Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Periodistas asesinados en México: acusan uso de la violencia para desinformar

Más de 500 periodistas, escritores, intelectuales y artistas de todo el mundo firmaron una carta  para exigir al presidente mexicano Enrique Peña Nieto poner fin al asesinato de periodistas y de defensores de Derechos Humanos en el país, además de terminar con la impunidad que ha permitido la continuidad y la recurrencia de estos crímenes.

Paula Correa

  Martes 18 de agosto 2015 17:56 hrs. 
méxico 1

“Hoy el periodismo en todo el mundo vive bajo asedio: Los reporteros mexicanos, en particular, viven en peligro mortal”, señala la misiva que fue enviada al presidente Enrique Peña Nieto, en la que se detalla que desde el año 2000 más de cuarenta periodistas ha sido asesinados y veinte siguen desaparecidos. También reclaman la revisión inmediata de los mecanismos para la protección de periodistas y el compromiso del gobierno para garantizar la libertad de expresión en México.

Además, exigen el “esclarecimiento inmediato y efectivo” de los homicidios y una investigación sin contemplaciones a los funcionarios estatales y municipales que, en cada caso, se puedan haber visto involucrados, tal como lo explicó en conversación con Radio Universidad de Chile, la periodista mexicana Olivia Zerón.

méxico 2 “Concluir que las organizaciones criminales se están ensañando con los periodistas es muy complicado porque también hay un dato que se ha dado a conocer aquí en México por Artículo 19, una organización que se encarga de la defensa der la Libertad de Expresión, y que afirma que muchos de los crímenes contra periodistas no son cometidos por el crimen organizado, sino por el poder político en algunas zonas muy complicadas donde parece que no ha pasado el tiempo en la forma de gobernar”, dijo la también Premio Nacional de Periodismo mexicana.

La periodista afirmó que los trabajadores de las comunicaciones están sumamente molestos y que ya se está llegando a un punto límite ante la falta de respuestas: “Estamos con una frustración enorme teniendo que cubrir la muerte de nuestros propios colegas. Ellos tienen que dar las noticias, no ser una noticia policial más”, dijo.

A esto se suma que la seguridad sobre la protección que representaba el Distrito Federal (DF) para ejercer el periodismo desapareció con la muerte del fotógrafo Rubén Espinosa, la antropóloga y activista Nadia Vera y otras tres mujeres, el pasado 31 de julio.

El historiador de la Universidad de Chile Claudio Palma, quien vivió nueve años en México, afirmó que “cada semana, en distintos lugares, aunque sea un pueblito muy pequeño, se mata a algún periodista” y añadió que existe una línea común en el grueso de estos crímenes.

“Las muertes de los periodistas se han concentrado principalmente en quienes se preocupan de manejar información sobre la ciudadanía y sus problemas, y el cómo la guerra contra el narcotráfico ha afectado a esta sociedad civil”, afirmó, más en casos donde se da una lógica de activismo social respaldado por la prensa, donde se busca defender derechos ciudadanos frente al acoso de la violencia y la criminalidad.

Para Palma, en las guerras y similares situaciones de tensión la pugna por la información es clave y los más afectados son los periodistas. De hecho, la situación es tal que los medios internacionales no se van con eufemismos. El New York Times en su editorial del pasado sábado 15 afirmó que “en México están asesinando a la libertad de prensa”.

En ese sentido, la presidenta del Colegio de Periodistas de Chile, Javiera Olivares, afirmó que con la impunidad que se está viendo en México no sólo se ampara los crímenes individuales, sino que se atenta contra la ciudadanía en su conjunto.méxico 3

“Los periodistas, y en general los trabajadores de las comunicaciones, lo que hacemos es hacer de puente para la realización y la garantía del derecho a la libre expresión y la comunicación de un pueblo, en este caso el mexicano. Por eso, no sólo se trata de las vidas de estos trabajadores, sino también la desaparición de personas que permiten instalar esto, que, en el fondo, es un derecho humano”, afirmó.

La dirigenta añadió que cuando un Estado que garantiza el derecho a la Libre Expresión y Comunicación su pueblo concibe más derechos, porque cuando el pueblo está mejor informado tiene mayor acceso a otras garantías. Por lo mismo, afirmó que se debe iniciar un proceso de articulación regional para solidarizar, denunciar ante otros países y hacer frente, a nivel continental, a esta situación.