Diario y Radio U Chile

Año XII, 4 de abril de 2020

Escritorio MENÚ

Las estrategias de la Alianza para sobrevivir a la tormenta

Pese al impacto del Caso Penta y la formalización de algunos de sus dirigentes más emblemáticos, la derecha ha conseguido reposicionarse e instalar en la opinión pública temas propios de su agenda. Su poder mediático y la incapacidad política del Gobierno asoman como las responsables de esta situación.

Claudio Medrano

  Domingo 13 de septiembre 2015 11:13 hrs. 





El escenario no podía ser más favorable. Luego del triunfo de Michelle Bachelet en las presidenciales y de obtener la mayoría en ambas Cámaras del Parlamento, los pronósticos auguraban un complejo período para la derecha que recibió un duro castigo en las elecciones, luego de la administración de Sebastián Piñera.

Fue en ese contexto que apareció el que se preveía como el tiro de gracia de la Alianza: el Caso Penta, escándalo tributario que involucraba directamente a dirigentes políticos de la derecha en actos reñidos con la probidad.

Pero, pese a los antecedentes conocidos, con el correr de los meses la derecha logró rearticularse en un nuevo referente político, que incluye a la UDI, RN, Evopoli y al PRI, y, de paso, ha conseguido posicionar en la agenda temas propios como la “desaceleración económica” y la “delincuencia”.

¿Cómo consiguieron esto? Para el académico del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile Alejandro Olivares hay dos factores que sirven para explicar, primero, la cercanía de este sector con los medios de comunicación, y la incapacidad de la Nueva Mayoría de capitalizar el mal momento que vivió la Alianza.

Respecto del primer punto, Olivares asegura que la cercanía de la derecha con los empresarios dueños de los medios de comunicación tradicionales permiten que puedan ejercer un control más efectivo sobre lo que se discute.

“La derecha tiene esta triangulación con medios, con gente de recursos, que permite desviar la atención rápidamente y posicionar temas de ellos en la agenda. Entonces, a pesar de lo mal que puedan estar tienen los recursos para centrar la atención hacia otro lado”, aseguró.

En cuanto a la incapacidad política demostrada por la Nueva Mayoría, Olivares sostiene que es una consecuencia del comportamiento histórico de ambas coaliciones. “La derecha en general es bastante disciplinada, entonces, pueden tener muchas diferencias internas pero hacen todo lo posible para que éstas salgan a la luz pública. En cambio, la forma de hacer política en la Concertación es con el sable en la mano”, afirmó.

Para el integrante de la Nueva Mayoría, diputado DC René Saffirio, un factor importante en esto fue la aparición del Caso Caval. “La presidenta recibió un disparo en su línea de flotación y de ese impacto no ha podido recuperarse, porque provino por parte de uno de sus hijos que ha sido incapaz de dimensionar las consecuencias que su acto provocó”.

En ese sentido, el parlamentario responsabiliza directamente al anterior equipo político de la Mandataria de no saber resolver el problema que se venía, “toda la responsabilidad del mundo recae en ellos, que no fueron capaces de dimensionar el impacto que el Caso Caval iba a provocar en los ciudadanos”, sentenció.

Si bien da la impresión que la derecha ha logrado afirmarse luego del impacto del Caso Penta, lo cierto es que eso no ha logrado traducirse en mayor apoyo ciudadano en las encuestas, que siguen situándola bajo el 20 por ciento de respaldo.

A juicio de Alejandro Olivares, la Alianza debe aprovechar este “verano de San Juan”, porque en el futuro, cuando se retomen las formalizaciones de figuras políticas, el impacto mediático podría hacerla caer aún más.

Respecto de si esa nueva oportunidad pueda ser aprovechada por la Nueva Mayoría, el diputado René Saffirio es tajante. “Ya nos farreamos nuestra chance”.