Diario y Radio U Chile

Año XIII, 5 de agosto de 2021

Escritorio MENÚ

Desaceleración: El discurso de la derecha que se instala en el Gobierno y la ciudadanía

Hoy, el mensaje impulsado desde el empresariado aparece como preocupación ciudadana y golpea al Gobierno: su evaluación más baja en la historia, pero con un Ministro de Hacienda que consolida como el “mejor alumno” de La Moneda.

Gonzalo Castillo

  Lunes 3 de agosto 2015 21:35 hrs. 
Todos


“Caló un discurso de que el menor crecimiento se debía a las reformas del gobierno de Bachelet, que es un poco el discurso también de las centrales empresariales, de la Sofofa, de la Confederación de la Producción y el Comercio, los bancos, y los economistas que giran en torno a ese mundo. A mi juicio El Gobierno se compró un poco ese discurso”.

Con esta frase, el economista Andrés Solimano resume su percepción sobre el nuevo rumbo que ha tomado el Gobierno en el llamado “segundo tiempo”, luego que la Presidenta enunciara la frase “Realismo sin renuncia” que implica la priorización de las reformas según no afecten el crecimiento económico.

Esto sumado a las declaraciones hechas por el presidente del Banco Central, Rodrigo Vergara, en las cuales señaló que para este segundo semestre, las estimaciones de crecimiento de la entidad se deberán ajustar a la baja, y que se debe, en parte, a las reformas planteadas por el Gobierno, en especial la reforma constitucional.

Además, este lunes se conocieron los resultados de la encuesta Adimark, la que mostró una aprobación de la gestión de Rodrigo Valdés, ministro de Hacienda, de un 52 por ciento, considerando que junto a su par de Interior, Jorge Burgos, se han erigido de acuerdo a miembros de la Nueva Mayoría como quienes llegaron al Gabinete para moderar el Programa de Gobierno.

A juicio del diputado del Partido Liberal, Vlado Mirosevic, el que la gente le dé su respaldo a Valdés, tiene directa relación con la penetración de un discurso en la ciudadanía, tal como señala Solimano, en relación con la necesidad de que, en aras de salvaguardar el crecimiento económico, se deben moderar, e incluso, frenar la realización de ciertas reformas contenidas en los lineamientos originales de la administración de Michelle Bachelet.

“Naturalmente que después de una larga campaña de infundir temor en la opinión pública, obviamente que hay una reacción, también, de parte de los ciudadanos, a valorar ese tipo de cosas, dado, insisto, la cantidad de minutos y horas en televisión, en los medios de prensa, en donde se ha instalado un discurso de temor, de querer conectar las reformas como una causa de esta menor actividad”.

El director del Observatorio Político y Electoral de la Universidad Diego Portales, Mauricio Morales, es enfático al señalar que la priorización de la agenda económica va a ser el sello de esta segunda etapa del gobierno de la Nueva Mayoría, lo que va a obligar dejar de lado algunas de las reformas llamadas estructurales que se planteó el oficialismo al asumir en La Moneda.

“En este conocido segundo tiempo de la Nueva Mayoría, lo que se va a priorizar va a ser, claramente, la agenda pro crecimiento y pro empleo, en un escenario de desaceleración, ya lo ha anunciado el Ministro Valdés, y, por lo tanto, lo que va a hacer la Nueva Mayoría, consistirá en aterrizar su agenda programática”.

Tanto el diputado Mirosevic como el economista Andrés Solimano critican directamente a la Nueva Mayoría por el mal manejo político y comunicacional que han hecho con el programa de reformas, facilitando aún más los ataques a los que se han visto sometidas las transformaciones propuestas, las que juicio del parlamentario no son descabelladas ni son las grandes transformaciones que vienen a revolucionar el país”.

“Uno escucha a algunos dirigentes empresariales que hacen parecer estas reformas como que fueran la llegada del socialismo, y la verdad están bastante lejos de ser eso. Creo que ayudan, también, a que la opinión pública, lamentablemente, que no está muy informada al detalles, y dado el mal manejo comunicacional que ha tenido el Gobierno, obviamente las cifras son las que son dados estos factores, no porque la gente esté en contra de las reformas. Yo estoy convencido que la gente quiere las reformas, quiere los cambios, pero claro ha habido una orquesta que ha tenido más éxito en difundir temor, más que otra cosa”.

Finalmente, Andrés Solimano manifestó que el argumento de que no habrían suficientes recursos para llevar a cabo las reformas, no es totalmente cierto, ya que existe el Fondo de Estabilización Económica y Social en el exterior por alrededor de 20 mil millones de dólares, y también está la posibilidad de aplicar sobre tasas a las mineras, bancos, isapres y AFP que son empresas que presentan grandes ganancias.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.