Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 6 de octubre de 2022

Escritorio

Movimiento Cabreados: “La CUT y la ANEF desmovilizan a los trabajadores”

En conversación con el programa Semáforo, los disidentes a la conducción de la ANEF plantean que los partidos de la Nueva Mayoría han afectado negativamente al movimiento sindical: "Las dirigencias de la CUT y la ANEF desmovilizan a sus trabajadores", sancionan criticando la forma en que se ha llevado la lucha en contra del sistema previsional y la reforma laboral, entre otros.

Paula Campos

  Lunes 7 de septiembre 2015 12:09 hrs. 
cabrados

Compartir en

En 2008 se creó un nuevo movimiento al interior de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF). Desde el descontento de cómo se hacían las cosas en el gremio que por años lidera el PS Raúl de la Puente, nació “Cabreados”, un grupo de dirigentes de base que se define por carecer de una militancia política que los comande.

Siete años después, destacan el logro de haberse instalado como la cuarta fuerza en el directorio de la ANEF. Con tres directoras, el grupo disidente pretende defender sus demandas y buscar un giro en la forma que se comanda el gremio, al que acusan de ser “extremadamente conservador”, como resultado de quienes lo dirigen.

Hoy, sus principales luchas tienen que ver con la visibilización de los acuerdos internos desconocidos por las fuerzas mayoritarias que integran el directorio (PS- PC-PDC). Entre ellos, poder reactivar la huelga en contra del sistema de AFP, votado por las bases e ignorado por los líderes de la multigremial que afilia a más de doscientas organizaciones, así lo reconoce Orietta Fuenzalida, miembro del directorio y representante de la Dirección del Trabajo.

“En mayo se aprobó una movilización en contra del sistema de pensiones. Hoy, treinta dirigentes de base piden reponer ese acuerdo, porque en el sector ANEF hoy tendríamos que estar liderando un paro antes que la comisión Bravo emita un informe. Sin embargo, esa movilización es ausente”, dijo.

El problema no solo es con el sistema previsional, tampoco valoran el cómo se ha llevado adelante la discusión por reforma laboral. Pese a que ellos, por ser funcionarios públicos, quedan exentos de su aplicación, lamentan la forma en que se desvirtúa la organización del trabajo, agregó la dirigenta del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Jimena Aguirre, porque no se cambia el esquema del plan laboral y se centra en la atomización de los trabajadores: “Estructuralmente, no es una reforma que valoremos”.

El problema, sin embargo, trasciende a la ANEF. A juicio de las representantes del movimiento Cabreados, es una situación que se extiende incluso a la CUT. Ambas organizaciones, por su modo de conducción, desincentivarían el movimiento de los trabajadores en la calle, acusó Orietta Fuenzalida, porque –en ambos casos- dependen de la Nueva Mayoría.

“El problema es la dirigencia de la CUT” aseguran categóricas, toda vez que es un espacio de poder que no se ha democratizado lo suficiente. “Se vota a través de las cuotas de participación, y eso es viciado. La línea que hoy los comanda es desmovilizadora, incluso estuvieron por el multirut”, por ejemplo.

Acusación que se extiende, además, en cómo las cúpulas han llevado adelante la discusión por Reforma Laboral, en la que aseguran no se han resguardado ni defendido los intereses del mundo del trabajo.

Síguenos en