Diario y Radio U Chile

Año XI, 22 de octubre de 2019

Escritorio

De Corfo a Cascadas: las críticas por el traspaso público-privado de Guilisasti

El ex consejero de Corfo Rafael Guilisasti asumirá en el directorio de las empresas “Cascada” de SQM en medio de un proceso arbitral entre la entidad estatal y la minera no metálica. Parlamentarios oficialistas hacen hincapié en la información privilegiada que –temen- podría entregar a su nuevo empleador.

Claudio Medrano y Gonzalo Castillo

  Jueves 17 de septiembre 2015 12:41 hrs. 
Guilisasti

Reacciones de molestia ha generado la noticia del traspaso del empresario Rafael Guilisasti desde el cargo que desempeñaba en Corfo al directorio de las “Cascadas” de SQM.

Recordemos que el propio vicepresidente ejecutivo de Corfo, Eduardo Bitrán, criticó duramente la decisión del ex líder de la CPC, “la decisión de Rafael Guilisasti es imprudente e impresentable. Él participó en las reuniones de directorio en que presentamos nuestra estrategia legal para hacer respetar los intereses fiscales frente a SQM. Es decir, sí tiene información confidencial respecto del litigio”.

Bitrán agregó que “este salto desde una vereda a otra es malo para las confianzas. Con esta decisión, SQM con su controlador actual sigue destruyendo valor público y continúa siendo un socio incómodo para Corfo”.

Esto porque sigue en curso la demanda arbitral que Corfo presentó en mayo de 2014 contra SQM por la explotación del Salar de Atacama, por lo que el uso que pueda hacer Guilisasti de la información que posee podría poner en riesgo los intereses de la entidad estatal.

Opinión similar tiene el diputado del PC Hugo Gutiérrez quien ha apoyado mociones que buscan recuperar el negocio del litio para el Estado chileno. El parlamentario calificó de grave la situación, “me parece que es un atentado a la probidad pública por cuanto él tiene información privilegiada que podrá utilizar en contra de quienes eran sus empleadores”, sostuvo.

En ese sentido, Gutiérrez hizo un llamado a acelerar el trámite de las proyectos derivados del trabajo de la Comisión Engel y que uno de ellos habla precisamente del tránsito de funcionarios desde el sector público al privado.

El diputado agregó que los hechos conocidos despiertan la sospecha respecto de cuáles eran las reales intenciones de Guilisasti al trabajar en Corfo, “todos esos contratos deben ser dejados sin efectos, tanto por el proceso penal como administrativamente, acá hay algo más tenebroso ya que Guilisasti pudo ser un cabeza de playa de los privados para tener mejor acceso al negocio del Yodo y el Litio, que es su objetivo”, sentenció.

Por su parte, el diputado de la DC Fuad Chahín criticó el actuar de Eduardo Bitrán en este caso, al señalar que “me extraña que el vicepresidente ejecutivo de Corfo, el señor Bitrán, se limite a decir que cada uno es responsable de lo que hace, sino que uno esperaría una posición más clara, más categórica de la Corfo y que explicara, efectivamente, qué información maneja el señor Guilisasti, y cómo puede afectar, en definitiva, el interés del país a través de la Corfo, el que haya ocurrido este hecho”.

Este miércoles, además, se conoció que la molestia en Corfo fue tal que incluso se analizó la posibilidad de presentar acciones legales en contra de Rafael Guilisasti algo que finalmente fue descartado.

Esto porque, en estricto rigor, el empresario no era empleado público por lo cual no corre la restricción de seis meses de espera para poder ejercer un cargo privado luego de pasar por una entidad del Estado.

En el gobierno se comenta que la reputación de Guilisasti saldrá muy dañada, porque además, es primera vez que un consejero de la Corfo, nombrado por un presidente de la República, renuncia para irse a trabajar con una empresa con quien el Estado tiene un litigio.

Desde la oposición, el diputado de la UDI David Sandoval –quien al igual que el diputado Gutiérrez, también ha apoyado mociones para reservar el negocio del litio para el Estado-, si bien se sumó a quienes consideran este paso de Guilisasti como una maniobra poco transparente, prefirió resaltar los atributos del ex consejero de la Corfo para poder dirigir el proceso de saneamiento de SQM.

“Esto no le sirve ni a la empresa, ni al país, no le sirve absolutamente a nadie. Creo que, sinceramente, hay tantos desafíos por delante que tenemos en el desarrollo de nuestro país, y estas cosas enturbian. Yo no dudo de las capacidades profesionales, humanas, de dirección, tiene experiencia en el mundo de las empresas, fue consejero de la Corfo, conoció internamente lo que fue el conflicto de la Corfo con Soquimich con respecto al litio. Quiero ver lado lleno del vaso y esperar que esto se reencauce, y el nuevo presidente va a tener esa gran oportunidad”.