Diario y Radio Universidad Chile

Año XV, 27 de enero de 2023

Escritorio

Iván Núñez Prieto recibe el Premio Nacional de Educación 2015

El historiador Iván Núñez Prieto fue reconocido en la mañana de este martes con el Premio Nacional de Educación 2015. La decisión fue dada por el jurado que encabezó la ministra de Educación, Adriana Delpiano.

Carlos Arias

  Martes 25 de agosto 2015 11:12 hrs. 
DSC_5513

Compartir en

El profesor Iván Núñez Prieto recibió el Premio Nacional de Educación 2015, informó la ministra Adriana Delpiano, quien señaló que como jurado decidieron de forma unánime reconocer su aporte.

Núñez es conocido como uno de los principales generadores de conocimiento en el área educativa, así como un destacado colaborador en el diseño de políticas públicas e incansable formador de historiadores de la educación. Además, participa del Comité Directivo Institucional de Educación de la Universidad de Chile.

Entre las características que destacan la labor de Núñez está la del rigor, así lo definen quienes conocen de cerca su trabajo. Con ese rasgo, se conviertió en parte del equipo del primer centro de investigación avanzada en educación, que fuera creado por Juan Gómez Millas y que dirigiera Irma Salas en la Universidad de Chile.

Su trabajo en políticas públicas fue destacado. También, su ejercicio como docente en liceos de la periferia de Santiago. Tampoco faltó su labor en el Gobierno, en 1970 asumió como Superintendente de Educación  Pública durante el Gobierno del Presidente Allende y trabajó en la concreción de la reforma curricular iniciada por Frei Montalva.

Durante la Dictadura, trabajó en organismos no gubernamentales dedicados a la investigación en Educación -el CIDE y posteriormente en el PIIE- del que fuera su director entre 1981 y 1987. “Más de 50 publicaciones y artículos permitieron dejar registro de ello. Su inquebrantable empeño en favor de la educación pública y el desarrollo docente, así como la rigurosidad y expansión de su pensamiento han aportado en forma  relevante a la formación inicial de profesores y a su desarrollo profesional, como dan testimonio de ello docentes a lo largo de Chile.  También le han valido el reconocimiento de importantes historiadores del país, siendo sus textos, “citas obligadas” de la historia de la educación chilena. En el año que se anuncia como el año de la educación pública y la nueva carrera docente, qué mejor que reconocer a quien ha aportado tanto a ambos empeños de la sociedad chilena” se puede leer en el apoyo presentado a su postulación para convertirse en Premio Nacional de Educación.

Ya en la postdictadura, Núñez siguió vinculado con el acontecer de las políticas en educación. En el Gobierno de Patricio Aylwin asumió como representante del Presidente de la República en la Junta Directiva de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, UMCE y asesoró al Ministerio de Educación desde el 90′ hasta el 2008 en diversas tareas, comisiones y programas, asumiendo un rol protagónico en la elaboración de varios proyectos de ley como el Estatuto de la Profesión Docente, la Reforma Constitucional que estableció los 12 años de educación obligatoria, las normas legales sobre Evaluación del Desempeño Profesional de los Docentes, la Asignación de Excelencia Pedagógica y la Red Maestros de Maestros.

La ministra de Educación anunció el reconocimiento a Núñez e indicó que se valora el esfuerzo por “el desarrollo en la profesión docente, de los valores más apreciados”.

“En atención a su excepcional contribución al mejoramiento de la educación escolar a través de las políticas públicas y la generación de conocimientos y visión sobre el desarrollo de la educación y la profesión docente. Su trayectoria representa los valores más apreciados que la sociedad chilena reconoce en sus distinguidos maestros”, dijo la Ministra.

Núñez, de 83 años declaró estar “activo en la tarea de aportar a la naturaleza de la educación pública para que no solo se nutra de buena gestión y buenos diseños, sino que se ligue al desarrollo de lo mejor de la república”.

“El jurado ha tenido a bien distinguir a un servidor de la educación pública, alguien que fue formado en ella, alguien que sirvió en ella desde sesenta años exactamente y hoy día estoy jubilado, pero activo, en un nicho que me he ido construyendo con la ayuda de muchos, en la reconstrucción de la memoria histórica de la educación republicana”, dijo el galardonado historiador.

El Rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, celebró que el premio nacional de Educación lo reciba Iván Núñez, poniendo énfasis en la admiración que su figura produce en todos los miembros del jurado.

“Es una cosa que emociona, por ser un hombre que ha tenido una trayectoria, que ha pasado por momentos difíciles, que siempre tuvo una tremenda lealtad a la vocación de servicio en la educación pública y que estuvo presente en los momentos distintos de nuestra historia nacional, con un compromiso inclaudicable. Creo que premiar a ese tipo de personas a todos nos emociona”.

El Premio Nacional de Ciencias de la Educación fue creado en 1981 por el entonces ministro Alfredo Prieto, el mismo que municipalizó el sistema escolar, y se otorga cada dos años.

El ganador recibirá un diploma, dieciocho millones de pesos y una pensión vitalicia de 20 Unidades Tributarias Mensuales, lo que en el mes de agosto equivale a ochocientos seis mil quinientos veinte pesos.

Síguenos en