Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 18 de agosto de 2022

Escritorio

Ernesto Velasco: “Este desorden nos coloca en el límite de la ingobernabilidad”

Presidente del Partido Radical se refirió a la situación política que vive el conglomerado de gobierno, luego del cónclave de hace dos semanas y del cual, algunos personeros oficialistas han criticado que no generó la claridad necesaria sobre el “Realismo sin renuncia” que guiará la gestión del Ejecutivo.

Gonzalo Castillo

  Sábado 15 de agosto 2015 9:41 hrs. 
Ernesto Velasco

Compartir en

Ernesto Velasco, líder del Partido Radical, se sumó a las voces al interior de la Nueva Mayoría que piden enfocarse en temas que impacten directamente a la ciudadanía, como son los temas de Salud y Seguridad Ciudadana, los cuales permitirían generar la unidad necesaria en el pacto dado el desorden, como él califica, en el que está sumida la Nueva Mayoría.

¿Es efectivo que la suspensión del comité político desnuda tensiones y divisiones políticas al interior de la Nueva Mayoría?

En realidad, yo no tengo ninguna información formal ni oficial, lo único que tengo es un mail que me llegó del Ministerio del Interior en la cual se hace mención de que se suspende el comité político, y eso, no hay otra. Ahora, evidentemente, si uno ve el horario, un cuarto para las nueve, la Presidenta ha convocado a lo que es la promulgación de lo que es el fortalecimiento del Ministerio Público, por lo tanto puede ser una coincidencia y no tengo por qué dudar de que tiene que haber alguna razón de fuerza mayor.

Personeros del oficialismo han planteado críticas con respecto a que primaría la confusión y poca claridad al interior de la coalición, siendo que hace dos semanas se llevó a cabo un cónclave justamente para resolver las dudas surgidas a partir del “Realismo sin renuncia” planteado por la Presidenta Bachelet.

Yo creo que, efectivamente, lo que hay dentro de la Nueva Mayoría es un desorden, y que tiene que ver, básicamente, con que hay una baja densidad política tanto del Gobierno como de los partidos, en una mejor coordinación, comunicar mejor, tener más complicidad, tener una hoja de ruta clara en los contenidos, que permita que todos actuemos en forma más sinfónica, yo creo que eso es lo que falta, más densidad en lo que son las relaciones políticas, y yo espero de que todas estas cosas se puedan superar con unidad, no consignas ni voluntarismos, una unidad con contenido, con una voluntad política muy sólida de superar los problemas, y espero que eso se dé, porque de no hacerlo así, este desorden, evidentemente nos coloca en el límite de la ingobernabilidad, que le hace al Gobierno muy difícil el gobernar, el gestionar bien, en hacer las cosas de una buena manera pensando en los ciudadanos. Por lo tanto, yo lo que veo es que hoy día lo que tenemos que hacer es un esfuerzo, todos, muy sustantivos por mejorar, básicamente, la coordinación y mejorar lo que es el trabajo prelegislativo y la densidad de las relaciones políticas entre nosotros.

¿Coincide con el análisis sobre que dada la debilidad de la derecha en su rol opositor, han surgido desde el interior de la Nueva Mayoría las principales fuerzas opositoras del Gobierno?

Algo de eso hay. Yo creo que, efectivamente, la derecha al tener una baja densidad política y al hacer una oposición que, en el fondo, no es presente en el terreno de las ideas, de los contenidos, en una propuesta de fiscalización adecuada, eso genera de que dentro de la Nueva Mayoría hay estos espacios, o ciertas libertades que permiten que ocurran estas cosas. Pero también, creo que en esto hay que ser autocríticos, no es un tema de la derecha nuestro desorden, no es un tema de la derecha que, en definitiva, no tenemos claridad de que los contenidos que adoptamos en el estadio El Llano, cada uno lo interpreta después a su manera. Ese es un punto muy sensible. Hoy día lo que nosotros tenemos que tener es unidad, apoyo al liderazgo de la Presidenta, que el Gobierno sea mucho más ordenador, un liderazgo mucho más presente, mucho más activo, dentro de consolidar la unidad de nuestra coalición y establecer una hoja de ruta que es lo que se convenga simplemente, ejemplo: crecimiento económico, sacar adelante la agenda en materia de probidad que propuso la comisión Engel, sacarla adelante ya este segundo semestre, y el primer semestre del próximo año. Gestionar mejor la Reforma Educacional. Y, en este caso, Seguridad Ciudadana y Salud darles la importancia que tiene, que creo no se le ha dado. Ahí hay capítulos muy sólidos que nos van a unir, y que están en el terreno de los contenidos.

El senador del MAS, Alejandro Navarro, planteó a la salida del comité político extraordinario del martes pasado que de sufrir modificaciones la Reforma Laboral, como es el caso del reemplazo en huelga, se pondría en riesgo un eventual segundo gobierno de la Nueva Mayoría.

El Lenguaje grandilocuente ayuda poco. Hoy día lo que hay que hacer es poner acento en los contenidos, en los cuales uno podrá diferir, tendrá más o menos puntos de encuentro, pero centrarnos en el tema de los contenidos. En el tema de la Reforma Laboral, lo que creo y creo que va por esa línea, es que tiene que poner el acento en la modernización de las relaciones laborales. Introducir una cultura del diálogo y de la cooperación de fuerzas equivalentes, que hoy día no lo son. Hoy día, trabajadores y empresarios no son equivalentes en su negociación. Por cierto que los trabajadores están mucho más desprotegidos para enfrentar los procesos de negociación colectiva, por lo tanto negociación colectiva más simétrica, titularidad sindical, y no reemplazo para trabajadores en huelga, y haciendo una mención de lo que se ha expresado de lo que son los servicios básicos, de lo que son las áreas estratégicas en las cuales, por su naturaleza, deben tener una cierta lógica de continuidad en lo que son los servicios, pero separando lo que es la gran empresa de lo que es la pequeña, con innovación por ejemplo, una pyme de 15 o 18 trabajadores, si usted la tiene en huelga 6 meses, la quebró, por lo tanto, establecer un período al cabo del cual se pueda llegar a un arbitraje que sea objetivo, imparcial que mantenga la cultura de lo que son los derechos laborales, pero también la cultura de lo que es el emprendimiento. Es decir, cosas que se pueden conversar. Hacia allá tenemos todos que propender, y con diálogo, buenas ideas, y buen juicio no me cabe duda que vamos a salir adelante.

 

Síguenos en