Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

La semana en que se reactivó la batalla por Quilapayún

Los grupos liderados por Eduardo Carrasco y Rodolfo Parada han realizado actividades paralelas para festejar sus 50 años de carrera. Mientras los primeros esperan que en los próximos días se les conceda la propiedad de la marca, el entorno de los músicos que residen en Francia asegura que "esta cosa tiene para rato".

Rodrigo Alarcón

  Viernes 28 de agosto 2015 8:26 hrs. 
quilap


En la noche de este jueves, el Quilapayún que lidera Rodolfo Parada y reside en París realizó el primero de tres conciertos junto a Inti Illimani e Illapu, en el Teatro Caupolicán, para celebrar sus 50 años de vida.

En la noche del miércoles, en el festival Sanfic, el Quilapayún que lidera Eduardo Carrasco presentó Más allá de la canción, documental de Jorge Leiva que se suma a las actividades por el mismo aniversario, que para los próximos meses contempla una serie de conciertos, incluido uno en el Teatro Municipal de Santiago.

Cada uno por su lado, los dos Quilapayún han intentado celebrar en una semana marcada por una disputa legal que se inició en 2002 y recrudeció en los últimos días.

Todo comenzó cuando el grupo liderado por Carrasco difundió un fallo, del pasado 4 de agosto, en que la Corte Suprema rechaza un recurso presentado por Parada. Según los músicos residentes en Chile, la determinación es una victoria definitiva que les permitirá inscribir la marca ante el Instituto de Propiedad Industrial (Inapi).

A ello se suma el fallo de 2009 en la Corte de casación francesa, que quitó el dominio del nombre para ese país a los músicos liderados por Parada.

Pero la historia continuó. El pasado 10 de agosto, el estudio Borroni Abogados -que representa a Parada- pidió a la Suprema que aclare su decisión. En un escrito posterior, presentado el lunes 24, los juristas solicitan que el máximo tribunal aclare que su resolución “no confiere la titularidad de la marca Quilapayún a persona alguna”, adjuntando además una serie de declaraciones entregadas por Eduardo Carrasco a medios de comunicación.

“Es que estas personas son mentirosos profesionales. Como se ven acorralados por un dictamen de la Corte Suprema, donde no hay apelación posible, empiezan a inventar cosas absolutamente ridículas y falsas”, responde el mismo Eduardo Carrasco. “El fallo es muy contundente y elimina definitivamente a Rodolfo Parada de la discusión sobre el nombre en Inapi. Lo que va a pasar entonces es que -espero que muy pronto- se va a inscribir el Quilapayún a nombre nuestro y se va a acabar definitivamente esta historia”, asegura.

En ese sentido, el músico dice que su contraparte “es un grupo fantasma que inventa el señor Parada cada vez que puede venir a Chile. Se consigue conciertos y arma un grupo que no existe en Francia, donde están prohibidos. Cuando se van de Chile desaparecen del planeta, no hacen nada en ninguna parte. Después de un año o algo así vuelven acá, engañan a la gente y nadie les pregunta qué han hecho en ese tiempo”.

Por supuesto, la visión del otro grupo es opuesta. Rodolfo Parada y Patricio Wang -director musical de la banda- declinaron hablar sobre el caso, pero el primero de ellos estuvo el pasado fin de semana en el programa El País de las Palabras de Radio Universidad de Chile, donde subrayó que “hemos seguido trabajando, cantando y creando sin ninguna interrupción”.

Sin nombrar a sus ex compañeros, el músico añadió que ha habido “algunos cambios de integrantes, porque hay gente que en algún momento se quiso ir del grupo por razones personales, financieras, familiares, miles de razones por las que se fueron yendo progresivamente. Junto a Patricio, que dirige musicalmente al grupo desde hace 34 años, nos encabezonamos con mantener este proyecto, que para nosotros es un medio de expresión cultural y de opinión”.

En tanto, desde el estudio Borroni Abogados aseguran que “esta cosa tiene para rato, más allá de que el señor Carrasco diga que es cosa de días”.

Según los juristas, ante la petición del grupo que encabeza Carrasco, Inapi debería actuar tal como lo hizo en 2004, cuando aún se llamaba Departamento de Propiedad Intelectual (DPI). Entonces, Rodolfo Parada quiso inscribir el nombre y la entidad “dijo que era casi irregistrable, porque pertenecía a todos los que habían pasado por Quilapayún y todos tienen derecho al uso de esa marca”.

“Vamos a esperar que resuelva Inapi. En base a eso, se tomarán las decisiones que correspondan. Si el fallo le concede el recurso a la gente de Carrasco, no caben dudas que se van a presentar los recursos correspondientes”, advierten.

La palabra, entonces, la tiene el organismo que funciona en Alameda 194, en pleno centro de Santiago.