Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 28 de noviembre de 2021

Escritorio MENÚ

Ex ministro Carlos Figueroa critica capacidad de conducción política de Michelle Bachelet

En una entrevista de prensa, el ex ministro del Interior fustigó duramente la labor del Gobierno y, principalmente la de Michelle Bachelet, a quien acusó de carecer de conducción política, lo que conlleva a una falta de gestión "brutal", concluyó el demócratacristiano.

Diario Uchile

  Jueves 27 de agosto 2015 18:47 hrs. 
figueroa


En una entrevista concedida al medio Pressenza, el ex ministro del Interior Carlos Figueroa lanzó duras críticas contra la gestión de la Presidenta Michelle Bachelet.

El también ex ministro de Relaciones Exteriores y ex embajador de Chile en Argentina aseguró también que en el país se están viviendo grados cada vez mayores de violencia y agresividad, de delincuencia y de desencuentros.

“Tengo la impresión que la Nueva Mayoría hizo un mal diagnóstico del país. Se pensó, con un dejo de soberbia, que estamos tan bien que podemos hacer cualquier cosa. Es verdad que nuestro país – en medio de la crisis general – no está mal. Las cosas funcionan, seguimos creciendo aunque sea a otro ritmo, hay una superación de la pobreza notable que se ha dado en las últimas décadas, un cambio cultural enorme. Pero nos equivocamos al creer que se podía hacer mucho más; no sólo, lo que se está buscando hacer, se está haciendo mal”, destacó en la entrevista.

“Cuando estás en el gobierno te estallan mil cosas no previstas y la gestión es cosa de todos los días. Se incendia Valparaíso, se inunda el Norte, los volcanes se activan en el Sur, los temporales, etc, etc… En esa gestión es donde se ve que se están haciendo las cosas muy mal”.

Entre sus críticas, deslizó el poco cuidado que se ha tenido para mantener a la Nueva Mayoría en armonía y unidad: “Cuando fui Ministro del Interior, todas las mañanas me levantaba pensando en cómo cuidar nuestra coalición, no tener conflicto político y poder avanzar, poder hacer frente a las dificultades que el país mismo iba teniendo, las emergencias que irrumpían, además de toda la tarea legislativa. Pero tienes que tener capacidad política y capacidad de gestión, cosa que en este tiempo no hemos visto”.

Pero sin lugar a dudas, sus palabras contra la Presidenta fueron mucho más agudas: “(Michelle) Bachelet no tiene capacidad de conducción política y además no le gusta. ¡No ha ido a la Araucanía en dos años! ¡Si tenemos a una parte del país que vive en estado de emergencia! Hay un problema de gestión brutal. Hay que entender que se te vienen los problemas y tienes que saber gestionarlos, pero además tienes que tener iniciativa política y apoyarte en gente administrativamente capaz”.

“El caso Caval demuestra la poca expertise de la Presidenta. En vez de ponerse de cara al país, llega a decir que se entera por la prensa. A mí me da pena, porque Chile no está en crisis, las instituciones funcionan, el sistema bancario está en pie, el intercambio comercial funciona perfectamente, acá se puede vivir bastante bien, sólo que no tenemos una conducción que esté a la altura del país. No puedo anticipar, pero no tengo el sentimiento de que Bachelet esté empoderando a su nuevo Ministro del Interior como debería hacerlo; ella desconfía mucho y se rodea de amistades y no de quienes políticamente pueden darle conducción adecuada a la nación. Tal vez hay que darle todavía una oportunidad y podría ser que remonte en la segunda etapa de su gobierno, pero eso está por verse todavía. Y está por verse porque en el resto de los ámbitos, si analizas ministerio por ministerio, observas que se hace agua en muchos campos. Te puedo citar todos los días errores de gestión. El Ministerio de Obras Públicas es un ministerio parado, Vivienda… ¿cuánto tiempo llevamos en el tema de la reforma laboral? ¿y tienes claro qué es lo que se está discutiendo? de la reforma educacional, ni te pregunto… ¡Estamos en un país de chiste! ¿Quién pone orden? No es tan difícil poner orden porque la dirigencia de la Nueva Mayoría se da cuenta que está arriesgando el futuro”.

Otro error brutal fue la respuesta que se dio ante los casos de las llamadas boletas ideológicamente falsas mediante las cuales las empresas financian a la política. “Peñailillo a la cabeza y todos los jefes de partido debieron haber salido de inmediato, de cara al país, reconociendo que ese ha sido el modo de proceder durante veinte años, reconociendo que así se hacía. No sé cómo vamos a salir de esto, puede llegar a ser peor. Se nos va a meter el financiamiento del narcotráfico a la política, sin ni siquiera boletas falsas, en efectivo, o que los ricos sean los únicos que puedan hacer buenas campañas. ¡Tremendo! Pero el descrédito político venía de antes, no era muy distinto. La más dañada ha sido la Presidenta, por el caso Caval. Porque si planteas como tema la igualdad y la transparencia…. ese caso y su tratamiento comunicacional fueron lapidarios”.

Al concluir sostuvo que “El estado de ánimo de la gente no tiene que ver con el país real. No se está atendiendo a ninguna de las demandas de la gente. Esto es pura ideología, estamos entrampados en eso. La gente está pidiendo calidad en la educación pública, especialistas en los consultorios de salud, seguridad. La gente está muy clara, pero el gobierno no escucha. Esto ha ido creando un ánimo de desaliento, en el que la gente no está consumiendo, ni emprendiendo. Las personas están irritadas, nadie va contenta a su casa, a su trabajo, todos van tensos, desconfiados, es cosa de ver las caras de la gente en el Metro. Ese es otro tipo de violencia, la violencia diaria, del gesto, de la pesadez. Se ha creado un clima de mala convivencia”.

“El gobierno tiene un problema de gestión brutal, por falta de visión y por operadores, por malos ministros y cargos intermedios muy deficientes”.

Foto: Pressenza.com.