamente en el crecimiento económico.

Gonzalo Castillo

  Jueves 9 de julio 2015 19:27 hrs. 
LABORAL

Compartir en

Un completo rechazo a la posibilidad de que la Reforma Laboral pueda ser objeto de modificaciones sustanciales, en relación con la tramitación que se hizo de ella en la Cámara, manifestaron diputados de la Nueva Mayoría y trabajadores, para quienes el proyecto original consagra un piso mínimo de mejoramiento y modernización de las relaciones laborales en las empresas.

Este planteamiento surgió a raíz de la reunión sostenida por un grupo de senadores de la Democracia Cristiana junto a la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, en la cual los parlamentarios de la Falange manifestaron su inquietud frente al impacto negativo que la Agenda Laboral podría tener sobre el crecimiento económico del país.

El senador (DC) Andrés Zaldívar defendió la postura de sus correligionarios en la Cámara Alta, y aclaró que el objetivo que tienen es que del Senado salga una “buena reforma”: “Para eso hay un sistema bicameral, para hacer una revisión, ver qué cosas han quedado pendientes, y ese es el objetivo que le hemos planteado al Gobierno que tiene que decirnos claramente de qué manera creen ellos que la Reforma evite generar un daño en relación con el planteamiento y preocupación que ha manifestado el Gobierno en cuanto a la caída del crecimiento, o el tema del empleo, o el efecto que pueda tener en la economía. Pero son todos temas que tienen que verse, y lo que le hemos pedido, fundamentalmente, es que el Gobierno plantee con claridad si acaso hay que hacer algunas modificaciones o adecuaciones como para que salga una buena Reforma”.

Por el contrario, el senador del Partido Socialista, Alfonso de Urresti sostuvo que la tramitación debe ceñirse al proyecto original es decir mejorar la capacidad de negociación de los sindicatos y que los trabajadores puedan tener mayor participación en las utilidades de la empresa. Cualquier modificación que no vaya en esta línea, no contará con su respaldo, manifestó De Urresti.

“Yo estoy por mantener el espíritu de la Reforma, y más bien profundizar todo aquello que favorezca a los trabajadores. Nosotros tenemos que igualar las condiciones, mejorarlas y emparejar la cancha, y eso claramente es favoreciendo a los trabajadores. Cualquier cosa en contrario no va a contar con mi respaldo”.

Desde la Cámara de Diputados, miembros de la Nueva Mayoría expresaron su rechazo ante la posibilidad de que el Senado, y particularmente los parlamentarios de la DC se plieguen a las inquietudes del empresariado y la Alianza con el objetivo de moderar la Agenda Laboral, como es el caso del diputado de la Falange, y miembro de la comisión de Trabajo de la Cámara, René Saffirio.

“Me llama profundamente la atención que senadores de la DC estén disponibles para, en el Senado, cuestiones que fueron debatidas profundamente en la Cámara de Diputados, en que hubimos dos diputados de la DC que defendimos las posiciones del Gobierno. Y yo espero que la Ministra del Trabajo cumpla su palabra, comprometida en la comisión de Trabajo de la Cámara, en el sentido que no había cambios sustantivos en la tramitación del proyecto en el Senado”.

El diputado socialista, Osvaldo Andrade, también integrante de la comisión de Trabajo, señaló que lo que se desprende de la reunión sostenida entre los senadores de la DC con la Ministra Rincón, es que los parlamentarios se proyectan como un freno a la Reforma :“De lo que he leído en los medios de prensa, no he tenido una conversación directa, me da la impresión de que tras el conjunto de aprensiones que los senadores expresan, hay efectivamente una perspectiva de freno”.

La diputada y camarada de Osvaldo Andrade, Denise Pascal, reiteró su preocupación con respecto de que el Senado pueda cambiar la esencia del proyecto, modificando aspectos como la titularidad sindical, o el reemplazo en huelga, lo que para la parlamentaria sería caer en la tentación de los empresarios, y recordó que aun la iniciativa debe regresar a la Cámara luego de que los senadores la despachen.

“Si llegaran a hacer cualquier cambio no nos olvidemos que tiene que volver a la Cámara de Diputados, y dependiendo cuál sean los cambios, si viene a Sala, o si no tendría que ir, directamente a comisión de Trabajo, o a comisión mixta”.

El diputado del PPD, Cristián Campos, aseguró que si la Reforma Laboral es desvirtuada en su tramitación en el Senado, la iniciativa podría ser revisada en comisión mixta, en donde a juicio de Campos se puede producir un conflicto de fondo entre ambas cámaras: “Lo que tengo claro es que la Nueva Mayoría en la Cámara de Diputados se expresó en esa materia de una manera muy contundente, por tanto si esto vuelve a la Cámara completamente desvirtuado, vamos a generar ahí un problema real, una discusión política de fondo, que nos es un tema de un artículo, aquí estamos enfrentados a que le estamos consagrando derechos distintos a los trabajadores, mucho más robustos de los que tenían”.

Por su parte el diputado por la Izquierda Autónoma, Gabriel Boric criticó a los senadores de la DC que han manifestado sus reparos hacia la Agenda Laboral, y calificó como “inaceptable” que se quiera moderar este cuerpo legal, y que desde la Cámara de Diputados encontrarán una firme oposición en caso de que se recorten derechos a los trabajadores.

“Respecto de la Reforma Laboral, desde nuestro punto de vista, lo que salió de la Cámara es insuficiente porque no considera la negociación por rama. Si aun así quieren morigerarla aún más, me parecería sencillamente inaceptable, y yo me imagino que el Gobierno no va a estar disponible para eso. El Gobierno nos dijo en la Cámara de Diputados que no iban a haber modificaciones sustantivas al proyecto, tal como había salido. Entonces, si la DC, la derecha, el empresariado quieren empezar con una campaña del terror, se van a encontrar también con una firme oposición de quienes hicimos este trámite en primera instancia. Y vamos a defender lo que se logró avanzar”.

Desde el mundo laboral, también expresaron sus críticas a la posibilidad que la Reforma Laboral sea modificada en el Senado. Nolberto Díaz, vicepresidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CU)T señaló que los parlamentarios de la Falange deben optar por ponerse del lado de los trabajadores y no de los empresarios.

“Yo lo que señalo con absoluta claridad: que se va a revolcar en su tumba Eduardo Frei Montalva y Radomiro Tomic con las posturas que van a tener los senadores en la Reforma Laboral. A mí me parece que la postura de los democratacristianos debería ser profundizar la reforma y no ponerse del lado de los empresarios, y yo lamento lo que está sucediendo en estas horas”.

En tanto, el presidente de la Central Autónoma de Trabajadores (CAT), Óscar Olivos hizo un llamado a que los senadores de la Nueva Mayoría se cuadren con el Programa de Gobierno de la Presidenta Bachelet, y que en caso contrario deberán asumir las consecuencias en una futura elección parlamentaria.

“A nosotros nos queda claro que este es el gobierno de la Nueva Mayoría, y que prometió hacer reformas estructurales tal como lo estipula el Programa de la Nueva Mayoría, y si la DC quieren cambiarse del Programa que ellos tienen, y aliarse con la derecha, tampoco me extrañaría mucho, pero bueno, o son responsables con lo que plantean como Programa de Gobierno, o por eso que los partidos tienen tan poca credibilidad. Yo espero que el Programa de Gobierno se cumpla, y si hay senadores que no quieren emparejar la cancha, tendrán que asumir su responsabilidad en las próximas elecciones”.

El Senado contará con alrededor de seis semanas para la tramitación de la Reforma Laboral, el cual una vez aprobado debe volver a la Cámara de Diputados, en donde desde ya se anticipa una dura discusión en caso de que la Cámara Alta realice modificaciones sustanciales a la iniciativa.

Síguenos en