Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 7 de octubre de 2022

Escritorio

Senadores Muñoz y De Urresti: El Gobierno no puede renunciar a la nueva Constitución

Los parlamentarios de la Nueva Mayoría, hicieron énfasis en la necesidad de que se cumpla el Programa de Gobierno, por lo que una nueva Carta Magna es fundamental para conseguir este objetivo.

Gonzalo Castillo

  Jueves 23 de julio 2015 19:24 hrs. 
Senadores

Compartir en

Los senadores (PPD) Adriana Muñoz y (PS) Alfonso de Urresti, se refirieron al cónclave que la Nueva Mayoría sostendrá el próximo 3 de agosto, y específicamente al retiro del proceso constituyente como tema a discutir, dejando sólo las Reformas Educacional y Laboral en tabla.

La senadora del PPD calificó como lamentable que la nueva Constitución haya sido retirada como uno de los puntos a conversar durante la reunión del oficialismo, e indicó que las presiones tanto de los empresarios como de la oposición explicarían la reticencia del Gobierno a tratar este tema, por lo que emplazó a la coalición gobernante a realizar un cónclave específico para tratar este tema.

“Yo lamento que se saque un tema tan importante y tan central para el Programa de la Nueva Mayoría, que no se considere en este encuentro que tendremos el próximo 3 de agosto. Yo entiendo que las presiones del empresariado y de la derecha han sido muy fuertes, y aquí hay una situación que hay que revisar y ver si es posible que dediquemos otro cónclave específicamente dedicado a tratar el tema de la nueva Constitución”.

Por su parte, el senador y presidente de la comisión de Constitución de la Cámara Alta, si bien le restó importancia al hecho que la reforma a la Constitución no se vaya a tratar en el cónclave, sí enfatizó en la necesidad de que sea durante este Gobierno que la nueva Carta Magna pueda ver la luz, y recordó el proyecto que presentó junto al diputado socialista Leonardo Soto, para que durante las próximas elecciones municipales se realice un plebiscito para modificar la Ley Fundamental.

“Quienes no quieran un proceso constituyente, quienes no quieran consultar a la ciudadanía nunca van a encontrar una fecha adecuada. Creo que establecer la tercera urna en las elecciones, habilita y potencia, precisamente, esta situación, y permite convocar a miles de personas que junto con decidir sus alcaldes y concejales, pueden pronunciarse sobre el procedimiento y la nueva Constitución”.

Para la parlamentaria por la región de Coquimbo, el bloque oficialista más que enfocarse en el mecanismo y los tiempos para construir la nueva Carta Magna, lo fundamental es definir “una trayectoria de cómo avanzar a sentar las bases de un debate de una nueva Constitución” y precisar los temas de fondo por los que se busca realizar una reforma de tal magnitud.

“Definir el tema de los derechos de agua, los derechos mineros, el derecho a la salud, el derecho a la educación, son todos temas del día a día de las personas. Yo creo que eso ha sido, de alguna manera, invisibilizada su importancia social de una nueva Constitución, por este debate tan tecnocrático de cuál es el mecanismo, si puede ser un plebiscito, puede ser una asamblea constituyente, puede ser el Parlamento. Esos son debates que hay que dar, pero lo más importante es saber para qué vamos a plebiscitar, para qué nos vamos a constituir como asamblea, cuáles son los contenidos y el fondo de la nueva Constitución”.

En cambio, desde la perspectiva del senador De Urresti, urge la necesidad de que la nueva Constitución sea promulgada por la administración de la Presidenta Bachelet, frente a la perspectiva de que un próximo gobierno no se allane a implementar cambios de fondo a la Ley Fundamental del país.

“Creo que no es una buena alternativa, porque no sabemos cómo irá a estar constituido el próximo Gobierno, cuáles serán las mayorías o representación parlamentaria, y creemos que es imprescindible comenzar el proceso ahora y por la misma situación planteamos un itinerario con el diputado Soto: partir por plebiscito habilitante que coincida con la elección de alcaldes el próximo mes de octubre de 2016. Creemos que esa es una fecha válida, una fecha vierta, y una fecha que, sin lugar a dudas, nadie podría restarse”.

En lo que ambos parlamentarios coinciden es en que es perentorio cumplir con el Programa de Gobierno y que la nueva Constitución, independiente de los tiempos que se tomen para construirla, sea una realidad al final de esta administración, o al comienzo del período presidencial de 2018.

 

Síguenos en